Poemario del hombre libre

En una sociedad pandemónica, la verdad es la única medicina que le devuelve a la democracia sus valores y poderes.

Saturday, November 11, 2006

Carta abierta al Poder Judicial Chileno

No desnudar la corrupción de nuestras instituciones, es vivir anclados en el subdesarollo ético y moral.

( Simón Reyes )



Escribo esta carta con el convencimiento que esta institución centenaria, es la que más meas culpas debiera de hacerse a si misma, y, frente a la ciudadanía. No me refiero a todas aquellas instancias que se auto otorgaron ese derecho exlusivo de un poder del Estado, como Carabineros de Chile, Investigaciones, en su papel de Policia Civil, y sobretodo a los militares de nuestro país, que hasta 1989 crearon todo un sistema paralelo al Poder Judicial, pero pasando totalmente por encima de este, con sus propios tribunales secretos y subordinados, los militares no impartieron en momento alguno justicia, cometieron genocidio en contra de la población, genocidio aceptado y hasta regulado por sus propios tribunales militares, que por lo demás ni siquiera se ajustaron a derecho dentro de sus propias leyes. También debo de señalar acá a aquel carabinero, que teniendo que cumplir la misión de resguardar el orden público, se adjudicó - lo ha hecho secularmente- atribuciones también exclusivas de ese poder, lo mismo que la policía civil de nuestro país, han confundido históricamente sus roles para las que fueron creadas, ya que es conocido el maltrato, tortura y hasta muchos casos de muerte, debido a esos maltratos, sufridos por ciudadanos que estuvieron detenidos en esos lugares de reclusión momentanea, han hecho justicia a criterio personal, sin tener atribuciones para ellos.


Señores de la Corte Suprema de Justicia de Chile: -órgano máximo de nuestro Poder Judicial en Chile.- He escrito otras cartas a los diferentes poderes del Estado Chileno, con la finalidad de dejar reflejado en algún lugar mi pensamiento sobre alguno temas que por su importancia, tiene gran gravitación en el desarrollo de la sociedad. De todas esas cartas escritas, creo que esta es la más peliaguda, creí que al dirigirme a la Presidenta Bachelet ya había expresado prácticamente todo aquellos que desde hace muchos años he deseado decir. Pero de pronto me he dado cuenta que no, no he dicho todo aún.

Estaba dejando fuera de mis comentarios al poder más corrupto de nuestra sociedad, y cuando digo corrupto, que como se entenderá, refiriéndome al Poder Judicial, .me imagino que estaré a las puertas del infierno. esta carta no es un tanto diferente a otras acusaciones de igual tono a las que ustedes han sido merecedoras en los últimos tiempo.

Escribo para aquel el lector simple, aquel que no está muy al tanto del oscuro, privado y casi secreto mundo del la justicia, y sus vericuetos, pueda conocer en forma simple detalles que los involucrados se han encargado de ocultar, para ello tengo la certeza de no alejarme de la realidad que nos impusieron quienes definieron en el momento exacto, quienes viviriían y quienes sucumbirían en la larga noche de injusticias que vuestro poder nos obligó como país, a se actores y testigos, razones para escribir esta carta sobran, por ello solamente intentaré abarcar un par de puntos para mi, de gran relevancia..

Primero decir, que en mi condición de neófito total de todo el aparataje judicial, aparte de mis conocimiento de leguleyo de quinta categoría, escribo esta, desde mi posición de ese ciudadano de a pie, que ha observado durante muchos años vuestro corrupto comportamiento.

Segundo, porque he terminado comprendiendo que para terminar con el subdesarrollo de nuestras sociedades, es urgente que el Poder Judicial sufra profundas reformaciones en el ordenamiento jurídico. Que se convierta en un poder efectivo y que esté al alcance del pueblo, no solamente de un sector, menos de un sector que ha sido el culpable secular de esa corrupción. El Poder Legislativo, y el Poder Ejecutivo, son poderes del estado, son poderes que terminarán siempre renovándose, será el pueblo quien decida después de todo quienes ejercerán esos poderes, - eso suele suceder en un estado repesentativo de la voluntad popular y que se autodenomina, democrático - cierto que en todos los estamentos pueden existir brotes de cierta corrupción, pero estos tarde o temprano son descubiertos y expuestos sus servidores a las sanciones correspondientes, cosa que no sucede con nuestros jueces del más alto Poder Judicial del país. Allí la corrupción es sagrada, es como un ritual secreto que pertenece a una logia determinada, o, a algunos elegidos. Añadiendo a este breve análisis, la calidad perenne de magistrados vitalicios, a la que estaban acostumbrados nuestros ministros hasta no hace mucho. Conocido es " que el poder absoluto corrompe " entonces desde ese seudo pedestal de hombres justos, la corrupción era justa.

La corrupción dentro de nuestro sistema judicial durante la dictadura militar alcanza su expresión máxima, en manifestaciones dolidas de un Presidente de ese poder, que conpungido expresa," No podemos hacer nada, en Chile no funciona la justicia "

Ya con la publicación de " El Libro Negro de la justicia " queda ampliamente demostrado el estado de corrupción y de pudrición moral al interior de ese poder del Estado. No era suficiente ser testigo de la corrupción y sumisión diaria de ese poder, frente a los crímenes cometidos en Chile, nuestro país vivió tiempos muy duros, los perseguidos, los torturados, los desaparecidos, los vejados, buscaron amparo en el único poder que podía hacer algo por ellos, y no solamente podía, sino que era su obligación ayudar a quellos que solicitaban esa ayuda, pero sistemáticamente pasaron a ser cómplices de las fuerzas represivas. Por Miedo?

Posiblemente, pero eso es corrupción, luego con asombro nos enteramos que nuestro hombres justos, quienes estaban en ese lugar destinado a vigilar e imponer la jusicia, velando por la integridad del individuo, se dedicaban a prácticas sodomizadoras y pedofílicas, algunas oficinas de ministros eran usadas para ingerir altas cuotas de alcohol, en esas cuatro paredes se protegían con maniobras asolapadas a traficantes de alto vuelo, se remataba la verdad y la justicia al mejor postor. Aquellos que debieron asumir sus responsabilidades no lo hicieron, tampoco aquellos que vieron con repugnancia, a lo que sus distinguidos compañeros de profesión se dedicaban mientras en nuestro país se secuestraba y asesinaba a plena luz del día a ciudadanos de todas las clases y en todos los lugares. Encontraron la única solución posible, antes de encarar esas acusacions y demostrar que no todo ese poder del Estado era tan corrupto, prefierieron perseguir a la autora de dicho libro, secuestraron también dicha obra, había que quitar de la circulación semejante enemigo, nuestros representantes del Poder Judicial, quienes se movían en una maraña de articulados, leyes, y extraños procedimientos semánticos, para explicar actuaciones y decisiones aberrantes, esta vez, no podían frente a las palabras y las acusaciones de las que eran objeto. Como unos de los poderes que gozan (hoy) de su independencia de los otros poderes, actuaron corporativamente fente al libro publicado, y ese ha sido generalmente el mecanismo usado para defender y dejar en la impunidad actuaciones como las denunciadas.

El libro negro de la justicia chilena de Alejandra Matus, tiene la cualidad valiente de mostranos una verdad que la sociedad entera reconocía, derriba los laberintos oscuros de ese poder y los expone a la ciudadanía, desnuda a los altos personeros, que arropados en su imagen señorial, caminaban por nuestras calles como si los demás no existieramos. la verdad dura y dramática de algunos jueces de nuestra Corte Suprema de Justicia, era demasiada verdad para ellos. Pero reflejaba diáfanamente el comportamiento de todos los poderes del Estado durante la era Pinochet. estoy seguro que a Alejandra todavía se le quedaron muchos pasajes negros y secretos que en las paredes frias de ese poder ocurrian diariamente.

Tengo si, que forzozamente diferir de alguna expresión de Alejandra en su libro - Libro que tuve la suerte de leer, incluso antes que su autora fuera forzada a salir al exiilio, 10 años después de haber recuperado una supuesta democracia- Alejandra Matus, señala en un pasaje de su obra, que el Poder Judicial Chileno es una institución altamente jerarquizada. Creo que no es asi, ya que jerarquía para mi entender es depender de cierto orden der rango, antiguedad o conocimiento, pero jerarquizada, en una concepcion diferente a jeraquia. Las únicas instituciones jerarquizadas en Chile son las FF.AA allí el mando es absolutamente vertical - al menos en teoría - hasta el último conscripto, esa larga escala de poder va dejando sus huellas siempre hacia abajo.

En cambio el Poder Judicial posee una orgánica diferente y autónoma, que, - también en teoría- le permite a sus funcionarios ir ascendiendo en la escala judicial por méritos diferentes a los de un militar, es necesario comprender que quienes dedican su vida al magisterio de la justicia, deben de ser individuos probos y de una lúcidad claridad psiquica e intelectual para ejercer su profesión dignamente, y en beneficio de toda la sociedad. me detengo en este detalle sobre la diferencia jerarquica de una y otra, por una razón muy sencilla. No son los mecanismos de poder los jerarquizados los que por esa cualidad se corrompen, lo que se jerarquiza, es la corrupción, y, cuando esta corrupción es vertical, entonces hablamos de instituciones en plena decadencia., si añadimos el factor expansivo en la cadena corrupta, entonces llegamos a la triste realidad que la corrupción llega a todos los niveles posibles, abarcando incluso a la sociedad misma , que es el caso de nuestro Poder Judicial, desde la misma Corte Suprema hasta el más bajo eslabón de dicha cadena, aquellos que directa o indirectamente están relacionados con la función de administrar justicia.

No tenemos tampoco que ser demasiados observadores para darnos cuenta que funcionarios corruptos han existido y existirán mientras se den las oportunidades para ello. Pero ejercer la corrupción legalmente establecida por códigos propios, e incluso convertirla en una norma de conviviencia diaria, es otra cosa. esto se dió ampliamente durante la dictadura del General Pinochet. Los factores que influyeron para que todo un país se viera sometido a tales vicios, son variados, pero por ahora nos referiremos exclusivamente a ese poder del Estado, que debiera de estar por encima de todas estas prácticas, pero paradojálmente, es el que las practicó sin contrapeso alguno. Allí la corrupción se jerarquizó hasta límites degradantes, para ellos basta con observar ciertas actitudes hasta el día de hoy de ciertos magistrados que aún no se dan cuenta que el tiempo de bonanza de la impunidad les está dejando atrás. Se hace también obligatorio, en aras del buen concepto de Poder Judicial de algunos magistrados, reconocer que gracias a unas pocas voces, dicha institución puede sentirse orgullosa de contar con aquellos miembros que nos recuerdan, que no son las instituciones las que se corrompen, sino que quienes temporalmente ejercen funciones al interior de ellas

Bien, pero es que la corrupción no es un previlegio de tan altos dignataruios solamente, es una cadena invisible que tiene su efecto Dominó, pero a la inversa, cuando la corrupción es ejercida al más alto nivel, de inmediato se transmite como una señal imperceptible al órgano inmediatamente inferior y asi sucesivamente. hasta llegar a los actuarios y simples secretarios de las diferentes administraciones locales de justicia, desde los juzgados de policia local, pasando por juzgados de menor cuantía, Cortes de pelaciones hasta la mismisima Corte Suprema, esta cadena comenzaba desde el mismo policia que pasaba un simple parte a algún ciudadanos que inocente caía en esa larga cadena de extravios seudo judiciales, hasta las torres de marfil.

Existe un Estado corrupto ?

Esta pregunta tiene dos alternativas, un si, o un no. Por lo tanto la respuesta será invariablemente, si, existe la corrupción estatal. Pero es posible marcar alguna diferencias en ella, para no hacer caer a todo el aparato administrativo en tal aseveración.?

Si un funcionario recibe beneficios propios por alguna actuación en la que tiene la potestad de decidir o influir, para la toma de alguna decisión. dentro de su ambito profesional o de otro sector. estará cometiendo corrupción logicamente, pero no estará desarollando una cadena que implique a todos quienes le rodean. Por lo tanto si es descubierto, serán las claúsulas y reglamentos, los que dispongan la medidas a tomar, ejemplos como el citado más arriba, ha estado llena la historia, se siguen cometiendo y seguramente se seguiran abusando de algunos previlegios para seguir corrompiéndose, por diferentes causas, la más común, es la ambición ilimitada de quien se corrompe fácilmente. " Todo hombre tiene un precio, lo difícil en algunos, es descubrirlo. "

Pero tenemos otros tipos de corrupción, las distintas variantes son diferentes en métodos, resultados y fines, pero todas sujetas al pacto entre dos sectores, el que corrompe y aquel que se deja corromper, sabiendo que se están comentiendo actitudes ilegales y sometidas a penas punitivas. No olvidamos aún la era Fujimori-Montecinos en el Perú, la corrupción de todo el sistema administrativo en ese país recurrió a estos mecanismos como una forma de mantener el poder por el poder solamente, si Fujimori estaba al tanto o no, de tales actos de su mano derecha, no es asunto de la sociedad de revisar, su responsabilidad en tales maniobras, le compromete directamente, por lo tanto debe de asumir su responsabilidad, aunque niegue su presunta complicidad en el desarrollo jerárquico de todo ese entramado político. Otra coincidencia que une a todos estos casos de corrupción jerarquizada es que siempre sus más directos implicados, terminaran negando toda participación en ellos, pero también terminarán obviando su responsabilidad, no tanto para impedir el castigo merecido, sino que para volver a ocupar sus posiciones de poder. Fujimoris-.Montecinos no son una excepción a la regla, casos como este, son ampliamente comunes y hasta rutinarios en nuestro universo.

Cuando la corrupción se jerarquiza, entonces la onda expansiva alcanza todos los niveles de poder, no se detiene en algún eslabón menor o intermedio, si esta cadena comienza en el eslabón principal, el efecto dominó es imparable con el tiempo, tiene que darse si, un requisito fundamental, es vital corromper las estructuras del Poder Judicial para actuar sin riesgos a ser denunciados. El proceso de intrumentalizar la justicia para fines propios, en democracia es algo más difícil, por no decir casi imposible, puede existir siempre algún eslabón expuesto a dejarse comprar, pero en regímenes absolutistas es una labor relativamente fácil, sea por medio de ascensos rápidos y convenientes, sea por pago de coimas, a los Montecinos, o recurriendo a la más vieja de las estrategias. aprendidas de la mafia siciliana, que es la de inducir a los reticentes, a actitudes un tanto reñidas con la moral, aquellos que son voluntarios y asiduos en conductas de este tipo, son un juego para quienes pretenden tenerles en sus listas de incondicionales, pero los otros, aquellos que requieren un trabajo más extenso, quedan a el arbitrio de esos mecanismos mafiosos de mercado libre. Quién podría dudar que en tiempos de la dictadura, los organismos secretos, todos, no solamente la DINA o la CNI, sino que todos, poseían dossieres de algunos Ministro de las Cortes de Apelaciones y de la Corte Suprema? Digo solamente de algunos, ya que por las formaciones de cada sala, dependiendo del caso a tratar, era suficiente con tener dos jueces en sus listas para ejercer las oportunas presiones, además que los casos más emblemáticos que necesitaban una resolución favorable para los intereses comunes del gobierno militar y sus allegados, siempre, extrañamente caían en las mismas salas, cabe recordar acá, ciertas modificaciones durante la dictadura, que crearon ese sistema de salas, cuando no sucedía asi, entonces los acuerdos de pasillos eran la solución más común. También hay que destacar las amenazas contra aquellos jueces que en plena dictadura - os poquísimos- se atrevían a acometer deligencias, casi siempre sin frutos positivos, al contrario, pero estos jueces al final eran obligados a dejar los casos, y hasta debían de abandonar la carrera judicial. No había espacio para la justicia. Desde 1973 hasta ya cerca del año 2000. Chile permaneció fuera del Estado de Derecho, a pesar de lo que obstinadamente algunos ministros declaraban. Esto le dolía al entonces Presidente de la Corte Suprema Rafael Retamal, que frente a la petición de un padre por la vida de su hijo, no pudo más que exclamar. " No podemos hacer nada, en Chile no funciona la justicia "

Dicen que la prostitución es la profesión más antigua de la humanidad, yo me atrevería a decir que la corrupción generó tal profesión. Lo que las diferencia es que la prostitución es denigrante para quien la ejerce, es una última salida para muchas mujeres de poder enfrentar la rudos requisitos de una vida que no han elegido, y. que en la gran mayoria de paises seudo democráticos es perseguida sin contemplación, . En cambio, la corrupción goza de buena salud, es corporativa, no se abusan de los corruptos, y es básicamente aceptada, cuando es el poder quien se ha jerarquizado en torno a ella..

Corrupción vertical y expansiva

Sin ser experto en estos temas, he llegado a estas dos conclusiones. La corrupción vertical es aquella en la que el mismo vértice es el corrupto, el eslabón más alto de una cadena institucional. Por allá, a pricipios de los años 80, escuché en algún programa de radio, un viejo refrán chino, este hacía clara mención al entonces hombre más poderoso de Chile, decía algo asi : " Cuando el Emperador hurta la manzana del huerto vecino, sus súbditos se creen con derecho a robar todo el manzanal " En este sencillo pero claro refrán chino, queda claramente ejemplarizada la expresión de corrupción vertical, cuando es el vértice el corrupto, las señales bajan tarde o temprano a la plataforma más ancha de la pirámide. en Chile es conocido por cualquier delincuente, sea de menor cuantia o de los pesados, los mecanismo a usar frente a un juez, y, aún más, si se tiene el contacto preciso, por unas cuantas monedas, entonces los actuarios o secretarios de juzgados, arreglan cualquier caso que en teoría pudiera ser dificil, un parte a un profesional de la locomoción colectiva, si se tiene la mala suerte de caer en un juzgado determinado, hace variar enormenente la tarifa de la falta, pero si antes ya han entrado en juego los sectores corrompidos, entonces previo pago de una coima, se evitará llegar ante el juez. Pero la corrupción ya se ha generado antes de la posible infracción al tránsito.

Conocido es por todos quienes se dedican a transportar pasajeros, que la policía del tránsito tiene entre sus obligaciones de vigilancia y prevensión, una obligación no escrita, ni siquiera reconocida, que es la del cuoteo en la cantidad de partes a escribir, por supuesto que según esa cantidad, también es meritorio a la hora de recomendar los ascensos del personal. Los juzgados locales están estrechamente relacionados con los ingresos en las arcas municipales. la cadena de sustentación económica de las municipalidades comienza en los Retenes, Tenencias y Comisarías. He conocido un policia que a pesar de llevar la cantidad suficiente en la institución, no había logrado ascender al grado correspondiente a su antiguedad, por el simple hecho de negarse a robarle su dinero a los humildes choferes de la locomoción colectiva, via partes, a diferencia de sus propios compañeros que me contaban sin timideces, que " le aforraban partes a los choferes hasta por feos " ellos pese a ser más nuevos que este amigo, ya le habían pasado en grados.

Pero esto es sólo una muestra de esta ley de la selva corrupta de nuestra sociedad, y, prueba de esa corrupción expansiva que antes citaba. ese chofer para trabajar, necesita de su herramienta de trabajo, que es su vehículo, este debe de pasar una revisión anual para tener acceso a la patente y al registro correspondiente como vehículo de la locomoción colectiva, ya en la revisión se vive el primer momento de una larga cadenas de hechos corruptos, - que por lo demás no son secretos- si no desea dar coíma alguna, se expone a que al vehículo se le encuentre cualquier desperfecto, y obligado a volver, lo que conlleva una serie de gastos extras, pero vamos por parte. Basta dejar intencionalmnete como olvidado, una cantidad de 20 a 25 mil pesos en el cenicero de vehículo, y como por arte de magia, la revisión es pasada sin ninguna dificultad, pero si confía en que el vehículo pasará sin problemas, siempre habrá algún defecto que le hará volver, por supuesto que pensando en la económia de la empresa y sus empleados, más que en la seguridad vial, esto es diario en aquellos choferes que no cuentan con algún pituto alí, o que no pertenecen a esa larga cadena de corrupción instaurada en el país desde hace decenios, ya que la corrupción se ha asentado en la sociedad, e incluso, está tan arraigada en nuestra idiosincracia, que en muchos casos, cuesta ya hasta identificarla como tal. Tenemos por ejemplo, aquellos que conducen su auto a exceso de velocidad e incluso bajo un estado etílico considerable, pero al ser descubiertos por los uniformados a cargo de tal procedimiento, entonces por diferentes causas basta con un " continue por favor " puede ser un policia, un marino, un soldado, un parlamentario, un juez, o un conocido, o simplemente al excibir su carnet de chofer, disimuladamente en su interior, previamente dispuesta una suma de dinero, esta, " con el continue por favor, " ha desaparecido misteriosamente. "

Quien escribe estas páginas, en una oportunidad por negarse a cancelar una coima, - para pasar el frio de la noche, - de una pareja de carabineros, al denunciar el hecho en la Comisaria más cercana, pasó una noche arrestado, ya que el parte era totalmente injusto, y ante la rebelión de la coíma tuvo que alojar en Comisaria, los carabineros acusados no fueron ni siquiera confrontados con la acusación, al día siguiente con un cortante "retirese de inmediato" el autor de esta carta, confió en que el Juez al menos le oiría, craso error, frente al Juez del Juzgado Local, hice la acusación formal de corrupción. resultado final, una fuerte multa por inventar cosas contra honestos policias y agradeciendo que mi carnet no fuera retirado y enviado a tribunales por mi alzamiento de voz ante tan respetable magisterio. Para que mencionar acá, los extraños desaparecimientos de causas, cuando los actuarios secretarios encargados de llevarlas, se encuentran de pronto que todo ha desaparecido misteriosamente, algo igual ha ocurrido de forma increible en lo más alto de toda esa escala de legalidad y honestidad supuesta, en la Corte Suprema se han repetidos casos de misteriosas desapariciones, lo que ha derivado que el acusado de pronto es liberado de toda responsabilidad y queda libre sin mancha alguna, ni menos castigo, se ha dado incluso que es el Estado, quien ha debido indemnizar al supesto agredido. Por supuesto que aquellas causas perdidas, siempre han petenecido a influyentes traficantes y personas de cuello y corbata, que han realizados estafas millonarias, no confundir con las prebendas mínimas cobradas en instancias menores.

Esas esperiencia ante todo organismo que su rol es salvarguardar la integridad ciudadana y la legalidad vigente, no ha funcionado para los más humildes de nuestra sociedad, las esperanzas que a estas alturas ess prácticas no sucedan, es la conformidad del tonto. Pues seguirán sucediendo hasta que los cambios estructurales no sean todo lo profundo que tanto vicio ha creado. Si la corrupción viene de los más altos niveles, entonces quien se atrevería a depurar las instancias más bajas, ya que a mayor altura de corrupción, mayores beneficios, multar a esforzados choferes con la únca finalidad de alimentar las arcas de las correspondientes municipalidades, ya es un acto de corrupción en si, pero esta cadena continua, y, quien no da coíma, sabe que se expone a multas superiores adelante del Juez, ya que el sistema fue creado con ese objetivo. Hemos tenido que esperar hasta casi el siglo XXI, para recién experimentar ciertas reformas en la administración de justicia en Chile, pero la corrupción no cesará, encontrará nuevos caminos y nuevos corruptos.

Corrupción en la Justicia Militarizada.

Durante nuestra corta vida de nación independiente y soberana, las prioridades nacionales siempre han estado fuera del control de los poderes judiciales. O´Higgins ya por las primeras décadas de los 1800, creó lo que hoy es la Corte Suprema de Justicia, como un organismo depurador de ciertos excesos en las cortes juridiccionales de justicia, o las primeras cortes de apelaciones. pero toda la administarción de esos organismos eran ya altamente politizadas y un reducto seguro de las burguesías locales, en eso no ha cambiado mucho nuestro Poder Judicial, la independencia de la que han gozado ampliamente en todas las épocas le permitió acumular un poder fuera del alcance de todo poder confiscador. esta especie de impunidad juducial histórica, la ejercieron ciertos jueces de nuesta Corte Suprema y de las Cortes de Apelaciones ininterrumpidamente desde prácticamente la derogación. de Real Audiencia por allá en los albores de nuestra Indepenencia Nacional. hasta nuestros días,.


En contadas oportunidades el Poder Judicial se ha visto sacudido con alguna acusación constitucional en contra de algún miembro de esta desgastada institución, si hacemos un resumen imparcial de hechos ilícitos o luctuosos .cometidos por algunos de sus miembros durante su historia, veremos entonces que la corrupción se ha jerarquizado, y, en vez de actuar apegado a derecho y resguardando el buen nombre de tan importante Poder del Estado, sus exponentes se han preocupado más de hacer la politica del gato, que de depurar rsponsabilidades, manteniendo la optima confianza del pueblo hacia sus más altos jueces.

La Real Audiencia, fueron los mecanismos jurídicos coloniales implantados en el Chile colonial, y, que eran herramientas juríidcas dependientes de la corona española, para asi, mediante esos mecanismo, castigar las faltas cometidas por aquellos individuos que no se ajustaban a os modelos impuestos desde España. ya enfrentados los criollos y los colonialisras, unos por la independencia de la naciente nación y otros por mantener los derechos reales sobre la misma. Una clara muestra de la rebeldía - y por nuevas necesidades - Asi mismo los tribunales de la Real Audiencia tenían por objetivo, ser el órgano superior entre una cantidad de organismos encargados de impartir justicia en una nación de cabildos, corregidores y gobernadores, aparte de otras funciones que interesaban directamete a la Corona Española. En el año 1811 es abolido este sistema, creándose el primer Tribuanl Supremo. Estos son los primeros intentos de demoles las infraestructuras dependientes directamente del colonialismo europeo. La Constitución de 1818 la llamó Supremo Tribunal Judiciario. Siendo rebaustizada como Tribunal Supremo de Justicia en la Constitución de 1822. En 1823 pasa a llamarse Suprema Corte de Justicia, para finalmente adoptar su nombre difinitivo en la Constitución de 1828, llamándose Corte Suprema.

Desde 1811 hasta nuestros dias, las reformas al interior de nuestros máximos poderes judiciales, no han sido pocas, desde sus 5 ministros del comienzo a los 21 actuales, llegando incluso un Presidente de ese poder a ocupar la Vicepresidencia de la República, llamando a elecciones presidenciales.

Entre las funciones inherentes a la Corte Suprema, distinguimos dos claramente especificadas, está la de ser un tribunal de casación, que en pocas palabras significa ni más ni menos que: interpretar el correcto sentido y alcance de las leyes, lo que al traducirlo a un idioma más comprensible significa, " velar por el buen desempeño de los jueces en cada cosa juzgada, pero no se le atribuye a esta instancia actuar como un órgano de tercera instancia, ni menos fabricando o alterando el principio vital de las mismas. " Al entrometerse en la labor de jueces de primera o segunda instancia, por intereses privados o personales, ya sea por presiones o estimulos ajenos o externos a la judicatura, quien dirima en tales asuntos, estará cometiendo prevaricación. figura también entre sus funciones, poseer la potestad directiva, corrreccional y económica ( administratica ) de todos los ribunales de la nación, exceptuando el Tribunal Constitucional y el Tribunal Calificador de Elecciones.

Cuando un dictamen judicial no es del agrado del acusado, ya sea porque la pena a cumplir es excesiva, o simplemente en uso de ciertas estratagemas judiciales, se busca rehuir el castigo impuesto entonces se puede recurrir a un tribunal de segunda instancia, que es quien en difinitiva determinará lo acertado del castigo impuesto, pudiendo rebajar o aunmentar la pena de acuerdo a las atenuantes expuestas y a la eficacia del defensor. Pero si existen vicios o vacios jurídicos en el fallo -dependiendo de la causa- en el cual el juez a cargo del proceso, pudiere entrar en conflictos de interpretación de la ley, entonces es que ese proceso puede llegar a manos de la Corte Suprema, la que tendrá la misión de sentar juridicción en lo que a interpretación y veracidad de lo juzgado se refiere, este procedimiento es lo que se denomina " recurso de casación " En el caso anterior, cuando se dirime en torno a una sentencia ya juzgada, que por vias diferentes llega a la Corte Suprema, se llama " recurso de queja " que en la práctica el órgano superior de justicia, poca influencia debiera tener. Normalmente en los paises de uina democracia algo ás avanzada, este último recurso se utiliza rara vez, y en casos algo más complejos, sea por no interferir demasiado en la aplicación de justicia de los tribunales inferiores, o porque los costos ascienden demasiado. dos pequeñas reflexiones sobre la excesiva utilización de este último recurso juridiccional, en sistemas más avanzados en temas jurídicos, para llegar a esta última instancia, se requiere de la aprobación cualificada de una comisión determinada para tales efectos, que permite, por la importancia del asunto a juzgar, que esta siga el camino requerido hasta el más alto tribunal,y, normalmente, salvo contadas excepciones el más alto tribunal va en contra de los efectos declarados de las instancias inferiores. En paises como el nuestro, quienes recurren a este alto tribunal, requieren de cierto patrimonio personal, para hacer frente a os gastos que tal ejercicio de justicia reqiere, lo que ya deja fuera de esta instancia, a un alto porcentaje de la población, que pese a tener justificada razón de ser atendidos por nuestros ministros de la corte, no tienen acceso a ella. En pocas palabras, la justicia la pagan quienes pueen y se libran de ella quienes quieren.

En la era Pinochet, sería majadero evaluar acá el comportamiento de algunos ministros de la Corte Suprema en el abuso reiterado del uso de los recursos de quejas, en los 16 años de dictadura y hasta bien avanzado el tiempo en la seudo democracia que vivimos, el recurso de queja, fue usado indiscriminadamente por delincuentes de alto rango, estafadores de alto vuelo, traficantes internacionales, mafias de la droga, del crimen y del abuso, fueron favorecidos con cada dictamen de la Corte Suprema.

Todo Juez que intentó oponerse a estas costumbres y a ciertos fallos, fue sistemáticamente puesto en lista que impedian su ascenso a las frias paredes de la corrupción, aquel juez que sólo deseaba ejercer su profesión, fue obligado a callar y/o mirar para otro lado mientras sus pares usaban su asiento de ministro de la corte en beneficio de sus propios placeres e inclinaciones corruptas, aquellos jueces que incluso presentando expedientes por reiteradas anomalias en su cargo de juez, pero siendo incondicional del dictador, ascendieron rápidamente hasta lo más alto de la judicatura. Entonces podemos decir sin riesgo a equivocarno que a todo nivel, la dictadura militar fue la expresión máxma de la corrupción. Tanto en lo militar como en lo judicial, fueron muy poco quienes se atrevieron a dejar sus carreras para no ser parte de todo ese sistema corrupto, que la ciudadanía rechazaba en cada oportunidad que se le presentaba. durante la dictadura militar, el Poder Judicial alcanzó las cuotas más altas de rechazo ciudadano.

Se tiene por entendido que el Estado Chileno posee tres órganos independientes que le permiten mantener la hegemonía en los asuntos internos de la República, los que posibilitan ir desarrollando los mecanismos adecuados en el perfeccionamiento de un estado realmente democrático, y a la vez, ir en busca los mecanismos suficientes que permitan el desarrollo social y cultural de la nación. Dos de esos poderes son esencialmente políticos, ya que son generados directamente por elección popular. En cambio, para el buen desempeño del tercer Poder Constitucional, nos referimos por cierto al Poder Judicial, este en su funcionamiento pleno no debe de sr influenciado por los diferentes sectores políticos de la sociedad, la justicia debe de estar por encima de las contingencias políticas, ni sus representante deben ser aspirantes a ocupar puestos nominativos, que estén fuera del control constitucional. Este poder debe al mismo tiempo generar las condiciones para que la ciudadanía le brinde su total confianza, confianza que se demuestra con el desempeño autónomo del poder Judicial, y siendo ecuánimes en sus decisiones judiciales.

Por lo tanto, quienes tienen la alta responsabilidad de ejercer en el ámbito judicial, y hacer valer los principios y valores- derechos y obligaciones- ciudadanos, no pueden hacerlo desde ningún aspecto predeterminado politicamente. Sobre este asunto queda mucho que decir, ya que nadie puede desconocer la nulidad total que este poder del Estado ejerció durante la dictadura, en los que a derechos humanos se refiere. todo era permitido para agradar al dictador. Mientras en el Chile oscuro, se creaban policias secretas para secuestrar, perseguir, torturar, vejar, asesinar, desaparecer ciudadanos, este poder actuaba como si en ese Chile todo era permitido para un sector, mientras ellos hacían sus propios negocios y nadie les interrumpiera, todo estaba legitimado con expresiones semánticamente falseadas.

Es en este lapsus de tiempo que el Poder Judicial Chileno alcanzó su punto más alto en la creación de un sistema injusto y perverso, sistema que nunca criticó, pero si alabó en cada oportunidad que podía, aquellos jueces que tímidamente se atrevieron a hacer algún tipo de crítica, o se tuvieron que contradecir públicamente o sencillamente debieron de hacer abandono de la magistratura. bastó que ese poder actuara de acuerdo a sus atribuciones, -que incluso fueron reafirmadas por la propia Junata Militar- para que el Poder Judicial se hubiera mantenido incolumne y al margen de la contingencia diaria en el país, pero a diferencia de su comportamiento durante el periódo democrático de 1970-1973, y abusando de ese Estado de Derecho en el que el país intentó encontrar nuevos caminos hacia un desarrollo más integral, este poder calló y desvió la vista antes todos los atropelllos a que los chilenos fueron sometidos, lo que durante el gobierno de Salvador Allende no sucedió, aquelos ministros de la corte, creando sus propios fantasmas o haciéndose eco de la salvaje arremetida contra ese gobierno constitucional, por parte de la oligarquía criolla y los sectores más raccionarios de nuestra sociedad, levantaron enérgicamente la voz ante el peligro que ellos veían venir, demás está decir que ese poder judicial, siempre ha estado fuera del devenir diario del país, han intervenido solamente cuando creyeron que sus intereses estaban en peligro, sumándose a la campaña de desestabilización en contra del gobierno constitucionalmente legítimo, pero para ellos ya esa legitimidad era relativa.

La dictadura militar le dará al Poder Judicial carta blanca en sus asuntos internos, la policía secreta del régimen toma nota de las desviaciones de ciertos magistrado, guardando fielmente el secreto mientras estos impartieran justicia de acuerdo a sus postulados. la población y sus organismo de defensa de los derechos humanos ven con asombro, como en Chile la justicia deja de actuar conforme a derecho, para asumir un rol de servilismo militar, dejando a un lado el principio más importante de la judicatura, que es el velar por que el individuo sea respetado en su derecho más invulnerable e intrínsico, el derecho a la vida.

Más de 10.000 derechos de amparo fueron presentados durante la dictadura, en favor de miles de ciudadanos secuestrado y retenidos por las hordas militares, la gran mayoría de ellos en cárceles secretas de la dictadura, pero amparados en ese sistema expansivo de corrupción, se valían de sus estrategia administrativas para desconocer cada caso o cada recurso presentado, incluso estando en conocimiento de que el gobieno de facto mentía respecto a la situación de los detenidos, ya ni siquiera era necesario valerse del la leyes internas para intentar salvar miles de vidas, sino que exigiendo se respetara la situación de prisionero en tiempos de guerra, de acuerdo a los tratados internacionales firmados por Chile, pero nada, nada valía si Pinochet estaba atrás de aquellos que desataron la barbarie en nuestro país.

Se da incluso la figura siniestra que pese a no existir tal guerra, si la decretaba el dictador, era real, pero aun asi, estabamos sujetos a acuerdos internacionales, tampoco servía, a nuestro Poder Judicial no le interesaba la situación real del país, para ellos la justicia se transformó en la palabra del dictador y sus esbirros. En reiteradas oportunidades, hombres de civil, usando vehículos sin matricula, o matricula falsa, armados fuertemente, pero identificados plenamente como operativos militares en una país asediado y ocupado por miltares, a plena luz del día, estos esbirros se movilizaban como Pedro por su casa, y de noche con toque de queda, hacían lo mismo, estos sujetos de pronto invisibles para el Poder judicial allanaban domicilios, golpeaban a sus moradores, secuestraban a diestra y siniestra, llevándose consigo a individuos desprotegidos, con testigos oculares de tal procedimiento, frente a los cuales la única identificación mostrada era el terror y la violencia extrema usada. se presentaban en las cárceles, sacando de allí a presos ya con condena fija, usando los mismos métodos, con tarjetas de identificación válidas, usando los mismos vehículos, el mismo sistema, el mismo actuar prepotente de comandos a cargo de nuestros institutos armados. Pese a todas la pruebas mostradas en cada caso que avalara el correspondiente Habeas Corpus presentado en favor del secuestrado, en un intento estéril de salvar su vida, estos eran sistemáticamente rechazados por quienes tenían la obligación de actuar, para hacer vales ese derecho básico del individuo, que es la vida. pero no, de pronto todos se esfumaban, en ese Chile no existían cárceles secretas, ni comandos asesinos actuando libremente por todo Chile, bastaba que el mismo jefe de todo ese aparato negara la existencia de tal, para que nuestros elegantes ministros lo certificaran por escrito.

De esos más de 10.000 recursos de amparo presentados a la Corte Suprema durante la dictadura, sólo un par de ellos fue aceptado, obligando a los secuestradores a poner a disposición de tribunales al detenido, pero esto más que un exito del Poder Judicial, se debió a la lucha de algún juez que se atrevió a reclamar algo de justicia y también debido a las presiones internacionales en favor de ese detenido. Uno de aquellos liberados, sería posteriormente degollado por las fuerzas militares chilenas.

Habeas Corpus


Este derecho es una garantia constitucional, que está por encima de interpretaciones equívocas e interesadas frente a otros instrumentos legales que regulan el comportamiento social. Tutela y salvarguarda derechos intrínsicos del individuo, como el derecho a la vida y la libertad frente a actos y/o omisión que cualquier autoridad o funcionario, que en ejercicio de determinado poder pudiera poner en peligro dichos derechos individuales. Este derecho o recurso de amparo, aparte de ser una garantia de seguridad frente a algún tipo de excesivo celo de la autoridad, está también recogido en los tratados internacionales de la Declaracion Universal de los Derechos Humanos




Argumentar razones como las que Chile se vió en la obligación de aceptar durante la dictadura, de parte del Poder Judicial, razones rebuscadas y refrendadas en eufemismos distorsionados, con la única finalidad de no aceptar el imperio de injusticia reinante en el pais, no exculpa a los cómplices de quienes crearon una sociedad corrupta en aras de proteger sus propios intereses individuales. La Corte Suprema de justicia, se autolimitó en sus funciones, se aplicó la autocensura, pero lo más perverso, es que dejó a millones de chilenos en manos de un régimen brutal, sin derecho a la aplicación mínima de justicia, se abandonó la razón esencial de ser.. Fueron estos ministros el brazo legal de los crimenes comeitdos en aquel triste periódo de nuestra historia, demasiado evidente es la fliación política de esa gran mayoría de representantes de un poder que fue declarado autónomo e independiente por quienes ocuparon Chile en su primer decreto de intenciones. Derogadas todas las instituciones democráticas, cerrado el Congreso Nacional, representante del Poder Legislativo, usurpado el Poder Ejecutivo, quedaba solamente el tercer poder, que no era posible usurparlo, ni tampoco era necesario, ya estaba usurpado por mentalidades antidemocráticas y afines ciegamente a los postulados del dictador. La derecha oligárquica, la burguesía y los capitales foráneos eran en adelante, los amos del pais.

Podría enumerar múltiples hechos corruptos en que un grupo de jueces eran sus más claros receptores de prebendas en pago por decisiones arbitrarias y contrarias a la judicatura, pero quedaba la obra maestra por representar. La comedia de una sociedad corrupta en sus cimientos mismos, el chantaje, la coima, el miedo, el terror, fueron gravitantes para que los tres poderes del Estado se unieran en un solo fín, aterrorizar a la población hasta límites insospechados. Ese mismo poder que hacía unos años deslegitimaba al Gobierno Constitucional, sacando la voz por todo lo alto y cada vez que podía, amparado en minucias legales, esta vez, concedía y otorgaba licencia para la persecución de todo aquel que pensara diferente a lo establecido. Esta vez, no solo callaba tercamente, sino que aparecía justificando y alabando tal estado de corrupción estatal. ya estaba el tercer poder unificado en la misma mano asesina que asoló el país. Habría que esperar pacientemente, con la paciencia del abusado que algún día cambiaran las reglas de juego, para intentar tímidamente reparar en parte tal caos.

Hoy se han logrado reformas importantes en el Poder Judicial, pero también, pese a esas reformas ese poder ha dejado establecido los límites permitidos para tales reforma, existe hoy una sensación de cierta normalidad en lo que a la judicatura se refiere, claro que aquellos abogados que lucharon por volver a un Estado de Derecho, quienes dejaron todo para ir en defensa de los oprimidos, siguen arando en el desierto. El hacer justicia en el Chile del 2006 continua siendo una empresa de titanes, no es suficiente con reparar daños en prevención del futuro, se hace necesario una reparación honesta y acuciosa con el pasado. Chile no debe de seguir atado de manos en sus intentos de hacer justicia, quienes cometieron excesos. quienes delinquieron con pasaporte diplomático, quienes estafaron desde cómodas oficians de altos ventanales, quienes laceraron la carne de su coterráneo, quienes callaron a conciencia sobre ese pasado. Todo debiera de ser expuesto a la opinión pública, desde alli deberán de sucederse profundas reformas estructurales, que a un futuro cercano impidan que el pueblo sea obligado a ser nuevamente testigo pasivo de tales excesos. Entonces podremo hablar sin temor a sentir verguenza, que nuestro país, es un país en vias de desarrollo.

La ley de aministía decretada en Chile con la finalidad clara de dejar impune cientos de crímenes, es un ejemplo del trastorno moral de aquellos jueces, quienes se han opuesto fieramente a que dicha ley pueda ser derogada, cabe pensar, cuanto se ha pagado por cada asesinato del pasado? es difícil aceptar que sin mayores argumentos legales, se nieguen a cumplir con con el verdadero ideal de justicia, investigar, reconocimientos de sus crímenes por parte de los culpables, juzgar y condenar, y luego, si fuera necesario, ser magnánime en la aplicación juridica.

Pese a lo expresado por anteriores Presidentes de la República, en el sentido que el país estaba preparado para hacer una justicia real, el mundo ha comprobado una vez más, que mientras mayor sea el crimen o delito cometido, las posibilidades de evadir el merecido castido aumentan. Y de esas falencias judiciales, los únicos culpables son aquellos corruptos jueces que aún quedan enquistados en nuestro Poder Judicial.

Thursday, September 28, 2006

Carta abierta a la Presidenta de Chile

Señora Presidenta de Chile: No me resisto a escribirle a usted también, no lo tome como un atrevimiento, sino que más bien como una audacia personal. Que tendría un simple ciudadano que decirle al Jefe de un Estado libre y soberano como lo fue Chile? la verdad que no mucho. Sólo hacerle notar algunas reflexiones a nivel personal, de las cuales alguna enseñanza espero haber rescatado.

Mire Presidenta lo primero que se me ocurre, es una reflexión acerca del socialismo universal, entendiendo como socialismo en su expresión genérica, que; este concepto tan manipulado y odiado por algunos, asi como el comunismo ( tambien en su expresión genérica ) tan malo y dañino no puede ser, ya que a pesar de causar un profundo temor en las clases elitistas y dominantes, en otros sectores posee gran aceptación, tanto que la experiencia o conocimiento que la derecha chilena tiene acerca de otros dictaduras facistoides era una tarea a evitar, luego de el alejamiento de Pinochet del poder civil.

No tengo antecedentes de otro país que habiendo logrado deshacerse de este tipo de dictadores, no se decantase por gobiernos de izquierda, y/o viceversa, aquellos que salieron de una dictadura de izquierda, no ha caido en algún tipo de dictadura de derecha facistoide. Filipinas se deshizo de un dictador, hasta el día de hoy ese país ha vuelto a la senda democráticamente aceptable, lo mismo en Nicaragua, de una dictadura brutal, pasó de inmediato a un gobierno de izquierda, producto de la revolución Sandinista, pese al histerismo norteamericano, Nicaragua no ha caído en otro gobierno estilo somocista, ejemplos sobran. Entonces la diferencia es clara, generalmente y producto de una dictadura facistoide, el pueblo vuelve siempre a ser generador de su hstoria, los vicios de la derecha, son el motor que produce al efecto contrario. El caso más expresivo es el de España, tan expresivo es, que incluso tiene grandes similitudes con el caso chileno. La derecha española no ha podido -ni podrá- recoger el legado franquista, más bien quienes fueron sus ideólogos, hoy han tomado difinitivamente distancia de ese periodo, llegando hasta renegar de ese pasado. Pero en su proselitismo partidario, la derecha española sigue siendo fiel a los postulados de una oligarquía facistoide.

Desde esta sencilla reflexión, deduzco que la izquierda universal tan mala o dañina ( para los interese del pueblo ) no puede ser, ya que en cada estado o nación del orbe que ha tenido la mala experiencia de ser gobernado por una dictadura de derechas, -si le agregamos militar, entonces los efectos se duplican.- invariablemente la izquierda se ha hecho más fuerte, que incluso antes de la llegada de esos dictadores al poder.

Lo señalado más arriba no es nada nuevo, ni siquiera producto de algún esfuerzo filosófico o intelectual, es una mera constatación histórica

Bien. La derecha oligárquica criolla nuestra, estaba conciente de la realidad española y de otras latitudes, existía el riesgo que paradójicamente el pueblo se demarcara claramente por aquella ideología a cuyo nombre se alzaron esos sectores apoyados por las FF.AA, emplearon para evitar aquello, los únicos mecanismos que conocen, el terror y el caos en caso de que ese mal presagio se cumpliera en Chile, a su pesar, asi fué. Pero quienes al parecer no tomaron muy en cuenta esa realidad , fueron quienes sufrieron la barbarie impuesta por un régimen brutal.

Da la impresión que al llegar al poder, claudicaron frente al poder económico enquistado en nuestra sociedad, buscaron nuevos caminos para gobernar desde la izquierda, pero cediendo totalmente frente a esa oligarquía, el testamento político dejado el 11 de septiembre de 1973 en una Moneda bombardeada y un presidente muerto, pasó a segundo y tercer plano. Entiendo que las sociedades avanzan, hay que sacar experiencia de las lecciones que nos brinda la historia, los errores cometidos hay que evitarlos, la tecnología moderna nos acerca más al mundo real, la vorágine en que se mueven las actuales sociedades globalizadas y desarrolladas, son los modelos a seguir.

Pero tenemos un pequeño problema frente a este cuadro tan alentador. Nuestros sectores marginales, aquellos que no tienen aún acceso a una educación digna, a un trabajo digno, a una vivienda digan, a una salud digna, derecho al descanso y la recreación, como todos aquellos sectores que si pueden darse esos derechos, que para otros sectores pasan a ser verdaderos lujos, esos sectores que han puesto todavía sus esperanzas en esos gobernantes que se dicen ser herederos de un presidente martir, ven como cada día sus anhelos y sueños van siendo lentamente traicionados por quienes llegaron al poder para defender esos anhelos. La izquierda nuestra no ha aprendido la lección aún, ha claudicado en aras de intereses proselitistas, ha abandonado lentamente a esos sectores que le llevaron al poder, sin darse cuenta que ese desarrollo de la sociedades actuales les posibilitan el profundizar rápidamente en los cambios necesarios, mientras existan sectores que padecen hambre, mientras existan sectores que no tiene acceso a una salud, un trabajo, una vivienda digna, la izquierda chilena habrá fracasado.

Ahora, hecha esta reflexión general sobre un tema de no poca importancia, visto desde la prepectiva simple de un ciudadano de a pie como cualquiera, entraré de lleno desarollar dos temas por los que me he atrevido a escribir esta carta abierta, cuyo destinatario, espero que alguna vez tenga la oportunidad de enterarse que existe.

Dos temas que son de vital importancia para que Chile pueda avanzar, o al menos dar un paso importante, hacía la tan ansiada reconciliación, son por un lado, las dificultades de llegar a una nación democráticamente aceptable, partiendo del concepto global que está articulado en su Contitución Política del Estado, como piedra angular de una sociedad moderna y democrática, y por otro lado, el comportamiento de unas F.AA. profesionales, jerarquizadas y obedientes del poder civil. Para que en ese rol, estén prepardas a cumplir misiones en beneficio de la nación, y nunca en contra de aquella.

Haré mi reflexión desde mi simplicidad ciudadana sobre nuestra actual Constitución Política del Estado , como piedra angular de un modelo de nación aceptable y en vias de desarrollo, y, sobre el verdadero rol a cumplir por nuestra actuales FF.AA en el presente y aún de mayor importancia, en el futuro, como guardianes, no de nuestros valores y principios. sino como referente de una soberanía legítima i inclaudicable frente a otras amenazas.

Nuestra carta Magna. Para nadie hoy es un misterio que la dictadura militar, y en particular Pinochet, se mandó a hacer unos estatutos a su medida, sobre este tema ya he dado amplamente mi punto de vista en " Carta a AugustoPinochet "

Ùltimamente he visto y he leido con asombro como los sucesivos gobiernos siguen encontrándose con las manos atadas ante este tema. Quienes mandan y dirigen tan importante cuestión, son los mismos que sacaron y siguen sacando gruesos dividendos con tales estatutos. El dictador pretendió únicamente perpetuarse en el poder hasta el final de sus días, no contó con que algo podía salirle mal, la soberbia cegó a todo su entorno, aún recuerdo las discusiones sobre el Si o el No, todo al aparataje aligárquico daba por seguro el triunfo de su lider, en ese entonces todos se movian como satélites en torno a la estrella madre, quien les alimentaba sus sueños de grandeza y sus egos personales.

Pero esa constitución iba más allá, incluso perpetuar la memoria de quien traicionó todo el estamento nacional, perpetuar la memoria de quien arastró al ejército chileno a una aventura sin vuelta, en la cual el pueblo terminaria despreciándoles por muchas décadas, debido a el comportamiento de dicha institución en contra del pueblo. Cierto que se han hecho algunas reformas, algunas muy importantes, para hacernos creer que vivimos en una democracia plena y participativa, y, para tener incluso la sensación que el pueblo es parte del gobierno. Pero sabemos que no.

Mientras exista una letra de esa constitución creada por el ex-dictador, esta seguirá siendo en esencia la Constitución del Tirano. A la guagua se le podrá cambiar los pañales, se le podrá disfrazar, hasta alguna reparación estética, pero genéticamente seguirá siendo la misma guagua, los aspectos genéticos nunca podrán ser reemplazados. Lo mismo pasa con la actual Carta Magna, a esta se le podrán hacer todos los remiendos que se crean necesario, se le podrá incluso, -como se ha hecho,- cambiar la firma del su creador por otra más afín con la política actual, pero en su génesis, seguirá siendo la obra de quien la creó.

La actual Constitución Política del Estado, en su espíritu sigue siendo la misma criatura creada por un dictador. Es tan asi, que incluso a 26 años de su nacimiento, nuestra oligarquía criolla se sigue valiendo de tales estatutos para dirigir la política interna del país, y de esa forma seguir manteniendo sus privilegios de no poca magnitud en nuestros estamentos políticos, usaron la figura de los Senadores Designados impuestos por el ex-tirano para impedir todo avance constitucional en el país, luego cuando ya las fuerzas se fueron emparejando con el tiempo, esta misma oligarquía comprendió que asi perderian esa fuerza adicional creada para ellos, entonces ya era hora de quitarlos, no antes, sólo cuando corrían el riesgo de que otro sector pudiera valerse de tal aberrante figura constitucional. Pues bien, el actual sistema binominal es otra de las figuras aberrantes que hasta el día de hoy esas mismas fuerzas de derecha, se niegan rotúndamente a modificar, la razón es simple y sencilla, en esa seuda democracia que vivimos, el voto de miles de chilenos no valen nada, porque el sistema creado les impide representarnos ya sea en el Congreso o en el Senado.

Miles y miles de votos de ciudadanos que votan en un país de una supuesta democracia, ven pasivamente como sus votos son arrojados a la basura, este sistema injusto y de beneficios evidentes para un sector, es obligado a ser aceptado, por que?

Un dictador corrupto asi lo determinó, un tirano que internacionalmente será buscado por Interpol mientras viva, que afronta decenas de querellas por crímenes en contra de la humanidad, que cometió delitos económicos, que falsificó documentos para poseer jugosas cuentas secretas en el extranjero, y vaya a saber uno, que cosas más esconde dicho personaje, sin olvidar ciertos supuestos contrabandos de armas, en el que sin duda alguna participación tiene. Esto puede que fuera válido en épocas pasadas, quizás en algúna novela de Garcia Márquez

Terminar con la marginalidad y la pobreza de algunos sectores puede llevar tiempo y trabajo, pero por lo menos nuestras autoridades debieran de impedir que aquel marginal o allegado, lo sea, sin las humillaciones del pasado, ni menos que aún sigan siendo pisoteados y humillados por aquellos mismos que controlan y protegen sus beneficios obtenidos de un dictador, que al mismo tiempo masacró a esos mismos sectores desprotegidos,la pobreza también puede ser digna, cuando por lo menos se le respeta al individuo, un derecho míninmo, que es el de poder al menos manisfestarse dignamente depositando su voto en las urna, y que al menos esto, le será reconocido y espetado, no burdamente escamoteado, como sucede hoy.

Chile durante la dictadura fue un país ocupado por sus fuerzas militares, que quienes aspiren a girar por ese universo del poder, se olviden, o al menos, fingan haber olvidado ese pasado, puede que sea hasta legítimo, dese las aspiraciones de cada individuo, pero llegar a ese poder, arropados por ese mismo pueblo que quiere verdad y justicia, para luego traicionarles por protocolo de ese poder heredado, es indigno e inmoral.

Señora Presidenta, tiene usted hoy el orgullo y el record de ser la primera mujer de llegar a tan alta magistratura, lo hizo apoyada, y bajo las esperanzas de millones de chilenas y chilenos que pusieron en usted sus aspiraciones más íntimas, de un país más justo y real, usted les ha traicionado, lo que más duele, es que incluso hubiese vendido su pasado para llegar al cargo que hoy desempeña. Le escribo esta carta, haciendo uso de mis derechos democráticos que millones de chilenos no poseen, con la única finalidad de expresarle dentro del respeto que su alta investidura merece, para expresarle mis aprehensiones frente a la claudicación que los sucesivos gobiernos viene haciendo frente a los poderes de facto, aún presentes en el Chile de hoy.

Es cierto que su programa de gobierno estaba basado en las necesidades de esas minorias más desprotegidas, pero también salvarguardando los intereses de esas oligarquías de siempre. Creo no equivocarme al decir, que más que votarle a usted por su programa, el pueblo ha mostrado otra realidad, no quiere en el poder a esa derecha que les ha pisoteado durante toda la historia patria.

Con esto no estoy haciendo apología contra el capital o las inversiones privadas, pero si contra aquellos que en virtud de su fortaleza económica, han creado un sistema que solamente les proteja a ellos y esos intereses, pasando por alto las necesidades del resto de la población, y esencialmente cuando me refiero a la protección de esos intereses, me refiero especificamente a los valores democráticos y derechos individuales de cada chileno. La marginacón y la pobreza se superan en tiempos, con medidas a corto y/o a largo plazo. En estos 16 años de gobiernos civiles, ciertamente que sa han logrado algunos avances positivos en ese sector, avances que indudablemente cualquier ideología tendrá la obligación e intervenir, para satisfacer algunas necesidades inmediatas, necesidades heredas de una política totalmente contraria a nuestras minorias más desprotegidas, que los economistas de la dictadura aplicaron en nuestro país.

Pero la gran mayoria de chilenos reclaman con urgencia otro tipo de medidas, limpiar las impurezas heredadas de una dictadura militar brutal, teniendo como horizonte inmediato, que las actuales F.AA. chilenas, se han apartado gradualmente de ese pasado, pero sin dejar de reconocer que aún existen elementos disociadores en la sociedad, el compromiso de esas FF.AA con la dictadura fue en su conjunto, sea por miedo, o en protección de intereses personales, muchos de esos elementos siguen aún estando allí, en una especie de vigilia eterna. Para comprender mis aseveraciones basta con repasar algunas declaraciones de los altos mandos militares durante los últimos años. Todo esto unido al desprecio de la derecha mas reaccionaria, - no aquella que ahora se declara de centro y humanista - por devolverle al pueblo hipotéticamente, sus verdaderos valores y principios democráticos.

Estos dos poderes de facto, siguen siendo un elemento de fuerza en nuestra sociedad, apoyados por esa constitución personal del tirano. Si le agregamos algunos trasnochados que aún quedan en el poder judicial, vemos que Chile es hoy, sólo una parodia de país libre y democrático. Hay cosas que no se pueden resolver de inmediato, la pobreza y marginación de algunos sectores de nuestra sociedad, requiere un trajabo más profundo y de largo aliento, no se resolverán estos cánceres sociales con medidas de parche y alocuciones proselitistas. quien crea eso, es que se ha quedado en el pasado, las sociedades modernas y activas, no se crean por decretos de urgencia. la demagogia que la usen aquellos que quieren el poder por el poder, las generaciones del futuro terminarán venciendo, para poder crear el Chile real que millones de ciudadanos anhelan.

Lo que si se puede solucionar de inmediato, son aquellos cánceres sociales, que atentan contra una gran mayoría de la sociedad actual, uno de ellos es sin duda esa aberración de la seudo llamada Carta Fundamental, creada por una dictadura odiosa y bárbara. Podemos llegar a comprender que durante los primeros años de gobiernos civiles no se atrevieron -la palabra justa- no se atrevieron a meter los dedos en las llagas, por qué ?

Primero por la presencia de esos poderes de facto casi intactos en nuestra sociedad, -para nadie es desconocido que esa constitución desde un comienzo fue antidemocrática,- cuales poderes?

Los de siempre, esa burguesía apoyada por las FF.AA. herederas de una mentalidad absolutista y plutotárquica, de quien continuaba frente a esa institución. La voz del pueblo una vez más no tenía eco alguno, era necesario jugar al tonto humilde, para poder hacer ciertas transformaciones a futuro, en otras palabras, el dictador seguía vivo atrás de los hilos del poder total. faltó audacia, decisión, valentía y dignidad para afrontar esos temas con la responsabilidad que se merecían, atributos que hacen la diferencia entre un estadista honesto, y aquel que sólo le interesa pasar desapercibido, sin arriesgarse demaiado.

Se llega asi, por fín, al término de la aventura autoritaria, con un presidente socialista, que logra aunar capital y pueblo durante su gobierno, que lleva adelante ciertas reformas en beneficio de esos sectores por siempre marginados, pero atento observando la reacción de los guardianes de nuestro modelo social y cívico impuesto por ellos. Como un final de trilogia griega, quita la firma del tirano de esa Constitución, inscribiendo la suya, en un acto solemne, luego señalaría ese acto, como el término de una transición, que para mi, recién comenzaba. Lo que el Presidente Lagos debió haber hecho, teniendo más a su favor esta vez, era haber dejado nula esa Constitución creada por un tirano genocida y salvaje, para él fue suficiente quitarle el honor a ese dictador de figurar en ella como su creador, asumiendo un presidente alegido democráticamente como el creador de tan aberrante estatuto.

Por allí pasaron artículos transitorios y tan aberrantes como todo el régimen de entonces, régimen que amparado en tal constitución, masacró sistematicamente al pueblo, bastaron algunas modificaciones para darle a la población la sensación de haber vuelto a una democracia plena, pero tales argumentos, no son más que actitudes demagogas, si, en esa carta, aún siguen vigentes artículos abiertamente antidemocráticos, que sólo benefician a cierto sector, dejando afuera a los de siempre, aquellos que no poseen los recursos suficientes para hacerse escuchar.

Podriamos agregar como otro factor decisivo, el miedo a enfrentarse a otra asonada militar, al creer que se estaría provocando a los sectores militares aun proclives al autoritarismo militar, tambén otro factor podría tener su origen en los recoecos de la intriga y perversidad de algunos políticos, que mediante estos sistemas, les permite por un lado eliminar cierta competencia, y al mismo tiempo alejar de sus programas, ciertas prioridades inmediatas, evitando enmfrentarse a quienes ostentan el verdadero poder en Chile.

Señora Presidenta, he señalado en repetidas oportunidades la cobardía de nuestros máximos representantes para devolverle al pueblo su pasado, y asi poder avanzar hacia un futuro sin traumas ni ofensas, ya que al estar regido por la actual Carta Magna es un ofensa diaria a millones de chilenos, víctimas de tan odiosa tiranía. Usted Presidenta hace unos pocos día se atrevió a declarar sobra la posibilidad de llamar a un plebicito, para enmendar cierto artículo, que es uno de los más conflictivos de ese estatuto, el relacionado con el " Sistema Binominal " Bien, eso es algo, seguramente de no encontrar los mecanismos adecuados para resolver ese asunto, tendremos que esperar que tal artículo ya no le sirva a la derecha, para que estos mismos promuevan tal reforma, cuando a ellos ya no le sirva, siempre en defensa de sus intereses proselitistas, la burla al pueblo se seguirá cumpliendo como una profesía, o alguna maldición sobre quienes son los verdaderos y únicos llamados a decidir sobre tal cuestión.

Al asumir usted como Presidenta de Chile, la primera mujer en asumir tan alto cargo, disponía de elemtos favorables para acometer, no una reforma, sino que asumir una responsabilidad histórica y derogar difinitivamente dicha constitución. Creo que muchos creyeron que en un futuro cercano, se haría cargo de ese tema, ya hemos visto que no, incluso ha tenido que retroceder ante su anuncio de un plebicito para plantear tal reforma.

Lo que se hace urgente y necesario es, no una reforma, sino que el derogar ese carta arbitaria y antidemocrática, para ello tengo la seguridad que tendrá el respaldo de una amplia mayoría de ciudadanos, claro que para ello deberá de superar dificultades con esos poders de facto, que aún siguen en las sombras dominando a una amplia mayoria. En la historia nuestra, la Carta Magna se ha reemplazado en varias oportunidades, siempre modernizándose, en beneficio de la ciudadanía, marcando pautas de deberes y derechos de acuerdo a los tiempos modernos y circuntancias actuales del país. Hoy podemos apreciar como el pueblo es dejado en el olvido, cuando se habla de tan profundo asunto, son los mismos de siempre quienes deciden, para alögunos no tiene importancia alguna si cientos de miles de votos van a parar al tacho de la basura, con tal de no exponerse - incluso siendo clara minoría- a perder algún escaño en el poder legislativo, pero el asunto va más lejos que eso, con tal sistema se impide a cierta ideología tener presencia en los órganos de poder chileno, existe un veto cínico y no declarado, para marginar del legislativo y otros poderes, la voluntad popular.

Para poder solucionar este tema, se hace necesario consultar primero al pueblo, quienes tienen la real potestad de dirimir semejante asunto, no una pandilla de interesados en mantener un sistema antidemocrático, tampoco basta con parches y reformas, la consitución del 80, es la creación de Pinochet, hoy no figura su firma en ella, lo que quiere decir, que un presidente socialista, elegido democráticamente avala con su propia firma tal creación. No creo que sa eala máxima expresión de democracia, más me parece una forma de oportunismo demagogo, ya que la actual Carta Fundametal es antidemocrática, pero está avalada por un presidente que se catalogó de democrático, esto es un anacronismo semántico.

Los mecanismos para afrontar este tema, están en su mano Presidenta, tómelos y haga con ellos, lo que el pueblo quiere y necesita, pase a la historia por haberse atrevido a terminar con la última barrera de contención de una dictadura asesina y de aquellos que aún intentan mantenerla vigente. Asuma usted su rol de Presidenta de Chile, y de todos los chilenos, no solamente de un sector.

Atrévase a pasar a la historia por su decidida causa en favor de las minorias eternas, no se quede en las alturas del poder, respirando aires elevados solamente, que allá abajo también se respira.

FF.AA : Sabemos que aún quedan enquistados en nuestras FF.AA. fuerzas asolapadas, herencia de la larga noche chilena, ciertas declaraciones avalan esta afirmación, como que un Comadante en Jefe Activo se inmiscuya directamente en asuntos de Estado al referirse a los posibles funerales del ex-dictador, manifestaciones sutiles como estas, las escuchamos constantemente, y reflejan la profundidad de los microorganismos que aún germinan en las filas castrenses. Quizás algunos ya olvidaron una vieja amenaza de cierto general, de repetir el 11 de septiembre si fuera necesario. Esa posibilidad ya está prácticamente deshechada, aunque algún sediento de viejas glorias, intente alguna vez otra aventura desesperada, pero sería una historia sin posibilidad de repetir un pasado que muchos desean olvidar dentro de las filas. Las FF.AA hoy tienden a convertirse en una fuerza profesional, son parte del pueblo, la discriminacón aún es una realidad, donde el grueso de la planta baja la ocupan los sectores más humildes, aunque es de reconocer que hoy las clases medias ascendentes, tiene más posiblidades de hacer carrera en ellas como oficiales, a diferencia de antaño, en que esos espacios eran exclusivo de una élite social y económica de nuestra sociedad. esto redundará paulatinamente que las FF.AA del futuro adquieran otras prioridades y un rol de cercanía hacia lo civil.

La asolapada intromisión que algunos se creen aún con derecho a ejercer sobre los poderes del Estado, sin duda que terminará por desaparecer en el futuro inmediato, pero se hace necesario democratizar la actuales AA.FF. no rendirse ante la fanfarria de tambores y desfiles, agasajos y sonrisas convenientes. A diferencia de Argentina, nuestros gobernantes no lograron que quienes asumieron el rol de policias, jueces y verdugos del pueblo, asumieran su responsabilidad del pasado, lo que ha llevado que los actos conocidos, y cometidos por un sector de esas FF.AA. estén aún en la piel de muchos chilenos. el funcionamiento orgánico de las FF.AA. debe de quedar claramente delimitado en la Carta Magna, los tiempos de invasiones y misiones de guera, para la que siempre se han preparado, terminará siendo un recuerdo que figurarán en los anales de nuestra historia, el futuro será de cooperación humanitaria y misiones de paz, como ya sucede en los paises desarrollados.

Los soldados y sus jefes, deben de estar al servicio de causas superiores y de vigilancia de la soberanía, deben de terminar con la actitud de erigirse en una amenaza para la población. en pocas palabras debieran de comenzar más temprano que tarde a asumir su verdadero rol, comenzando por recuperar legados prohibidos, como el del General Schneider, y continuar en la senda de un Pickering, de un Mahn, de un Sepulveda, de un Prats etc, garantes de la dignidad militar olvidada y traicionada por otros ambiciosos y cobardes compañeros de armas.

Saturday, September 23, 2006

Carta abierta a las FF.AA. de Chile

" Las FF.AA chilenas están firmemente cohesionadas, como un solo hombre,

aunque intenten romper esa cohesión no lo lograrán, es infranqueable señores. "
(Augusto Pinochet)

" Quién nada tiene que ocultar; no tiene nada que temer "
( Junta de Gobierno, en repetidas ocasiones )

" Estamos en guerra señores "

" Será la historia la que juzgará lo que hice por Chile "
( Augusto Pinochet )


Señores Militares de las Fuerzas Armadas de Chile. Dejando claramente establecido que intento dirigirme a las nuevas generaciones de militares, no a aquella institución, ni a aquellos sectores que se ensañaron con un pueblo desarmado y vulnerable, un pueblo que soñó con alcanzar niveles superiores para su gente más desprotegida, aquellos que soñaron con poder realizar esos cambios desde la legalidad establecida siendo masacrados por un sector de militares, que olvidando la razón de su uniforme, levantaron las armas y sus más bajos instintos criminales en contra de sus propios hermanos.

Me dirigo a ustedes desde la otra trichera. La trinchera de un civil que se negó a vestir vuestro uniforme, no por temor, no por deshonra alguna, sino que para no ser parte de aquellos que en ese tiempo creyeron que el poder era humillar a todo aquel que no fuera uno de ellos, incluso si era necesario, vejar a sus mismos compañeros si estos no asumían los delirios de grandeza de unos cuantos jefes corruptos.

Comienzo esta carta con una de las exresiones más escuchadas durante la dictadura militar. " Cohesión " declaraciones como esta, repetidas hasta el cansancio, la escuchamos los chilenos constantemente de labios del entonces todo poderoso iluminado chileno, el Comandante en Jefe del Ejército Chileno, General de Ejercito, Capitán General ( cinco estrellas ) Presidente de la Junta Militar, (cuando se acordó que sería rotativa) Presidente de la República, luego Senador Vitalicio y Comandante en Jefe Benemérito, Augusto Pinochet Ugarte.

Cada vez que nos tocaba oir declaraciones de ese tono, de verdad que cierta frustración nos embargaba, ya que en ese mundo de propaganda y desinformación que viviamos, no sabiamos hasta que punto aquello podía ser cierto.
Quienes nos moviamos dentro del submundo de decretos y leyes transitorias, Estados de Guerra, Estados de Sitio, Toque de Queda, poco podiamos conocer de los entrecijos del poder. Sólo el atrevimiento de algún periodista que se atrevía a leer entre lineas, nos daban pistas para otras conclusiones, que en ese tiempo nos parecian aún muy arriesgadas.

" Si la cohesión era tan ferrea, cual es la finalidad de hacérnosla saber en todo momento ? "

Lo único cierto es que el país decía basta a la dictadura en cada ocasión que podía, los organismos de derecho humanos lo tenían en su lista de habituales anuales. La mayoria de paises democráticos rechazaba frontalmente Este tipo de declaraciones las escuchamos durante años, incluso hasta ya casi el final de la dictadura militar, que de militar no tuvo mucho, ya que como es conocido, las FF.AA fueron obligadas a ser sostenedoras de un régimen que pretendía perpetuarse en el poder, más allá de los plazos razonables.

Escribo esta carta, no con intenciones de echarle más leña al fuego, lo hago porque es la única manera de poder hacer escuchar mi voz. Y mi voz es seguramente la voz de miles y miles de chilenos que sin duda desearían tener algún medio disponible para expresarles a ustedes sus sentimientos duros, guardados durante tantos años.

No pretendo tampoco hacer historia ni jugar con nuestro pasado, usando para ello una semántica adornada, o frases elaboradas que solamente distorsionan la idea básica, quiero si, tener la oportunidad de contarles algunas cosas que el hombre común ha vivido, o sentido, frente a las continuas declaraciones de quienes fueron actores directos en ese chile ocupado, mientras nuestros soldados eran - o creían ser - los amos de Chile.

Por eso he querido comenzar esta carta con una de las declaraciones favoritas de Pinochet durante su larga tiranía, declaración que les involucraba a todos ustedes como institución, que les ha dejado involucrado y comprometido a futuro con un falso dogma institucional. Hoy sabemos perfectamente que hasta esa falacia de la cohesión total, no era tal. La idea central de esta, es eso, frente a esa verborrea empleada sistemáticamente, llegar a conocer que tanto de verdad o de falsedad dogmática existía atrás de cada una de ellas, lo que si es cierto, que la imagen que se pretendió dar siempre, fue la de esa cohesión total, cohesión que les dejaría marcados durante muchas décadas a futuro.

Para reafirmar lo expuesto, haré un seguimiento desde el comienzo de los años 70, hasta nuestros días. Por qué hago esto? Todos conocemos lo sucedido en el continente latinoamericano durante la década de los años 70, la seguidilla de Golpes y contra Golpes de Estado, dejaron una profunda huella en nuestros paises En todos los paises del entorno sufrimos las consecuencias de dictaduras criminales y odiosas. Chile era una excepción, excepión que abrió los ojos de algunos militares nuestros. Por qué no ?

Si estabamos rodeados de dictadores brutales, que la única forma de ocultar la incapacidad de gobernar, era mediante la represión sistematizada,, algunos corruptos al máximo como el caso de Banzer y García Meza en Bolivia, brutales como las dictaduras en el Perú, Brasil, Paraguay, Argentina, Uruguay etc, La comunidad internacional de esos años, poco podía hacer, la desinformación se convirtió en todo un arte de gobernar, si le agregamos a esto que la paranoía anticomuntista o marxista, apoyada por EE.UU, posibilitaban cualquier aventura golpista en este lado del planeta, paises del tercer mundo, muchos de ellos con grandes indices de pobreza y marginación social, analfabetismo, la región perfecta para aquellos que veían nuestras riquezas naturales como sus propias bodegas de almacenamiento . Con este panorama universal, donde la información siempre ha estado en manos de esos sectores, las respectivas FF.AA. más que estar al servicio de aquellas naciones, se dedicaron a ser las protectoras armadas de esos intereses de burguesías nacionales y extranjeras, el sur quedó convertido de pronto en tierra de nadie, el primero que saltara, se quedaba con el poder. Poder que era empleado también para mantener la corrupción viva, con ellos llegaban también la destrucción del estado de derecho, el término de las débiles democracias que cada país intentaba construir con gran esfuerzo, ante estos poderes de facto que siempre estuvieron aguardando la oportunidad del zarpazo.

Para mantenerse en el poder, todos hacían de la guerra contrainsurgente su guerra personal aplicando los medios que creían necesarios, pero pasando completamente por encima de todo tratado internacional, burlándose de las leyes y dominando sin contrapeso todos el estamento nacional mediante la corrupción, la mentira y la represión organizada.

Chile en este contexto se podría decir que fué una excepción clara a la regla, ya que la dictadura de Pinochet fué una de las más lóngevas, respecto a otras que fueron rápidamente neutralizadas por contra golpes consecutivos, lo que claramente llevó a esos paises a un notorio atraso social, que cargan hasta el día de hoy. El Paraguay de Sroessner era el ejemplo a seguir por quien acumulaba todo el poder en el Chile militarizado.

Pudo gobernar, o mejor dicho, gobernó Pinochet amparado en esa cohesión institucional de la que hacía gala?

Desde esta sencilla interrogante, intentaremos decifrar los medios utilizados por la FF.AA chilenas para mantenerse en el poder tanto tiempo, y el tema principal, Pudo o tuvo Pinochet el control total del Estado ?

Pueden nuestras FF.AA. sentirse orgullosas después de lo realizado durante esos largos 16 años en el poder ?

Intentaré desde mi propio análisis personal responder esas y otras preguntas sobre el desempeño de los militares chilenos en su aventura política, de la cual renegaron siempre. Pero lo cierto es que ellos se entregaron sin reparos en una aventura política, a tal punto que el dictador pretendio ser elegido por el pueblo como Presidente de Chile, sin contar que esta vez, el voto era del pueblo, y, no de sus elegidos.

La permanencia de Pinochet en la cúpula militar fue extensa, lo que lógicamente tuvo su costo para muchos otros generales que vieron cortada su carrera militar, sólo para darle cupo a la élite y cercanos al dictador, esta actitud causó mucho descontento y quiebres al interior de esas FF.AA fuertemente cohesionadas en la teoría de la propaganda, pero de tal forma manejadas por un grupo de Alto Mando que no dieron cabida a manifestaciones mayores. Los medios de comunicación de la época trataban estos casos con una fineza inusual, de acuerdo a lo requerimientos de las autoridades, ya el año 78 el quiebre institucional alcanza límites insospechados, que terminará con la carrera de uno de los dueño del Golpe de Estado. Pinochet da de baja al Comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Gustavo Leight, con él, se va toda la plana mayor de esa rama, en el mayor descabezamiento al interior de las FF.AA que la historia conoce.

A estas alturas ya toda la institución era un antro de cortapisas, nadie que no fuera un elegido por Pinochet, podía sentirse seguro. Ocurren muertes misteriosas,. muy misteriosas y nunca aclaradas, Bonilla, un general golpista pero catalogado de los blandos, más cercano a lo democráticamente aceptable, crítico acérrimo del entonces coronel Contreras y sus método sanguinarios, a la fecha, a la fecha Ministro del Interior de la República, muere en un misterioso accidente de aviación, la duda quedó suspendida en el aire, fue el único general que se atrevió a visitar los cabozos del Tacna, encontrando allí prisioneros torturado y mutilados por el que sería el capo de muerte, inmediatamente lo relevo del mando, siendo repuesto por su único e inmediato superioe, nada menos que Pinochet. Muchos vieron la mano de la DINA en esa muerte, otro general, el General Lutz también crítico de los métodos usados por esos dias muere en circuntancias que hasta el día de hoy mantiene la duda, de que terceros estuvieron involucrados en esa muerte, Arellano, otro general golpista, fue quien tuvo un rol primordial en la gestación del ejército, en el quiebre institucional, era junto a Bonilla unos de los descontentos con el desarrollo que la situación iba tomando, veían con mucha preocupación el poder que Pinochet acumulaba, como sus más allegados disponían a su gusto, no respetando ningún tratado internacional, ni menos respetando a los que consideraban enemigos. Pero este general ( se dice que era el posible sucesor de Pinochet y que ya conpiraba para sacarlo del poder ) había caído ingenuamente en la trampa puesta en contra de él, por Pinochet y Contreras, al final, frente al intento del dictador de sacarlo del medio, con la vieja táctica de enviarlo a otro país, se vió en la disyuntiva de presentar su retiro de las filas, Casos como estos sobran en la historia de esa institución fuertemente cohesionadas (sic), pero al mismo tiempo nos dan una idea de los mecanismos usados por el tirano para mantenerse tanto tiempo en el poder,

Desde pequeño me enseñaron a admirar y respetar nuestro pasado militar y a nuestros militares que en gestas gloriosas y épicas, dejaron sentadas las bases para que Chile fuera una nación respetada y temida por otras naciones vecinas, aprendí a reconocer el valor y amor por la patria que la victoria de Yungay nos regalara, aprendí a admirar el sacrifico noble y sin parangón de nuestros héroes de la Concepción, de aquellos que haciendo uso de un valor sin límites se hicieron con el Morro de Arica, al valor y nobleza del enemigo, frente a la máxima gesta naval realizada por nuestros marinos en el "Combate Naval de Iquique. " Desde los albores de nuestra Independencia, hasta que termina la Guerra del Pacífico, con la campaña de la Sierra, la historia nos muestra con orgullo el viril comportamiento de nuestras FF.AA.

Entonces era para nosotros, los elegidos, un verdadero orgullo desfilar frente a nuestro héroes, a pesar del sacrificio que eso nos demandaba, acudiamos a la cita llenos de vocación y admiración, muchos supieron allí, que su destino sería ese, ser un soldado y pertenecer a aquella institución que el pueblo chileno admiraba y respetaba. Desfilabamos con el pecho henchido de orgullo, representabamos a las futuras generaciones que reconocían el valor y nobleza sin límites de aquellos soldados que escribieron tantas y tantas páginas gloriosas de nuestra historia . No nos importabam las horas de espera hasta llegar frente al monumento de aquellos héroes, no nos importaba la lluvia, el hambre, los gastos acometidos para estar impecables ese día, no importaba el cansancio, no, no importaba nada, era un honor el poder marchar a paso parada esos breves segundos con la mirada dirigida hacía aquellos nombres, de los cuales heredamos un país fuerte y respetado, marchabamos marciales, orgullosos, impecables, rindiendo los honores a que nuestras FF. AA. se habían hecho merecedoras, durante años esas fechas fueron algo especial, esos días pueblo y FF.AA eran uno solo, Era todo Chile que rendía honores a un pasado glorioso y ejemplar, el momento cúlmine era poder ver a nuestros soldados desfilar gallardamente a paso de parada, con sus bandas tocando sus himnos respectivos. Toda una fiesta popular.

Todo sabiamos sin duda, que algún día, sea por obligación ciudadana o por voluntad o amor a las armas, que integrariamos las filas de los soldados reales, nuestros juegos infantiles eran en su mayor parte una emulación de aquellas gestas vividas por otros. Asi fuímos creciendo los niños de entonces, aquellos que en un futuro no tendrían dudas para entregar la vida en defensa de la patria.

El asesinato del Comandante en Jefe del Ejército, General René Schneider Ch. Sumado a otras aventuras de las otroras admiradas FF.AA chilenas, marcó un punto de inflexión para miles de jóvenes, algo había cambiado radicalmente en esa institución, ya no era la misma, esa a la que nos enseñaron a respetar y admirar. Ahora no dudaban de sacar las tropas a la calle arriesgando un enfentamiento directo entre civiles y soldados , en defensa de intereses colectivos e individuales, en los cuales la seguridad interna del país pasaba a un segundo lugar, incluso, hasta perdía toda prioridad.

Fuimos los jóvenes de entonces, testigos de " la Doctrina Schneider " del sacrificio ofrendado por inmaculados generales, que ante la deslealtad de algunos subalternos, prefirieron dejar la carrera militar y hundirse en el mundo del olvido, la injuria, la calumnia y el desagradecimiento de quienes les sucedían en sus puestos. Conocimos la lucha personal del General Prats para mantener la verticalidad del mando, la subordinación de esas FF.AA al poder civil, la no intromisión en la política contingente. Y finalmente su sacrificio de soldado al hacer abandono después de 40 años de una impecable carrera militar, para evitar asi, el enfrentamiento entre chilenos y creyendo que con su sacrificio la posibilidad de un Golpe de Estado se alejaba por el momento, mientras las fuerzas políticas llegaban a un entendimiento y el pueblo decidía su destino a través de un plebicito.

Pero nuestras FF.AA para esa fecha, ya hacía mucho que habian dejado de ser lo que la historia nos enseñara.

Todo terminaba, los actores se presentaban con tenida de gala ese 11 de septiembre de 1973, quienes agitaron las aguas hasta desembocar en los acontecimientos que todos conocemos, se siguieron manteniendo en las sombras, hasta el día de hoy, el instrumento usado para conseguir el poder en esas sombras, dejó una profunda huella en la civilidad.

" Estamos en guerra señores "

Cuantas veces nos hicieron escuchar esta frase?

Pero con la pasión, euforia y soberbia que lo hacía Pinochet, no creo que recordemos a otro representante del aparato militar expresar con tanta nitidez y seguridad tal afirmación, recuerdo en una oportunidad - que a su vez, me hizo recordar los templados discursos hitlerianos- junto con pronunciar esta ya aprendida frase, golpea severamente la mesa desde la cual se dirigia a su rebaño, asi el efecto era aún mayor a los oidos siempre dispuestos a sentir emociones nuevas desde la jerarquía..

Pero existió esa guerra como argumento único para lanzar a la FF.AA en contra del pueblo?

Intentaré desmontar pimero com argumentos, algunos ya escuchados por defensores de los derechos humanos, detractores y otros desde mi personal perpectiva eate faláctco argumento, desde el enfentamiento armado de minorias que defendieron un gobierno legalmente constituido, hasta ciertos tratados internacionales que afirman, que incluso existiendo un enfrentamiento armado de proporciones equivalentes, y compuestos por ejércitos regulares, el tratamiento a dar a los presunto prisioneros de esa guerra, es muy diferente al dado durante la dictadura a sus supuestos viscerales enemigos.

En un ejercicio de imparcialidad literaria, diré que la situación a septiembre de 1973 era caótica, desde esa realidad histórica desarrollaremos la supuesta guerra en la que participaron nuestros institutos armados nacionales. un factor promordial para entrar en un estado militar o militarizar un Estado, es que exista un peligro exteno de ataque exterior en contra de ese Estado. desde esta sola premisa, ya podemos vislumbrar que eso nunca sicedió, ero si, que estuvo a punto de suceder con posterioridad al Golpe de Estado, conocida es la intención del perú de aprovechar las circuntacian vividas en Chile, para lanzar un ataque feroz y rápido en contra de neustro país, pero eso ya es capítulo de otra historia.

En el Chile de 1973 existían sectores armados en las diferentes tiendas políticas, por un lado los de la izquierda extrema que sostenían que la única forma de llevar adelante los programas de avance social era por la via armada, postura a la que hasta último momento se negó Salvador Allende, este confiaba plenamente en las FF.AA y sabía que mientras estas fueran subordinadas al poder civil, no deliberantes y mantuvieran la verticalidad del mando, la posibilidad de un enfrentamiento interno no era posible. por otro lado estaban los movimientos armados de la extrema derecha, con una cobertura aún mayor que las de izquierda, desde un comienzo estas fuerza spresionaron fuertemente a las FFAA. por un lado a la clase y tropa, y por el otro, a la oficialidad, en medio de todo este juego de intrigas y desmanes, el Comandante en Jefe del Ejército, General Prats, jugó todo su prestigio militar y personal, para evitar que las presiones foráneas lograran abrir una brecha en quienes debían mantenerse al margen de la pugna política, estaba conciente este militar, que de producirse un quebrantamiento de la disciplina militar, la guerra civil en nuestro país sería una realidad a corto plazo.

Nuestra historia nos relata de dos conflictos armados contra naciones vecinas y una guerra civil, los elementos y factores necesarios para llegar a un resultado de tal magnitud, son diferentes, como diferente es su fnal. Chile se vió forzado a declarar la guerra a la Confederación Perú-Bolivia el año 1837, conflicto que nació por la maquinaciones de un general peruano que en concomitancia con un sector pequeño de nuestras FF.AA .acabaron brutalmente con la vida del entonces Ministro de la Guerra Don Diego Portales Palazuelos, como resultado de este crimen, nuestra nación no encontró otro camino que ir a una guerra no deseada. Los instigadores de siempre, se ocultaron en las sombras de la cobardía, Chile salió airoso de ese conflicto en una batalla épica, " la batalla de Yungay "

Luego vendrían otros acontecimientos que nuevamente pondrían frente a frente a los mismos ejércitos en " La Guerra del Pacífico " guerra larga y dura que puso a prueba de sangre y hierro, la estoicidad y arrojo de nuestros soldados, a esa guerra obligada por la misma coalición de 1837, Chile entró sin recursos y débil en el frente bélico, en comparación con las fuerzas enemigas, la victoria chilena en ese conflicto se inscribe en las páginas gloriosas de nuestras FF.AA De ella emergió un Chile próspero y fuerte en el concierto continental.

Luego ya en el año 1891, nuestro pais viviria unos de los momentos más aciagos de su historial militar, cuando sectores de la derecha coaludidos con la marina y un sector pequeño del ejército se levantaron en armas contra el Presidente Constitucional Don José Manuel Balmaceda. Este triste episodio de nuestra historia, se generó desde la contienda política, sectores de la oligariquía reaccionaria,, defendiendo sus reductos políticos e interese económicos, complotaron activamente implicando a la Marina Nacional en el levantamiento armado contra el gobierno constitucional, plegándose a estos, un sector minoritario del ejército. Junto al poder legalmente establecido se mantuvieron unidos y leales los altos mandos del ejército chileno, el confrontamiento de corta duración fue a momentos brutal, sucediéndose hechos lamentables en las batallas de ConCón y Placilla. La aciaga guerra civil chilena costo la vida a más de 4 000 chilenos de ambos bandos, siendo finalmente vencidas las fuerzas leales. terminando con la vida del Presidente Balmaceda quien toma la drástica decisión de acabar con su vida. La causas y factores que determinaron tal guerra y su desenlace tiene las mismas variantes de su desarrollo, dependiendo de quien escriba sobre ella. lo cierto es que fue un conflicto de poderes, en la cual se involucraron las FF.AA, los sectores más influyentes de la sociedad, y en ella involucraron directamente a los sectores mayoritarios de la población



El año 1974, me tocó cumplir con mi obligación ciudadana de presentarme al servicio militar, lo hice en la armada, recuerdo el ambiente de tensión en el lugar de reunión de los nuevos postulantes, éramos alrededor de 1500, de los cuales sólo 150 o algo asi, podrían cumplir con su obligación, el resto quedaba de inmediato eximido, la gran mayoría elegía esa disciplina militar, por alejarse lo más posible del militar o conscripto, ante una pregunta de un oficial, al hacerle conocer mi poco agrado de pertenecer a ellos, sufrí vejaciones, maltrato y persecución los tres o cuatro días que demoró la selección, viéndome en la obligación de emplear el poco valor que aún me quedaba para superar un futuro poco agradable que me esperaba, en el último minuto logré zafarme de unas cadenas invisibles que ya me habían destinado hasta plaza segura en ese cuerpo.
Recuerdo que salí corriendo de aquel lugar, del cual previamente estaba advertido que era mejor estar con la boca cerrada para evitarse malos momentos. Al tiempo me vi envuelto en un confuso incidente, en el cual había una orden de caza y captura en mi contra, por deserción. Para ese entonces me encontraba ya a buen recaudo de quienes me buscaban. El año 76 me presenté a Carabineros de Chile, pasando todos los exámenes de rigor, pruebas, test, etc, al cabo de un año, - por esos años la selección era en extremo rigurosa, - ya estaba seleccionado para partir al curso de instrucción, de esta profesión tenía aún otra visón, y, por algún pariente que pertenecía a ella, la idea de ser carabinero me atraía. Faltando una semana para partir al mencionado curso, me encontraba en una dependencia de la institución, cuando pude comprobar la brutalidad empleada contra el individuo, el abuso de poder y la jerarquización sin límites existente
Al interior de esos recintos el civil que por diferentes causas cometía el error de caer allí, no tenía valor alguno, ni menos derechos. Ante esta realidad observada, de inmediato pedí la baja de Carabineros, no poco disgustos y malos tratos (nuevamente) me costó, ya a esa fecha teniamos conocimientos de excesos y malos trato contantes hacia miles de chilenos que copaban las cárceles secretas de la dictadura,

La DINA dejaba una profunda huella en la sociedad. En Buenos Aires, habian asesinado no hace mucho al ex-Comandante en Jefe del Ejercito Chileno, General Carlos Prats, aunque aún no se decía abiertamente, los rumores abundaban sobre las sospechas que los militares chilenos estaban atrás de tan bárbaro crimen. No fue suficiente asesinar a tal honesto general, también terminaban con la vida de su mujer. Anterior a dicho crimen, la prensa chilena adherida sin reparos al régimen imperante y a los sectores de derecha, se lanzaban en picada contra ese general, la propaganda militar funcionaba bien, la campaña de desprestigio no mezquindo en epítetos contra quien fuera un ejemplo para Chile, como soldado y a nivel personal.

No quedaba duda alguna, las FF.AA que antes nos habían enorgullecido como nación, hoy ya no existían, estaban sepultadas bajo una muralla de conspiraciones y mentiras, de mentalidades soberbias contra todo lo civil. Estas FF.AA .habían cobrado vida propia, hoy eran enemigas del pueblo, amigas del poder, la zalameria, la adulación sin límites, de trofeos que se auto colgaban complacientes en sus pechos por sus hazañas durante la noche, y la ambición que terminó cegándoles totalmente.

Con más claridad nos llegaban entonces aquellas comunicaciones interceptadas durante el golpe, en la que el actual Comandante en Jefe, dejaba establecido el nuevo destino de quienes antes eran los amigos de la nación y sus amigos personales, y la verdadera personalidad del mismo.
Pasarían algunos años para comprender en toda su magnitud el último mensaje al pueblo del presidente martir que moría en una Moneda bombardeada por esas mismas fuerzas que ahora atacaban al pueblo, asi mismo recobrarían una fuerza enorme y como un acto visionario al futuro, los temores de ese general asesinado una noche fria de Primavera en Buenos Aires.

Para lo que se habían venido preparando durante decenios, ahora podían practicarlo sin disimulo ni verguenza, por fín podrían disparar contra objetivos vivientes, por fín podrían jugar con sus misiles y bombas, tendrían la oportunidad de jugar al cazador y cazado, podrían sus carros blindados recorrer calles y pueblos atemorizando a la población, sus voces de mando, fuertes y socarronas se oirían desde lejos, su poder de fuego llegarían hasta los mismísimos Estados Unidos de América.

El motivo central de esta carta, es poder hacer un breve análisis del comportamiento histórico de nuestras FF.AA. las mismas que sin ruborisarse hacen -o al menos, han hecho - un uso desmedido y demagogo de adjetivos como, lealtad, honor y disciplina.

Podria extenderme bastante, si comenzara tal análisis ya desde los albores mismos de nuestra Independencia, fijando el comportamiento del General Freire, que le costó el destierro (voluntario?) nada menos que al que la historia recoge como el Padre de la Patria, O`Higgins.

Podría analizar el comportamiento vuestro durante el mandato de Balmaceda, que al final terminó de la misma forma que Allende, o quizás ya más cerca en el tiempo, el periódo de efervecencia militar en la década de los 20 a los 30. Más cerca aún, " El Tacnazo " ( que algunos involucrados orgullosamente afirmaron, que este alzamiento, fue el preludio del 11 de septiembre de 1973 ) Llegamos al tanquetazo.
Hasta este momento, hasta el tanquetazo, podemos decir que cada movmiento militar ocurrido –con alguna excepción, a principios de los años 30 – habían sido iniciados y resueltos por militares, sectores que en pos de intereses propios se alzaban, pero las tropas leales al mandato constitucional, salían en defensa del gobierno constituído, siendo siempre los alzados vencidos y juzgados con todas las garantías de un Estado de Derecho y estríctamente sujetos a las leyes internacionales que rigen en estos casos para prisioneros de guerra, nunca existió del poder civil, algún tipo de venganza desmedida contra quienes rompían la verticalidad del mando institucional, o contra aquellos que ponían en peligro la seguridad nacional al involucrarse en eventuras irracionales, pero en ninguno de los casos mencionados, - ni la historia recoge algún ejemplo parecido, - los militares se han valido de sus mujeres para dar el empujón final, nunca las mujeres de los oficiales del alto mando, se entrometieron en asuntos tan delicados y complejos, para los cuales nunca estuvieron preparadas, quién las empujó en esa estrategía? Estrategia cobarde y asolapada, cuya única meta final era dejar el campo abierto para el ataque final al poder constituido.

Este detalle muestra por si sólo hasta donde llegaba ya la degradación moral en algunos elementos militares, degradación que se haría más latente mientras más poder se adjudicaba el Jefe Supremo de la instituciones militares de nuestro país.

Afortunadamente los ejemplos dejados por otros militares que se perpetuaron en la historia, a través de un pasado militar inmaculado, son muy superiores a aquellos que sólo han dañado la imagen de la institución. Para este análisis sólo tomaré algunos ejemplos posteriores al Golpe de Estado de 1973, que por lo demás será fácil de comprobar en cualquier emeroteca de la época, y ctual.

Es de todos conocido que el asesinato del Comandante en Jefe del Ejército, General René Schneider Ch. Fue organizado, planificado y ejecutado por elementos de la ultra derecha chilena. Hasta ese momento, el único grupo de estas caracteristicas conocido en el país, era Patria y Libertad, estos, coaludidos con oficiales del alto mando, y, apoyados por una potencia extranjera, llevaron a cabo tal asesinato, la intención era crear un caos inmediato al interior del ejército, impidiendo asi que el Congreso Nacional pudiera manisfestarse y elegir democrátimente a Salvador Allende como el próximo Presidente de la nación, con esta acción el grupo conspirador confiaba crear las condiciones para un temprano Golpe de Estado.

Este primer acto de irracionalidad política sería sólo un adelanto de los métodos que en Chile se comenzarían a usar para conseguir propósitos aún mayores, Aunque la historia tiende a dejar atrás un acto bárbaro relacionado estrechamente con este asesinato, que nos muestra hasta que punto llegaba ya la indecencia moral en algunos elementos de rango superior.

A las pocas horas del atentado mortal en contra de ese brillante general, el departamento de inteligencia de la armada había encontrado al culpable, era un militante de una fracción que apoyaba a la coalición que llevó a Salvador Allende al poder, el detenido se encontraba confeso y era necesario un juicio rápido, el tiempo se agotaba y la reacción debía ser urgente. Chile estaba atónito ante semejante irracionalidad El crimen perpetrado había traspasado nuestras frontera, mediante una perentoria orden de la policía civll, el detenido fue llevado al cuartel de investigaciones, bastó sólo un vistazo, para comprender que el sujeto había sufrido apremios físicos, se le ordenó desnudarse desde la cintura abajo, tenía los testículos como bolsas, descubriéndose de inmediato que a fuerza de golpes y tortura, se le había obligado a confesar un crimen que nunca cometió, al mismo tiempo algunos medios de información derechistas intentaban subir los ánimos en los cuarteles, culpando a la izquierda del atentado. A los pocos días se decubrió la verdadera trama. Los gestores, y ejecutores de tal asesinato eran militares del alto mando y sectores de la ultra derecha chilena, en concomitancia con los EE.UU de Nixón.

Sería extenderme demasiado, relatar la actitud de los involucrados y su destino final, ya que con el tiempo la Doctrina Schneider fue erradicada de los manuales militares, alguien o algunos ganaban con la desaparición de este noble general de la república.

Pero este método - el de sacrificar a otros más débiles, para ocultar sus crímenes - no sería el único ejemplo dejado para la historia de una profunda degradación moral y ética al interior de aquella institución, por la cual años atrás nos sintiéramos orgullosos de presentar nuestros respetos y admiración.

He tomado este ejemplo, porque creo que para llegar a este punto, el de asesinar al más alto oficial de la república, sólo para conseguir sus propósitos indignos. De la lealtad, disciplina y honor del soldado, poco debía de quedar ya. No fue suficiente con tan vil acto, sino que se intentó además mediante tortura previa, involucrar a un inocente para ocultar sus propias culpas. Lo que me lleva a pensar que de esa cohesión de la que tanto nos predicaban durante la dictadura, no era más que otra falacia organizada por la propaganda, pero. Qué se esconde atrás de tan severa afirmación ?

Esta pregunta la intentaremos responder luego de que conozcamos una serie de hechos, que por su magnitud, pasaron a ser una caracteristica de quienes nos gobernaron durante 16 años, y lo que es de temer, que dichas estrategias la han seguido usando ya a 33 años de iniciado el proceso de desintegración de todo concepto militar, donde la mentira, el cinismo agresor y la burla hacía las victimas, siguen presentes.

Esto es lo que pretendo mostrarles en esta carta a las nuevas generaciones de militares. - ya que a perro viejo, es dificil enseñarle a sentarse.-

El General Schneider dejó un legado, que otros se encargaron de borrar, el ejército chileno ha pagado un alto precio por aventuras egoistas y personalistas de algunos altos oficiales, muchos generales de gran valía se han visto en la obligación de hacer abandono de la institución por la ambición de ciega de otros. Para un alto oficial que ha dedicado su vida a una profesión que abrazó siendo aun un adolecente, a la que ha dedicado sus mejores esfuerzos y años para servirla, impregnarla de los valores entregados por nuestros héroes, quitarla de toda contingencia política, y, preparándola para la misión a la que fueron creadas. Para ese oficial es un motivo de orgullo ver que llega el momento de decir adiós a las armas, más orgullo, si lo que intentó leal y honestamente, ha dejado alguna huella en las nuevas generaciones, cuando es reconocida su labor, como hombre leal a su institución, entonces su obra es aplicada, ese oficial ha logrado dejar las filas como un hombre de honor.

Cuando ese legado se censura, se prohibe, se esconde, se declara proscrito a su creador. entonces aquel que tiene miedo a las palabras, y, amparado en el poder, se convierte en una apóstata de la fe militar.

Traer acá ejemplos de esta apostasía, sería también extenso y cansador, porque nuestra historia comtemporánea tiene muchos eslabones de los cuales el orgullo, no es precisamente la lección principal. Por lo tanto haré un resumen breve de hechos acaecidos durante la dictadura, como muestra candente, de que tal cohesión al interior de las FF.AA no era tal, que lo que reinaba por todos los pasilos del poder, era la propaganda organizada, la mentira reiterada, el engaño, el miedo como doctrina de ese poder. Me limitaré a relatar una serie de hechos que terminaron siendo simbólicos, por la crudeza empleada, por sus métodos, y, por los intentos fracasados de confundir al pueblo con mentiras nacidas al amparo de quienes administraban los órganos de comunicación perteneciente a la tiranía.
Toda esta suma de hechos deja claro que Chile fue gobernado por una pandilla de vulgares delincuentes organizados desde el estado mismo, que involucraron profundamente a una institución centenaria, por la cual el pueblo algunas vez se sintió orgullosa.

Ya hemos visto que el elevoso asesinato del General Schneider, fue cometido por una derecha reaccionaria, apoyada por elementos del alto mando militar, hemos visto la forma de como intentaron esos sectores, inventar un culpable ajeno a los hechos y próximo a sus enemigos, para obtener asi resultados inmediatos, ya planificados con anterioridad, en esa oportunidad les falló todo el entramado, muchos de los culpables terminaron ocultándose en paises vecinos, mientras que el General Viaux, eterno conspirador de la derecha, luego de otros fallidos intentos de hacerse con el poder, fue la única cabeza visible, que salió a cumplir una pena de cinco años de entrañamamiento a un país donde fue tratado como héroe, ya que en el Paraguay de ese entonces, otro dictador sostenía todos los hilos del poder. No hubieron torturas, ni desaparecidos, ni vejados por el Estado de Derecho imperante en ese Chile socialista. Si este general ya retirado de las filas castrenses, pudo disfrutar de una agradable estadía en ese país, con el apoyo y reconocimiento del propio Pinochet, que astuto, se encargó de tenerlo grato, pero muy lejos de Chile.

Se hace necesario, en beneficio de este resumen, que a veces tengamos que retroceder en la historia reciente y próxima al combate final por la Moneda, en un intento de ir mostrando la verdadera cara de quienes amparados en las sombras esperaban sólo el momento del zarpazo final, sin importales que en el camino fueran quedando grandes hombres y honestos generales como el General Mahn, el General Gonzalez, el General Sepulveda, el General Pikering y finalmente el General Prats, la lista es larga. Muchos cayeron ese mismo 11 de septiembre, por mantenerse leal a los postulados recibidos por estos generales de más antiguedad. Sucedió en todas las ramas de la Defensa Nacional y en Carabineros. La verticalidad el mando no tuvo importancia para aquellos que querían el poder, esa verticalidad quedó rota hasta el día de hoy, el ejemplo entregado por las fuerzas golpistas, no se pudo reparar a golpe de crímenes, amenazas, decretos de urgencia, y una propaganda falaz. El ejército chileno se autodestruyó, esa destrucción comenzo con la aventura de Viaux en el llamado " Tacnazo " se fue profundizando hasta límites insospechados, hasta la paranoía de Pinochet que veía un golpe contra él por todas partes. Ya con el Tanquetazo muy poco quedaba en pié de la mal llamada disciplina prusiana,. Luego vino la forzada caída de Prats, para ese entonces Las F.AA. se componían ahora de tres grupos claros y definidos.

Aquellas FF.AA. gloriosas del pasado, que la propaganda de la dictadura no perdía oportunidad de usar para sus fines propios y de acuerdo a la ocasión, Asi tenemos que de pronto la imagen de O´Higgins, de Portales, de los héroes de la Concepción y otros tantos, se actualizaron para inudar a la civilidad de unas glorias que ya no existían, habían sido sepultadas difinitivamente bajo la ambición y cobardía de unos cuantos generales y almirantes.

Luego otro grupo sería aquel conformado por los golpistas y nuevamente apoyados por la habitual propaganda incesante, eran ellos los salvadores de la patría, eran ellos quienes exterminarían el marxismo que sólo desgracias trajo al país, eran ellos los nuevos héroes emuladores de aquellos que en batallas épicas, marcaron el destino de la nación, eran ellos los iluminados, los llamados por la divinidad a dirigir los destinos de millones de seres, quien no compendiera esto, formaba de inmediato parte del tercer grupo, el de los traidores, el de los enemigos de esa nación restaurada, a quienes se debía de quitar del medio, a quienes se eliminarían, este grupo era el de los marxistas, los comunistas, no importa donde se encontraran, podian estar en las mismas FF.AA. en la Iglesia Católica, exiliados en otros paises, podian ser obreros, generales, ministros o estudiantes, podían estar en las organizaciones de derechos humanos, en las escuelas, en los sindicatos - entonces prohibidos, pero no dsaparecidos - en las universidades. No importaba el lugar, se estaba con ellos, o eran sus enemigos, y para ello los métodos de amedrentamientos tendrían que ser efectivos, para la guerra se habían preparado durante décadas, ahora era la oportunidad de emplear las diferentes estrategias, claro, adaptadas a sus necesidades y criterios.

Tuvo que pasar bastante tiempo antes de poder ir conociendo lo que sucedió realmente ese 11 de septiembre, tuvieron que pasar algunos años para descubrir la verdadera personalidad del autodenominado Jefe Supremo de la Nación, un general de cinco estrellas, tratando de gallo chueco al huevon del Presidente que en defensa del mandato del pueblo ofreció su vida, luchando con un puñado de hombres, frente a todas las FF.AA. En cambio quienes se consideraban los valientes soldados no se movieron de sus lugares de mando, a buen recaudo del enemigo invisible. fueron otros los que hicieron su ansiada guerra por ellos.

Es importante establecer que el pueblo chileno no odia a sus FF.AA. como institución, sería injusto decir que todo el andamiaje militar es un reflejo de quienes abusaron del pueblo, pero ese pueblo tampoco olvida 16 años de humillaciones, vejaciones, maltratos, torturas y crímenes alevosos cometidos en contra de seres indefensos. La desconfianza será muy larga, hasta que algún general honesto y valiente reconozca sin condiciones, que quienes se levantaron contra el pueblo lo hicieron a nombre de un grupo que en las sombras dirigió la orquesta fúnebre que bombardeó el Palacio Presidencial una fria mañana de septiembre, cuando ese general -que vendrá- reivindique la memoria de aquellos que dejaron su legado de honor y lealtad para con su juramento, entonces recién se podrá comenzar a recontruir las verdaderas FF.AA. aquellas, las depositarias de las grandes gestas épicas del pasado, no las FF.AA. de los sátrapas golpistas.

Chile celebra el 19 de septiembre una tradición, donde otros elementos permiten al chileno olvidar el verdadero significado de ese día, el pueblo no celebra a quienes indigamente se mimetiazn hoy con quienes están lejos de ser verdugos de sus hermanos.

No he pretendido hacer una revisión histórica de ciertos acontecimiento acaecidos en el Chile oscuro. Los hechos relatados en esta carta tienen, ni más ni menos, esa importancia histórica que cada cual quiera reconocerle, pero al mismo tiempo tienen al menos dos puntos de congruencia que por más que se pretendan distorsionar los mismos, no se podrá. La hegemonia institucional, o esa cohesión tan retóricamente usada, ya fue gravemente lesionada con la aventura del Tacnazo, quienes se propusieran como meta quebrar la moral militar, lo lograban en esa aventura. Luego la profundisarian con otra aventura aún de más graves consecuencias, " El tanquetazo, " teniendo como desenlace final, el cruento Golpe de Estado, la misma mano gestora estaba atrás de todo ese proceso, el precio lo pagarían otros, el General Mahn junto a otros altos oficiales de gran valía eran las primeras víctimas de estos juegos de guerra, juegos que dejaban víctimas inocentes, mientras que en las sombras, otros se escondían a buen recaudo. Luego ya conseguido sus propósitos, quebrada la moral y los principios militares, comenzo la propaganda, basada en la mentira constante a ser parte cotidiana como estrategia para gobernar.
Nunca las autoridades de turno, reconocieron los crímenes cometidos por sus subordinados, muy por el contrario, aquellos involucrados en atropellos graves a los derechos humanos, siempre terminaron siendo ascendidos, mientras aquellos que los denunciaban, o eran alejados de inmediato de las filas, o perseguidos por miembros de la inteligencia militar. Asi quienes deberían de ser marginados de inmediato de las filas, eran premiados, y, aquellos que por defender los pricipios básicos del militar, eran castigados, acá no se puede hablar de cohesión, ni menos de honestidad y lealtad, la verdad permaneció oculta mientras pudieron mantenerla oculta, entonces ahora se trataba de buscar cabezas de turco para dejar al lider, al jefe de todo ese aparataje, fuera de todo riesgo.

Existía un profundo malestar al interior del ejército por el rumbo tomado, lo que ya desmiente todo lo relacionado a la siempre nombrada cohesión, tal cohesión no era otra cosa, que el producto del miedo que sentían aquellos que se convertían paulatinamente en disidentes al interior de las FF.AA, unido este factor, a la propaganda sistemática y a la mentira sin escrúpulos para seguir extendiendo el terror, llegamos a las posibles causas que permitieron el mantenimiento de un sistema inicuo para todos aquellos que fueron cómplces del dictador.

Podría continuar con una lista interminable de hechos violentos a manos de los sicarios del régimen militar, operaciones secretas y codificadas, organismos represores practicamente autónomos, que se disputaban el macabro privilegio de ser los más silenciosos y eficaces en el extermino sistemático de opositores. Pero como he señalado, haré una relación de hechos -al menos lo intentaré- cronológicamente desde el mismo Golpe de Estado, hasta casi ya el ocaso del dictador, por asuntos de síntasis, no me extenderé sobre la profunda sangría al interior de las FF.AA durante la larga tiranía, ya que en las cuatro ramas de la defensa, comenzaron de inmediato a eliminar a todos aquellos que el mismo día 11 de septiembre se opusieron al golpe, desde generales llegando hasta soldados conscriptos, hasta el día de hoy no se ha logrado establecer una estadística fiable, sobre los acontecimientos ocurridos ese día y en los días posteriores.

La corrupción de algunos cómplices del tirano es tan profunda, que se extiende incluso ya con Pinochet fuera del ejecutivo, un coronel aparece sospechosamente suicidado, esto, ya en los año 90. atras de el aparente suicidio se esconden otros elementos, que hoy se investigan, tiene relación con un contrabando de armas, mientras Pinochet era comandante en jefe aún, hacía un pais del Báltico en conflicto armado, por lo que los organismos internacionales prohiben tales operaciones, el responsable de ese envio, subordinado de Pinochet, aparece misteriosamente muerto cuando le tocaba declarar sobre tal contrabando, hoy se sabe que los sicarios de la dictadura todavía operaban como en sus mejores tiempos, incluso ya en democracia.


Cronología de un Estado dedicado al terrorismo

" Caravana de la Muerte*

Los militares nos sacaban de la cárcel para llevarnos a distintos lugares para ser interrogados en base a torturas. Quedábamos muy deteriorados por los golpes y la mala alimentación. Con quien más se ensañaban era con Eugenio Ruiz-Tagle y Mario Silva. En cada oportunidad que los sacaban volvían con los cuerpos como bolsas debido a los golpes de puño, palos y con elementos de goma", relata al "prisionero" Hugo Saavedra Escobar.
Sergio Diez y Jaime Guzmán, además del ministro Gonzalo Prieto, reaccionaron con horror frente a los relatos de cómo habían sido asesinados Ruiz-Tagle, Mario Silva Iriarte y otros ejecutados en Antofagasta el 19 de octubre. Y se entiende. Porque entre los relatos de los sobrevivientes de la masacre quedó la huella de un capítulo para no olvidar.

Huellas que hacen recordar que Eugenio Ruiz-Tagle tenía sólo 26 años en octubre de 1973. Ingeniero civil, era gerente de la empresa estatal Inacesa, en Antofagasta, y como tantos otros dirigentes de la Unidad Popular, se presentó voluntariamente ante las nuevas autoridades militares, acuarteladas en el edificio de la Intendencia, cuando su nombre apareció en un bando militar después del Golpe.

"Un día me llevaron al lugar denominado Cerro Moreno. Me sorprendió que me encontrara con Mario Silva y otras personas, como Eugenio Ruiz-Tagle y el vicerrector de la Universidad de Antofagasta, Héctor Vera. Allí permanecimos hasta fines de septiembre de 1973, lapso en el cual el único que fue torturado fue Eugenio. El traslado a la cárcel de Antofagasta se hizo en un camión sin baranda, un trayecto que se hizo lento y los militares nos pusieron un pie en la cabeza y nos apuntaban con la metralleta para que toda la ciudad se diera cuenta de lo que pasaba". Así relata su encuentro con Ruiz-Tagle, Silva y otros "prisioneros", Hugo Saavedra Escobar.

El "tratamiento" en Antofagasta se hizo más duro y violento, relata Saavedra: "Los militares nos sacaban de la cárcel para llevarnos a distintos lugares para ser interrogados en base a torturas. Quedábamos muy deteriorados por los golpes y la mala alimentación. Con quien más se ensañaban era con Eugenio y Mario Silva. En cada oportunidad que los sacaban volvían con los cuerpos como bolsas debido a los golpes de puño, palos y con elementos de goma".

"El 18 de octubre, en horas de la noche, hubo mucho ajetreo en la cárcel, razón por la cual y a pesar de mi deteriorado estado de salud, me levanté y pude mirar a través de un orificio, como los militares sacaban desde la celda del frente a la mía a un detenido, Nelson Cuello, funcionario de Corfo, subordinado de Silva. Lo sacaron en andas por el hecho de que, posteriormente, supe que, durante la tortura, en el interrogatorio, le había quebrado la espina dorsal..."

Blas Espinoza, otro de los prisioneros que sobrevivió, también compartió con Ruiz-Tagle y Silva y vio cómo bajaban a Cuello "en andas" desde el 4º piso de la cárcel la noche del 18 de octubre. "Escuché que se quejaba... Al día siguiente un mozito, el que lo bajaba, me dijo que "a Nelson Cuello le habían roto la columna vertebral y por ello habían ordenado su ejecución".

A la mañana siguiente Eugenio Ruiz-Tagle, Mario Silva, Nelson Cuello, Washington Muñoz y otros diez prisioneros ya no estaban. Habían sido ejecutados a golpes de corvo, "condenados a una muerte lenta", como dijo el general Joaquín Lagos. Veintisiete años más tarde, sus cuerpos despedazados y la columna quebrada a golpes de Nelsón Cuello esperan por un fallo.
La comitiva militar recorrió el norte y sur del país tras el golpe militar de 1973 con la misión de uniformar criterios sobre la administración de justicia para los prisioneros políticos.

De acuerdo a los antecedentes recopilados y que forman parte del expediente del ministro Juan Guzmán, se ha podido establecer el homicidio calificado de 57 personas y el secuestro calificado de otras 18.
Por estos crímenes, el 10 de junio de 1999, el ministro de fuero juan Guzmán que investiga el caso ordenó la detención de cinco ex oficiales del Ejército involucrados en los hechos de la Caravana de la muerte.
El general (R) Sergio Arellano Stark jefe de la comitiva, el coronel (R) Sergio Arredondo, el mayor de Ejército Marcelo Moren Brito, el capitán Patricio Díaz y el brigadier (R) Pedro Espinoza, fueron sometidos a proceso por el delito de secuestro calificado en los hechos que culminaron con la ejecución de 19 personas en Calama, Copiapó y Cauquenes en octubre de 1973.

Operación Condor *

Esteban Cuya
Investigador del Centro de Derechos Humanos de Nuremberg

Paraguay gozó de un gran prestigio entre los criminales anticomunistas de diversas regiones del mundo durante el período dictatorial del general Alfredo Stroessner, de 1954 a 1989. Además de su ubicación estratégica en América del Sur, Paraguay les ofrecía una "estabilidad política envidiable", garantías de impunidad de los delitos cometidos "y por cometerse", así como todo tipo de facilidades jurídico-administrativas, financieras, y logísticas.

Fascistas italianos, nazis alemanes, terroristas croatas y cubanos, anticomunistas argentinos, brasileños y españoles, sicarios bolivianos, genocidas chilenos, y todo tipo de militares y civiles involucrados en violaciones de los derechos humanos, tráfico de armas, espionaje, y operaciones criminales eligieron Paraguay como su lugar de refugio, y fueron acogidos por las más altas autoridades del país como "combatientes por la libertad" y "héroes internacionales".

El régimen dictatorial conducido por el general Stroessner, con la colaboración de militares y empresarios conservadores, ofreció el contexto de "paz" e impunidad que buscaban criminales como el médico nazi Josef Mengele, el jefe de la Logia Masónica P-2 Licio Gelli, el franquista español Juan León Cordón, entre otros personajes anticomunistas que se establecieron en Paraguay. Muchos de los agentes secretos chilenos, responsables de graves violaciones a los derechos humanos, detenciones y desapariciones, como Miguel Estay Reyno, "El Fanta" continuaron hasta 1992 residiendo con nombres falsos en Paraguay.

Ya desde fines del siglo pasado Paraguay había ejercido una fuerte atracción para racistas alemanes como el doctor Bernard Forster, quien fundó allí la colonia Nueva Germania, con el objetivo de aplicar su programa de pureza racial.
El "modelo paraguayo" de totalitarismo que aseguraba la "paz social a cualquier costo" fue elogiado entre otros por el entonces Presidente norteamericano Richard Nixon, quien reconoció que Paraguay constituía un eje estratégico clave para la lucha contra el comunismo. El 4 de mayo de 1968, al llegar a Asunción, Nixon le dijo a Stroessner: " En el campo de los asuntos internacionales, no conozco otra nación que se haya levantado más fuerte que la suya en contra de la amenaza del comunismo".

La dictadura paraguaya despertaba envidias entre los militares del cono sur d América, que igualmente aspiraban a dirigir el destino de sus países por períodos prolongados que les permitieran concretar sus proyectos a largo plazo. Por esta razón, muchos de los principales agentes secretos de las tiranías latinoamericanas confluyeron en Paraguay en diversas oportunidades a fin de aprender de su experiencia represiva y coordinar estrategias para "limpiar a la región de la potencial amenaza del comunismo y la subversión.

Desde fines de los años 60 existían relaciones fluidas entre oficiales de las fuerzas armadas de Sudamérica, quienes habían recibido juntos especialización contrainsurgente en las academias militares norteamericanas, donde se forjaron lazos de amistad y familiaridad. En otras etapas al interior de la región, militares latinoamericanos habían convivido por períodos de seis meses a dos años en centros de formación de Argentina o Panamá. Estas relaciones de militares argentinos con sus similares uruguayos, paraguayos, brasileños, chilenos, bolivianos y peruanos, tendrían sus frutos en los años de las dictaduras, algunos de los cuales veremos a continuación.

EL CASO PRATS*

El 30 de setiembre de 1974, en Buenos Aires, a las 00.40 horas, cuando retornaban a su domicilio luego de una reunión social, el ex Vice Presidente de Chile y Ministro de Estado en el gobierno de Salvador Allende, general Carlos Prats Gonzáles y su esposa Sofía Cuthbert sufrieron un atentado con una bomba a control remoto que les quitó la vida.

Así culminó uno de los primeros operativos en el exterior de la Dirección de Inteligencia Nacional de Chile, DINA, comandada por el general Manuel Contreras, quien consideraba a Prats como uno de los rivales de más fuerza del general Augusto Pinochet.

Entre los responsables del atentado contra los Prats se identificó a Michael Townley, norteamericano experto en electrónica y agente especial de la DINA, Juan Luis Bulnes Ossa, chileno ultraderechista, y el mayor del ejército chileno Armando Fernández Larios, quien en octubre de 1973 integró la "caravana de la muerte", del general Sergio Arellano Stark, que masacró a 72 prisioneros en cinco ciudades chilenas.

Para el seguimiento de Carlos Prats, en la fase preparatoria del crimen, los agentes chilenos utilizaron placas de la Dirección Federal de la Policía de Buenos Aires, credenciales de la Dirección de Migraciones, automóviles asignados al ejército argentino, etc. Así como este, hubo muchos otros casos en los que policías o militares chilenos actuaron con total libertad en territorio argentino contra ciudadanos que huían del régimen de Pinochet.

EL CASO LEIGHTON *

Otro Ex Vice Presidente de la República de Chile, y abierto opositor al régimen de Pinochet estuvo en la mira de los servicios de inteligencia. Ahora se trataba de Bernardo Leighton, alto dirigente del Partido Demócrata Cristiano, a quien cuando se hallaba de visita en Roma se le prohibió regresar a su país, bajo la acusación de desarrollar "actividades antichilenas". Leighton promovió el acercamiento de la Democracia Cristiana con los grupos políticos de izquierda, a fin de trabajar juntos por el retorno al sistema democrático en Chile.

El 6 de octubre de 1975, Pier Luigi Concutelli y Salvatore Falabella, neofascistas italianos, aliados de Stefano delle Chiaie, temporalmente al servicio de la DINA, atentaron contra Bernardo Leighton y su esposa, cuando estaban por ingresar a su domicilio en Roma. Leighton recibió un disparo en la frente y la bala salió por su oído izquierdo. Ana Fresno, su esposa, fue baleada en el pecho. Ambos sobrevivieron luego de varias intervenciones quirúrgicas y pudieron identificar a sus agresores.

Michael Townley, el norteamericano integrado a la DINA, que actuaba también con el nombre de Kenneth Enyart, y su esposa Mariana Inés Callejas, chilena ocultada bajo el nombre Ana Pizarro, habían coordinado en Europa (igual que en el caso Prats) los detalles para el crimen de Bernardo Leighton, encargado a los grupos Avanguardia Nazionale y Ordine Nuovo, de Stefano delle Chiaie. Incluso se contó con el apoyo de agentes de la policía secreta del régimen franquista español, según reveló el fascista italiano Aldo Tisei a la Corte de Bologna.

EL CASO LETELIER *

El 21 de setiembre de 1976 la DINA ejecutó otro de sus operativos en el exterior. Esta vez actuó en el corazón mismo del gigante norteamericano, asesinando en Washington D.C. a Orlando Letelier, ex ministro de Estado en el gobierno de Salvador Allende, y personaje clave de la oposición chilena, a quien pocos días antes Pinochet le había quitado la nacionalidad, por "haber llevado a cabo en países extranjeros una campaña publicitaria tendiente al aislamiento político, económico y cultural de Chile", y "por influir en la política exterior norteamericana demandando la suspensión total de su ayuda militar a Chile". En el atentado, cometido con bomba a control remoto, también murió Ronnie Moffit, quien trabajaba con Letelier en el Instituto de Estudios Políticos.

Igual que en los casos antes mencionados, el responsable de coordinar el operativo fue el norteamericano Michael Townley, un agente incondicional a Manuel Contreras, jefe de la DINA. "Desde que lo liberamos, Letelier ha estado dando problemas al gobierno en el exterior", le dijo Pedro Espinoza, asistente principal de Contreras, a Townley, cuando le precisó las instrucciones para la misión de asesinar a Letelier en Estados Unidos.

Para este asesinato el Mayor del Ejército chileno Armando Fernández Larios realizó previamente un minucioso trabajo de seguimiento de Orlando Letelier en Washington D.C. Townley confesó a la justicia norteamericana que él mismo, con la ayuda del cubano anticastrista Virgilio Paz, fabricó el artefacto explosivo a control remoto y lo colocó en el automóvil de Letelier. En el crimen también participó Dionisio Suárez, del Movimiento Nacionalista Cubano.

Unas semanas antes, agentes secretos chilenos habían obtenido en Asunción pasaportes paraguayos y visas para ingresar a los Estados Unidos. También la cancillería chilena entregó a agentes de la DINA pasaportes con nombres falsos. Ahora, con el descubrimiento de los archivos del terror, en Paraguay, se confirma que el asesinato de Letelier fue gestado por Manuel Contreras, dentro de la

"Operación Cóndor"

De acuerdo a las investigaciones realizadas en relación al asesinato de Orlando Letelier, se ha logrado establecer que el general chileno Manuel Contreras, jefe de la DINA, concibió y organizó la Operación Cóndor, que tuvo como tarea "La recolección, el intercambio y el almacenamiento de datos de inteligencia relacionados con los activistas de izquierda, los comunistas y los marxistas, con el fin de eliminar a los terroristas marxistas y sus acciones en la zona". Esta acusación ha sido ratificada con algunos documentos hallados en los archivos secretos de la policía paraguaya.

Contreras viajó hacia Argentina, Bolivia, Paraguay, Venezuela y Estados Unidos, para exponer su proyecto represivo supranacional y convencer a los jefes de los servicios secretos de estos países sobre la importancia de la coordinación y cooperación "para eliminar al comunismo" y defender la sociedad "occidental y cristiana".

El general Contreras sostuvo desde 1974 varias entrevistas con el general Ramón Camps, Jefe de la Policía de Buenos Aires, quien años después diría que "en Argentina no quedan desaparecidos con vida. Asumo toda la responsabilidad y me siento orgulloso". Otro colaborador de Contreras, el general Iberico Saint Jeant, Interventor de la Provincia de Buenos Aires igualmente dijo en la época de la dictadura militar: "Primero mataremos a todos los subversivos, luego mataremos a sus colaboradores, luego a sus simpatizantes, luego a quienes permanezcan indiferentes, y por último, a los indecisos."

En agosto de 1975 en su esfuerzo para concretar la "Red Cóndor", Manuel Contreras se entrevistó en Washington D.C. con Vernon Walters, director adjunto de la Agencia Central de Inteligencia, CIA, de los EE.UU. En Venezuela se reunió con Rafael Rivas Velásquez, director del Servicio de Inteligencia venezolano. En Paraguay habló con los generales Benito Guanes Serrano, jefe de Inteligencia del Estado Mayor y Francisco Brites, Jefe de la Policía de la República.

Entonces, en el marco de la "Operación Cóndor" se logró concretar acuerdos amplios entre los servicios secretos de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, y se animó a la participación de Brasil y Perú. El campo de acción fue fijado entre los límites de todos los países miembros del acuerdo, estableciéndose facilidades para el desplazamiento clandestino de agentes de estos países, y la ejecución de operaciones represivas conjuntas.

También se aprobó la formación de equipos especiales de los países miembros, para viajar a cualquier parte del mundo, con el objetivo de eliminar a políticos opositores, subversivos o colaboradores de los grupos terroristas de cualquiera los países de la Operación. En el marco de este acuerdo se realizaron los operativos criminales antes mencionados.

Aún antes del golpe de estado en Argentina (marzo de 1976), ya se habían logrado acuerdos entre los servicios secretos de ese país y de Chile, para el intercambio de información "clave" y para facilitar la captura de militantes izquierdistas chilenos. Esta cooperación se logra perfeccionar con la "Operación Cóndor".

Numerosos militantes y simpatizantes de izquierda, chilenos, uruguayos, paraguayos, brasileños, y bolivianos, establecidos temporalmente en Argentina fueron capturados en ese territorio así como en Paraguay, por agentes policiales de sus respectivos países, en el contexto de esta coordinación represiva llamada "Operación Cóndor". Quienes más persecución sufrieron en Argentina fueron principalmente los líderes y militantes del MIR chileno. Igualmente los grupos de derechos humanos han documentado casos de represión policial contra ciudadanos alemanes, españoles, judíos y peruanos, entre otros que figuran entre los miles de desaparecidos.

Tal como se ha demostrado en diversos procesos judiciales, los servicios secretos de Chile y Paraguay tuvieron a su disposición las líneas aéreas estatales, (LAN CHILE, Líneas Aéreas Paraguayas) así como "carta blanca" en las cancillerías, el servicio de correos, los tribunales de justicia, etc.

Igualmente encubrieron sus actividades con empresas comerciales e industriales "fantasmas". En Chile se crearon 30 empresas ficticias al servicio de la DINA y un centro de operaciones formal: La Empresa Pesquera Chile, de San Antonio. La incursión en el mundo empresarial y financiero sentaría las bases para crear mecanismos de protección de los agentes secretos, una especie de ODESSA chilena, dirigida por el general (R) de la Fuerza Aerea Chilena, Vicente Rodríguez.

Desde mayo de 1975 numerosos activistas políticos chilenos son detenidos por la policía argentina y paraguaya y luego son entregados a la DINA. Jorge Isaac Fuentes Alarcón, militante del Ejército Revolucionario del Pueblo, fue arrestado por la policía paraguaya cuando cruzaba en ómnibus la frontera desde Argentina. Después fue entregado a los agentes de la DINA en Paraguay y trasladado ilegalmente a Santiago, a Villa Grimaldi, donde se perdieron sus rastros. En la captura e interrogatorios de Fuentes Alarcón participaron, según estableció la Comisión Rettig, "los servicios de inteligencia argentinos, personeros de la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, que mantenía informada a la Policía de Investigaciones de Chile del resultado de los interrogatorios, y la policía paraguaya, que capturó y permitió el traslado clandestino del militante chileno".

Jean Yves Claudet Fernández, de nacionalidad franco-chileno, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR de Chile, fue detenido el 1.11.1975 en el Hotel Liberty de Buenos Aires y después fue ejecutado por agentes de la DINA en esa ciudad. Aquí también hubo una colaboración muy cercana de policías argentinos con los agentes chilenos de la DINA, a fin de neutralizar la resistencia política de los activistas del MIR.

La Comisión de Verdad y Reconciliación de Chile, en su Informe Final documenta los casos de 33 ciudadanos chilenos desaparecidos tras ser capturados por agentes argentinos, paraguayos o brasileros y entregados a la DINA, solo entre 1975 y 1976.
El 22 de diciembre de 1992 el Juez José Agustín Fernández, descubrió casualmente el archivo secreto de la inteligencia represiva paraguaya, en una oficina de la "Sección Política y Afines" de la Policía de Investigaciones de Asunción, mientras investigaba el caso de Martín Almada, un profesor que había sido detenido y torturado en Asunción.

"Yo llevaba el proceso de una persona que había sido detenida y torturada entre 1974 y 1977. En ese caso él (Martín Almada) había solicitado sus antecedentes policiales por lo que procedimos a investigar en qué cuartel policial se encontraban" declaró el Juez Fernández. "El jefe de la policía de investigaciones nos dijo que estos archivos y antecedentes habían desaparecido durante el golpe de estado de febrero de 1989. No quedamos contentos con esa respuesta", agregó.

Fernández explicó que Martín Almada, investigó dentro de los círculos policiales y consiguió una información confidencial que le confirmó la existencia de los archivos. Entonces, de manera reservada se dirigieron a un lugar indicado donde descubrieron lo que el periodismo paraguayo bautizó como "Los archivos del terror".
"Cuando lo descubrimos era tanta la cantidad de documentos que era imposible dejarlos a disposición de la policía porque podrían destruirlos, quemarlos. Así que con la ayuda de un camión del Diario Noticias de Asunción los llevamos a mi despacho, y luego a un depósito del Palacio de Justicia", declaró el Juez.

En los archivos abundan documentos relacionados a casos de detenidos y desaparecidos paraguayos que el gobierno siempre había negado tenerlos bajo su poder, por lo cual el Juez Fernández sostuvo :" Hay testimonios de que en Paraguay hubo tortura, encarcelamiento de activistas políticos, un estilo de vida, un sistema de control sistemático de mucha gente". Estos documentos van a dar muchas luces en los 18 procesos sobre violaciones a los derechos humanos que actualmente se ventilan en los tribunales de ese país.

El ex dictador Alfredo Stroessner, ha sido implicado recientemente en el asesinato de Benjamín y Rodolfo Ramírez, dos hermanos acusados de pertenecer al grupo armado opositor, Organización Política Militar, que supuestamente intentaba derrocarlo. Según los documentos hallados en los archivos secretos, Stroessner conocía todos los detalles de este y de otros crímenes, y había intercambiado comunicaciones con el jefe de investigaciones de la policía, Pastor Coronel, unos de los más sanguinarios torturadores de Paraguay.

Lo sorprendente del caso es que este archivo de los servicios de seguridad de Paraguay, incluye también numerosos documentos relacionados a la "Operación Cóndor" gestada por Manuel Contreras, el conocido violador de los derechos humanos, jefe de la DINA. La documentación hallada ha confirmado que en el marco de este "Acuerdo de Cooperación" se cometieron los asesinatos del ex ministro chileno Orlando Letelier, del ex presidente de Bolivia, general Juan José Torres, asesinado en Argentina; de los legisladores uruguayos Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, así como del doctor Agustín Goyburú, dirigente del Movimiento Popular Colorado, de Paraguay, y de cientos de activistas políticos chilenos, argentinos, paraguayos, y brasileños.

Aún más, recientemente el general paraguayo Benito Guanes Serrano, ex jefe de inteligencia del ejército, declaró ante el juez Arnulfo Arias, que en 1977, por su función de enlace entre la policía de Asunción y los agentes extranjeros, estuvo presente en la entrega de cinco personas arrestadas en Paraguay, a funcionarios de inteligencia de Argentina y Uruguay. Los "expulsados" de Paraguay fueron los uruguayos Gustavo Edison Insaurralde y Nelson Rodolfo Santana Scotto, y los argentinos Alejandro Logoluso Dio Martino, José Boll y Dora Landi Gill, quienes luego desaparecieron. Ahora el general Benito Guanes se halla con detención preventiva ordenada por el juez Nélson Mora, por el asesinato de los hermanos Benjamín y Rodolfo Ramírez Villalba. El atentado contra el Dr. Bernardo Leighton también fue parte de la "Operación Cóndor".

Se ha encontrado correspondencia de la policía de la región, registros y hojas de entrega de detenidos, fichas, fotografías y pasaportes de activistas de izquierda argentinos, chilenos, paraguayos y brasileños; planes de eliminación de sospechosos, reportes de desplazamientos de subversivos por el cono sur, análisis de las actividades de las Organizaciones No Gubernamentales de Desarrollo, ONGs de Paraguay, así como informes detallados dirigidos a Stroessner sobre asesinatos de sus opositores políticos.

También hay allí documentación que facilitó la estadía en Paraguay de mercenarios croatas, italianos, cubanos, chilenos, entre otros, y sobre la presencia de los criminales nazis en el cono sur de América, así como sobre el asesinato de agentes israelíes que los perseguían, las conexiones de los servicios secretos con la CIA norteamericana y el narcotráfico. Hay suficientes e irrebatibles pruebas de que se practicó el terrorismo de estado a escala internacional. La documentación hallada y los testimonios de varios de los agentes implicados, demuestra la complicidad de la policía y el gobierno de Paraguay con la brutal represión ejercida por las dictaduras de Argentina y Chile, así como con la de Brasil y Bolivia. También demuestra como el general Augusto Pinochet amparó la práctica del terrorismo de estado dentro y fuera de su país. Hay evidencia de que tanto Pinochet como Stroessner dedicaron especial atención al fortalecimiento y la coordinación de sus servicios de seguridad, objetivo para el cual se reunieron en diversas oportunidades.

Se alcanzó tanta eficiencia en la represión a los disidentes políticos, que incluso funcionarios del Departamento de Estado norteamericano reconocieron que "Los servicios de inteligencia del cono sur se han reunido y tienen un programa claro de ayuda mutua. La policía secreta anda por el mundo con gran libertad. En América Latina el sistema funciona casi a la perfección", tal como lo afirmó Patricia Derian, subsecretaria para asuntos de derechos humanos en A.L. del Departamento de Estado.

PORQUE NO SE DESTRUYERON LOS ARCHIVOS DE LA REPRESIÓN?

Es probable que los altos jefes militares y policiales implicados en las violaciones de los derechos humanos y que participaron de la "Operación Cóndor" tenían la esperanza de la restauración de la dictadura de Stroessner.
Cayeron en un exceso de confianza que los inmovilizó ante cualquier necesidad de destruir documentación que aunque era acusatoria contra ellos, al mismo tiempo les iba a seguir siendo útil en el futuro. Los registros de inteligencia están actualizados con respecto a Paraguay hasta el año 1991, dos años después del golpe que quitó el poder a Stroessner y terminó con su dictadura.

En realidad el descubrimiento de los "Archivos del Terror" se logró gracias a que policías descontentos con sus jefes colaboraron con las autoridades judiciales. Estos mismos policías han denunciado cómo reina la corrupción al interior de los organismos castrenses y policiales.

Para nadie en Paraguay era un misterio saber que los más altos jefes policiales y militares, intendentes, funcionarios públicos vinculados al general Stroessner formaban parte de la inmensa cadena de corrupción moral y política tejida en los largos años de dictadura de Stroessner.

El contrabando de autos robados en Brasil y Uruguay, y su posterior venta en Bolivia y Perú, el tráfico de cocaína, los casinos de juego, el lavado de dinero proveniente del narcotráfico, las cadenas de prostitución entre innumerables actividades ilícitas, eran ejercidas abiertamente por algunas de las más altas autoridades policiales y militares de Paraguay, tal como se ha comprobado en los últimos meses.
Más que dedicarse a su función de seguridad muchos de los jefes policiales y militares estaban atareados en la administración de sus negocios corruptos y llevaban una vida disipada, confiados en la impunidad con la que la dictadura los había premiado por su lealtad para mantener el orden establecido y "la paz nacional".

El coronel de Infantería paraguayo Luis Catalino Gonzáles Rojas, denunció en octubre de 1992 a varios de estos jefes militares y policiales implicados directamente en el contrabando de autos robados como el general de división Humberto Garcete, Comandante en Jefe del Ejército, y los generales Emilio Balbuena, Aladino Enciso, y Lorenzo Carrillo, quienes han sido procesados y sancionados por ese delito.(14)
El Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general Francisco Sánchez, ha sido destituído y procesado por extorsiones, estafa y por haberse apropiado ilícitamente de una empresa de juegos de azar. Francisco Brites, el tristemente recordado Jefe de la policía de Paraguay, amigo de Manuel Contreras, de la DINA, es propietario, junto con su esposa, de 130,000 hectáreas de terreno y de casi un centenar de fincas por todo el país.
Hoy estos jefes del ejército y de la policía de Paraguay enfrentan diversos procesos judiciales por sus delitos vinculados al contrabando de autos robados, la falsificación de documentos, la malversación de fondos públicos, etc. Sus actividades "empresariales" desplazaron a las ocupaciones policiales.

De esta forma se explicaría que los principales jefes de la policía y el ejército de Paraguay, vinculados al sistema Cóndor de represión hayan descuidado la seguridad de su archivo central, que está abriendo nuevos conocimientos sobre las actividades encubiertas de los servicios secretos del cono sur de América, y están ayudando a interpretar y comprender más cabalmente el destino de cientos de luchadores sociales y activistas políticos latinoamericanos.

Los documentos hallados se están procesando con la ayuda de personal de los organismos defensores de los derechos humanos de Paraguay, luego de rechazarse un ofrecimiento de la Agencia Interamericana de Desarrollo, AID, de los EE.UU., organismo que se ofreció para microfilmar los archivos.
Diputados paraguayos acusaron a la AID de pretender borrar las huellas de la colaboración de los servicios secretos de los EE.UU. con la dictadura paraguaya y los sistemas represivos del cono sur.

Convencidos de la importancia de la documentación descubierta, abogados y representantes de organismos de derechos humanos de Brasil, Argentina y Chile, viajaron a Asunción, a revisar "los archivos del terror", en los cuales han encontrado evidencias inculpatorias contra los jefes de los servicios secretos de la región.
Con el descubrimiento de "Los Archivos del Terror" en Paraguay se han abierto nuevas posibilidades para aplicar la justicia a los principales agentes represivos del cono sur de América, de tal modo que sus delitos no queden en la impunidad. La esperanza ha renacido en los familiares de las víctimas de la represión en Argentina, Paraguay, Brasil y Chile mientras que el general Manuel Contreras, así como sus protectores y cómplices (Léase Pinochet) "tiemblan" ante las nuevas evidencias de su terrorífico trabajo.

Notas :

(1) El Mayor del ejército chileno Fernando REVECO declaró a la periodista Patricia Verdugo que dos semanas antes del atentado contra Leighton, escuchó al Comandante del Regimiento Blindados, a quien Pinochet visitaba frecuentemente: "!Y qué te parece este desgraciado de Bernardo Leighton, las cosas que anda haciendo afuera". "Pensé que seguramente Pinochet lo había calificado de traidor a la patria o algo parecido delante de los oficiales", dijo Reveco. "Y no pasaron quince días cuando se supo del atentado contra Leighton y su esposa en Roma",agregó. VERDUGO; Patricia."Los Zarpazos del Puma" Pág. 63. CESOC, Santiago de Chile, Septiembre de 1989.

(2) En el proceso por el asesinato de Aldo Moro, en Italia, se descubrió que sus asesinos tenían pasaportes legítimos otorgados por las autoridades paraguayas. La información fue proporcionada por el Dr. José Fernández Estigarribia, Presidente de la Asociación de Abogados Latinoamericanos para los Derechos Humanos, en su Informe sobre la Política Exterior del Paraguay. "Coloquio sobre Uruguay y Paraguay, la transición del Estado de Excepción a la Democracia". Pág. 148. SIJAU, Montevideo, marzo de 1985.

(3) A fines de 1992 se descubrió en Santiago de Chile la "cofradía" que los ex represores y agentes de la DINA, juntamente con los oficiales y agentes de inteligencia militar habían organizado para asegurar el fácil cambio de nombre y la rápida obtención de nuevos documentos de identidad, tanto de los ex agentes como de sus familiares. Dicha organización, también conocida como "Sociedad Benefactora" igualmente les garantizaba la adquisición de pasaportes y visas de residencia en otros países, la transferencia de recursos económicos y financieros, y sistemas de desplazamiento para evadir los controles policiales y las demandas judiciales. La "Cofradía" funcionaba en un local de la calle Teatinos, a pocos pasos del Palacio de La Moneda y estaba a cargo del General (R) de la FACH y ex jefe de Inteligencia de esa institución,Vicente Rodríguez. (APSI 441, Santiago 1993)

(4) El Senador Zelmar Michelini, dirigente del Frente Amplio y el doctor Héctor Gutiérrez Ruíz, Presidente de la Cámara deDiputados de Uruguay, fueron secuestrados y asesinados en Argentina por un comando conjunto de militares uruguayos y argentinos.(Uruguay Nunca Más. SERPAJ 1989) AMORIN, Carlos; BLIXEN, Samuel. "Se destapa la multinacionadel Terror". Revista Cambio 16 Número 1114 Madrid 29. 3. 1993. Págs.10-15.

Carlos Berger Guralnik *

El 11 de septiembre de 1973 a las 5 y media de la mañana, sonó el teléfono en la casa de huéspedes de Chuquicamata. El periodista Carlos Berger, director de la radioemisora local El Loa, levantó el teléfono y escuchó la noticia que le comunicaba el gerente general de la empresa David Silberman: había comenzado, al parecer en Valparaíso, el golpe militar del que tanto se hablaba.
--Estábamos alojados en la casa de huéspedes. Carlos había llegado a hacerse cargo de la radio menos de tres semanas antes. Yo viajé a Chuqui quince días después, con nuestro hijo Germán, de poco menos de un año, a reunirme con el, cuenta la esposa del periodista, la abogada Carmen Hertz.
Berger salió de la casa pocos minutos después de la llamada telefónica. Llegó muy temprano al local de la radio y convocó a todo el personal, que no era numeroso, para darle a conocerla situación que se vivía. Las transmisiones se iniciaron a la hora habitual, con un noticiario en el que se informaba sobre el golpe en marcha. Sucesivos despachos noticiosos, basados en la información obtenida por radio o recibida telefónicamente desde Santiago, fueron mostrando el alcance y la gravedad de los sucesos.

Alrededor de las 10 de la mañana, sonó el teléfono en la radio y una voz militar perentoria reclamó al director. Carlos Berger se puso al aparato y escuchó la notificación del coronel Eugenio Rivera, comandante del regimiento de Calama, quien había asumido la jefatura de la plaza: debía suspender Inmediatamente las transmisiones y ponerse a disposición de las nuevas autoridades; la radio iba a ser ocupada militarmente. El coronel no esperó respuesta. La comunicación se interrumpió con un golpe seco. Berger reunió a sus colaboradores, les informó de la notificación y les dijo que se retiraran a sus casas. El se quedó y mantuvo la emisora en el aire.
-- De la casa yo me había ido a las oficinas de la empresa para tratar de saber algo más. Allí me enteré que Carlos seguía en la radio, transmitiendo, y de la orden militar. Me fui a la radio hecha un bólido y llegué en el momento en que era allanada.. Serían, no sé exactamente, las 11 y media de la mañana. Alcancé a verlo a él detenido, cuando lo subían a un camión, relata Carmen Hertz.
Estuvo todo el día arrestado e incomunicado en el cuartel del regimiento, en Calama, donde su esposa esperó muchas horas haciendo esfuerzos infructuosos por hablar con algún oficial para saber cuál sería su suerte y cuándo sería dejado en libertad. Esto ocurrió inesperadamente esa noche. El matrimonio regresó a la casa donde vivía, en Chuquicamata.

Consejo de Guerra

A las cinco de la madrugada, un tremendo operativo. Llega a la casa un comando de militares armados hasta los dientes, nerviosos, bruscos, amenazantes: "¡En esta casa hay armas! ¿Dónde están las armas?» Allanamiento total y brutal. Dieron vuelta camas, esparcieron por el suelo el contenido de los cajones, tumbaron muebles, buscaron en la cocina. Partieron finalmente llevándose de nuevo a Carlos detenido, al parecer acusado de tener armas.
Lo condujeron primero al regimiento de Calama. Después, lo trasladaron a la cárcel, donde estaba la mayoría de los funcionarios locales del gobierno y del mineral de Chuquicamata, entre ellos el gerente general David Silberman, y David Miranda, antiguo dirigente sindical, jefe de relaciones industriales de la empresa. Había además dirigentes estudiantiles y políticos de la zona.
En la última semana de septiembre, un consejo de guerra presidido por el coronel Eugenio Rivera enjuició a los detenidos, según el procedimiento sumario establecido para tribunales de tiempos de guerra. Actuó como fiscal el mayor Fernando Reveco, quien comandaba la unidad militar de Chuquicamata. Las penas fluctuaron entre 50 años de presidio para David Silberman y 60 días para Carlos Berger, quien sólo fue acusado de no haber cumplido la orden de suspender las transmisiones de la radio El Loa.
(Pocos días después, el mayor Reveco fue detenido, acusado de incumplimiento de deberes militares por su desempeño como fiscal, por no haber hecho detener a la totalidad de los funcionarios de Chuquicamata y por la blandura de las penas solicitadas. El oficial fue conducido a la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea, donde se le golpeó y torturó intensamente. Permaneció preso durante dos años).
Al producirse la nueva detención de Berger y comprender que iba a ser de mayor duración. Carmen Hertz hizo un rápido viaje a Santiago para dejar al pequeño Germán con su suegra. Dora Guralnik. Regresó dos días después a Chuquicamata, ya no a la casa de huéspedes, de donde había sido expulsada después del allanamiento, sino a casa del hermano de Carlos, Eduardo, quien era médico del Hospital Roy Glover.
Carmen asumió, como abogada, la defensa de su marido en el consejo de guerra. Dictada la sentencia, ambos se sintieron aliviados y comenzaron a pensar que en fin de cuentas, las cosas iban a terminar bien. El tiempo pasaba con rapidez. Carmen visitaba a Carlos diariamente en la cárcel donde estaba cumpliendo su condena.

Evasivas y rumores

El 17 de octubre de 1973 se entrevistó con un oficial del Servicio Judicial del Ejército y le planteó que los pocos días de reclusión que le quedaban al periodista hasta la fecha de término de su condena --el 11 de noviembre--, fueran conmutados por una multa. El funcionario dijo que le parecía factible, que lo iba a consultar con el coronel Rivera y que formalizara su petición.
-- Yo presenté el escrito en la tarde del 18 de octubre y al día siguiente, 19, volví al regimiento de Calama, donde funcionaban las dependencias Judiciales militares. Era mediodía. Noté un ambiente muy raro, nerviosismo, mucha expectación, mucho movimiento desusado. Y o incluso había comprado los pasajes de vuelta a Santiago, para Carlos y para mí. ¡Había comprado los pasajes! Tan segura me sentía de que él iba a salir en libertad al día siguiente. Y entonces, comienzan las evasivas, las miradas de soslayo, los ojos que no se quieren fijar en los tuyos. No me contestan, no me dicen nada, no me entregan el escrito como providencia, es decir la confirmación de la decisión del tribunal militar de otorgar la conmutación de la pena. En la tarde, Carmen fue como de costumbre a la cárcel. Había un ambiente de gran preocupación entre los presos que quedaban, porque habían sacado a la mitad de ellos con rumbo desconocido. Carlos le comentó a Carmen: "Sacaron a la mitad de los compañeros, entre ellos a Haroldo Cabrera. El trato fue muy inusual. No sabemos adonde se los llevaron. Esto fue una cosa extraña». Ella le dijo que no habían cumplido la promesa de dar respuesta formal a la petición de conmutación de pena. Esta conversación se produjo a las cinco de la tarde.
-- Mas o menos a las ocho de la noche, llamó alguien que no se identificó a la casa donde yo me encontraba, en Chuquicamata. Era una voz anónima, de hombre, para decirme que habían sacado de la cárcel a todos los presos políticos y que no se sabía adonde los habían llevado. Luego colgó. Quedé en un estado de gran angustia. No tenía cómo moverme. Había toque de queda. Empecé a hacer llamadas telefónicas. Llamé, entre otras partes, a la cárcel. Me respondieron las típicas cosas: no hay novedad, todo normal. Después, ante mi insistencia, me dijeron que sí, que los habían sacado para llevarlos a declarar.
Al día siguiente, en cuanto se levantó el toque de queda. Carmen Hertz bajó a Calama y se fue a la Gobernación. Ya a esa hora había allí varios funcionarios. "Una persona amiga, abogada de la gobernación, la abrazó y le dijo entre sollozos:
-- Sacaron a los presos y los fusilaron a todos.
Ella no le creyó. Pensó que estaba alterada, loca. Porque semejante noticia no correspondía al clima anterior, o tal vez a su esquema mental de ese momento, a su estado de ánimo, que seguía fijo en la posibilidad y la esperanza de la libertad cercana. Vio que ella lloraba. También lloraban varios de los funcionarios. Pero se negó a creer.

David Siberman Gurovich *

David Silberman Gurovich, casado, ingeniero civil, Gerente General de Cobre Chuqui al 11 de septiembre de 1973, militante del Partido Comunista, se presentó voluntariamente el 15 de septiembre de 1973 al Comandante Militar de Calama, Mayor Fernando Reveco Valenzuela, quedando detenido y sometido a proceso por un Tribunal Militar de Tiempo de Guerra de Calama. El 28 de septiembre de ese año el Consejo de Guerra dictó sentencia condenándole a la pena de 10 años de prisión por delitos contemplados en la Ley de Seguridad del Estado y a 3 años por Ley de Control de Armas, debiendo cumplir su condena en Santiago, por haber sido requerido desde aquí por bando. Alrededor del 2 de octubre fue recluido en la Penitenciaría de esta ciudad. El día 4 de octubre del mismo año, es sacado de la Penitenciaría y llevado a la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea a declarar en el proceso rol 1-73 de la Fiscalía de Aviación, permaneciendo en dicho recinto hasta el 20 de octubre, día en que fue devuelto a la Penitenciaría de Santiago. En el intertanto, en la Cárcel de Calama, en donde cumplían condenas del mismo Consejo de Guerra varias personas, ejecutivos de Cobre Chuqui y militantes de los Partidos Socialista y Comunista, el 19 de octubre de 1973 fueron sacados alrededor de 25 prisioneros quienes fueron fusilados y sus cuerpos ocultados a sus familiares. Entre las víctimas se encuentran Aroldo Cabrera, Gerente de la misma empresa, quien seguía en jerarquía a Silberman; Carlos Berger, Jefe de Comunicaciones de la empresa y David Miranda, también ejecutivo de Cobre Chuqui. Sus ejecutores, fueron miembros de la Comitiva del General Sergio Arellano Stark, entre los que se encontraban los Oficiales de Ejército: Marcelo Moren Brito, Sergio Arredondo, Pedro Espinoza y Armando Fernández Larios. Todos ellos pasarían a formar parte de la plana mayor de la DINA.

David Silberman, permaneció en la Penitenciaría de Santiago hasta el 4 de octubre de 1973. En esta fecha, fue sacado del recinto carcelario por agentes de la DINA que falsificaron documentos del Ejército a fin de engañar a Gendarmería y lograr la entrega del detenido. Una vez fuera del recinto, David Silberman fue trasladado a la casa que ese organismo de seguridad mantenía en José Domingo Cañas. De allí, el 5 de octubre fue llevado a 4 Alamos, para ser luego, el 6 ó 7 de ese mes, nuevamente conducido a José Domingo Cañas, en cuyas dependencias permanece hasta mediados del mismo mes en que es trasladado a 4 Alamos, desde donde desaparece a fines de octubre o primeros días del mes de noviembre.

Acerca del operativo de la DINA que sacó a David Silberman Gurovich de la Cárcel, da cuenta el propio Director General de Prisioneros al ser requerido por los Tribunales de Justicia. Dice el Director que "con fecha 4 de octubre de 1974, a las 18:40 horas se entregó al detenido David Silberman Gurovich al Teniente de Ejército Alejandro Quinteros Romero -identificado mediante su correspondiente Tarjeta de Identificación Profesional- quien lo retiró con una orden escrita del Coronel don Marcelo Rodríguez U., Asesor Militar de los Consejos de Guerra en los Tribunales Militares. El reo fue retirado en un vehículo color blanco marca Willys, de fabricación argentina Ika-Renault, en cuyo interior había personal de Ejército uniformado al igual que el Teniente señor Quinteros, y armados con fusiles".

En el proceso instruido en la Justicia Militar consta la misma versión de Gendarmería, en la que se agrega que en el Oficio que portaba el Teniente Quinteros se indicaba que el Alcaide debía entregar a Silberman al Teniente Quinteros, por su participación en infiltración militar, asalto a sucursal del Banco de Chile y sedición. La orden debía confirmarse al teléfono 516403, al Auditor señor Leyton o al Comandante Rodríguez. El Teniente Quinteros, al ingresar al Penal, dio el "Santo y Seña" e ingresó junto a otro Oficial, quedando otros dos afuera. Uno de estos habitualmente había llevado detenidos a la Penitenciaría y era, por tanto, conocido de los Gendarmes. Confirmada la orden al teléfono citado, el Alcaide entregó a Silberman, levantando un Acta firmada por él y por Quinteros, quien se identificó con su TIFA 245-03. Posteriormente, se confirmó que ninguno de los Oficiales nombrados en el Oficio, como asimismo el propio Quinteros, pertenecían al Ejército, siendo inexistente el organismo denominado "Asesoría Militar a Tribunales de Tiempo de Guerra", ni existiendo la TIFA 245-03. Por su parte, el detective a cargo de la orden de investigar emitida en el proceso, se constituyó en la Planta Chiloé de la Compañía de Teléfonos y constató que el 3 de octubre de 1974 concurrió a dicha Planta el Jefe Alejandro Olivos Olivos, quien con el pretexto de hacer una conexión de prueba a Isla de Maipo, pidió entrar al "Pararrayos" (lugar en donde están todas las conexiones) y con un "enrulador" hizo algunos trabajos en el panel donde están los teléfonos desde el 516401 al 516449, encontrándose rastros en el 516403. Por su parte, el señor Olivos, en su declaración judicial, afirma que efectivamente concurrió a dicha Planta en cumplimiento de una misión confidencial encargada por el Supervisor de Asuntos Especiales de la Compañía, Mayor Marcos Derpich Miranda; que dio como pretexto la prueba de Isla de Maipo; que pidió el enrulador y que rechazó toda ayuda; que su misión consistía en habilitar provisoriamente un teléfono para abastecer a la Avda. Pedro Montt conectando el 516403; finalmente, señaló en su declaración desconocer el objeto de este encargo especial y confidencial.

De la estadía de David Silberman en los recintos de la DINA, tras haber sido secuestrado de la Penitenciaría, dan cuenta los testimonios de ex-prisioneros que sobrevivieron a las torturas y a los métodos de muerte y desaparecimiento.
Doña Rosalía Martínez Cereceda, expone en su testimonio haber sido detenida el 23 de septiembre de 1974, siendo trasladada al recinto de José Domingo Cañas. Encontrándose en ese recinto, llegó directamente desde la Penitenciaría David Silberman Gurovich, a quien conocía desde antes. David se mostró muy preocupado ya que no entendía la finalidad de su traslado tan repentino, también le contó anécdotas de su vida en la Penitenciaría de Santiago. El 5 de octubre, la testigo junto a otras personas, entre ellas David Silberman, fueron trasladados a 4 Alamos en donde quedaron todos los detenidos registrados en el respectivo libro. El esposo de la detenida, Julio Manuel Laks, detenido junto a ella, quedó en José Domingo Cañas en donde se encontró nuevamente con David a mediados de octubre de 1974.

Don Manuel José Salinas Letelier, expone en su testimonio haber sido detenido el 16 de enero de 1974 permaneciendo recluido en los recintos de Londres 38, Tejas Verdes, Cárcel de San Antonio, 4 Alamos y Puchuncaví. En los dos primeros recintos fue intensamente torturado. Durante su estadía en 4 Alamos, recuerda a varios prisioneros entre ellos a David Silberman quien fue sacado por segunda vez de la Cárcel.

Doña Cecilia Jarpa Zúñiga, expresa en su declaración haber sido detenida el 3 de octubre de 1974 siendo trasladada a José Domingo Cañas en donde fue interrogada y torturada. Alrededor del 12 o 15 de octubre llegó a la pieza en que se encontraba Silberman Gurovich, quien había sido traído desde la Penitenciaría. Posteriormente fue trasladado a una pieza vecina, constatando que estaba ahí por escuchar su nombre en la lista de la guardia de turno. De ahí fue sacado y llevado con otros detenidos a 4 Alamos.

Don Juan Ramón Ramírez Cortés declara haber sido detenido en enero de 1974 permaneciendo recluido en Londres 38, Tejas Verdes, 4 Alamos, Ritoque y Puchuncaví. Llegó a 4 Alamos en agosto de 1974 cuando aún ese pabellón de Incomunicados estaba bajo control de Carabineros; después se hizo cargo la DINA. Allí ingresaron varios detenidos, entre ellos David Silberman. Se veía maltrecho y decaído. Conversó con él, manifestándole que lo conocía desde cuando había estado en MADECO participando en un foro sobre el Cobre. Le preguntó algo más sobre su salud y no insistió más por cuanto se notaba muy retraído.

Don Cristián Van Yurick Altamirano, detenido por la DINA el 12 de julio de 1974, cuenta en su testimonio que a finales del mes de octubre de 1974, encontrándose en la pieza N°13 de 4 Alamos llegó David Silberman Gurovich. El le contó que venía de la pieza N°12 del mismo recinto en donde había permanecido solo.

También le contó que lo habían sacado de la Penitenciaría de Santiago llevándolo a José Domingo Cañas, en donde lo habían torturado e interrogado acerca de las mismas materias sobre las cuales versó el proceso en el cual se le había condenado. En la conversación le manifestó su temor de que su traslado estuviera relacionado con un sumario interno en las Fuerzas Armadas, contra un Oficial que lo detuvo en el norte y que no habría cumplido una orden de matarlo. En la casa de José Domingo Cañas, fue interrogado por Marcelo Moren Brito y por Miguel Krassnoff Martchenko, quienes se jactaban de "que a ellos no se les escapaba nadie", por lo cual él temía que se cumpliera la orden de asesinarlo. Agrega el testigo en su testimonio que David tenía los efectos de la tortura, pero se encontraba en recuperación y lúcido. Permanecieron juntos tres o cuatro días, y una mañana lo sacaron.
Luz Arce, una ex detenida que colaboró con la DINA después de ser sometida a crueles torturas, expone en su testimonio que en su segunda detención ocurrida en agosto de 1975, se la interrogó mucho sobre David Silberman y sobre una maleta que tendría con dólares.
Otro antecedente, lo constituye el testimonio de Otto Eduardo Becerra Schwartz, ex Comandante de Escuadrilla de la FACH, detenido tras el 11 de septiembre de 1973, quien expone que en circunstancias que se encontraba recluido en la Penitenciaría de Santiago, en una misma celda junto a David Silberman, éste le confidenció un hecho que le preocupaba y que había tenido relación con el General Augusto Pinochet Ugarte. "Sucedió que en cierta oportunidad, durante el Gobierno de la Unidad Popular, Pinochet desempeñó alguna actividad o cargo relacionado con la minería; y en una reunión en que se encontraban, entre otros, Silberman y Pinochet, este último hizo una pregunta, a lo que Silberman le respondió que no preguntara estupideces, o algo por el estilo". El testigo agrega en su declaración, que le "consta haber escuchado algún discurso o declaración de Pinochet, en que se refirió en términos muy negativos respecto de David Silberman".
Su cónyuge, Doña Mariana Abarzúa Rojo, realizó múltiples gestiones para dar con su paradero luego de ser sacado de la Penitenciaría. Entre ellas, habló con el General Sergio Arellano Stark, quien se mostró sorprendido por el hecho, manifestando que no había proceso pendiente en contra del afectado y él no había firmado orden alguna para su movilización. Posteriormente le respondió que no lo tendía ninguna Fiscalía ni tampoco ningún Servicio de Inteligencia y que debía encauzar sus averiguaciones a través de la Dirección General de Prisiones y el Ministerio de Justicia. Sin embargo, y pese haber consultado a todas las autoridades administrativas aún desconoce la suerte que corrió su marido en manos de la DINA.

General Carlos Prats González *

El General(R) Carlos Prats, de 59 años, ex Comandante en Jefe del Ejército de Chile, dejó el país, rumbo a Buenos Aires, según sus propias palabras, "en azarosas condiciones, en la madrugada del 15 de septiembre de 1973, al ser oportunamente prevenido de que grupos descontrolados trataban de ubicarlo para liquidarlo, amparados en la impunidad que brindaba la situación de caos que vivía el país." Días después lo seguiría su cónyuge, Sofía Cuthbert, de 56 años.
En Buenos Aires el General(R) Prats se sabía vigilado por informantes, que según su entender, "se habían desplazado desde Chile para encontrar un indicio que pudiera afectar su honra o que les permitiera exhibirlo como el General al servicio del marxismo."
De hecho, durante su estada en Buenos Aires hubo intentos de vigilancia estrecha de sus actividades y, en Chile y en otros países, intentos de crítica abierta o velada a su persona, por parte de agentes del Estado de Chile.
Estos motivos pesaron en la decisión del General Prats y de su señora de abandonar Argentina y radicarse en algún país de Europa. Para ello, Sofía Cuthbert de Prats requirió del Cónsul General de Chile en Argentina, en julio de 1974 los respectivos pasaportes, comunicándoles que viajarían a Brasil, según narran. Su pasaporte había sido retenido al salir del Chile. El del General Prats, de carácter oficial, había caducado. Según dice la familia del general Prats, sólo los funcionarios diplomáticos chilenos se enteraron de que los Prats intentaban hacer este viaje.
No obtuvieron los pasaportes solicitados. Las explicaciones oficiales que constan en documentos que esta Comisión ha conocido, no dan una razón plausible para tal negativa o demora. Menos aún si, como consta, el embajador de Chile en Argentina, envió a la cancillería chilena, con el ruego de comunicarlo también a la Comandancia en jefe del Ejército, un telex indicando que el General Prats había recibido una amenaza de muerte.
Semanas después, el 30 de septiembre de 1974, a las 00:40 hrs., en los momentos en que el General Prats y su señora se aprontaban a guardar el auto en su estacionamiento de calle Malabia, una bomba accionada a control remoto colocada bajo la caja de velocidades hizo violenta explosión, perdiendo instantáneamente la vida ambos ocupantes

Operación Colombo *

Operación Colombo se llamó al caso de los 119 militantes de varios partidos políticos chilenos, mayoritariamente del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), detenidos en Chile entre el 27 de mayo de 1974 y el 20 de febrero de 1975 y hechos desaparecer. A sólo meses de sus arrestos sus nombres aparecieron en dos publicaciones foráneas informando de sus muertes en el extranjero, "ejecutados por sus propios camaradas" o "al confrontarse con fuerzas de la contrainsurgencia".
Esos 100 hombres y 19 mujeres en su mayoría eran menores de 30 años. De ellos, 100 militaban en el MIR, 9 en el Partido Comunista, 7 en el Partido Socialista, 2 en el Partido Socialista / MIR, 1 en el Partido Demócrata Cristiano y 3 no tenían militancia.
El elaborado montaje fue realizado por personal de la DINA y contó con el apoyo del Ejército argentino y de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) de ese país, en tanto que las falsas informaciones fueron difundidas por las publicaciones LEA de Argentina y O"Día de Brasil -en los dos casos en sus primeros y únicos números- y prontamente reproducidas por la prensa en Chile.

El plan tuvo como propósito convencer a la ciudadanía y al mundo que los 119 detenidos desaparecidos habían huido del país y se habían matado entre ellos por rencillas internas. Su objetivo fue también responder ante la presión internacional por las reiteradas denuncias de desapariciones forzadas ocurridas en Chile, desacreditar la idoneidad de la militancia marxista chilena, y humillar a los familiares de las víctimas que exigían justicia.
Tras las detenciones los parientes de estas 119 personas denunciaron los hechos ocurridos ante diversas instancias judiciales. Entre otras gestiones interpusieron recursos de amparo ante la Corte de Apelaciones, presentaron denuncias ante la Justicia del Crimen, y solicitaron la designación de Ministros en Visita para que investigara la suerte de los desaparecidos.

Una muestra de la falsedad de la Operación Colombo, documentada en el Informe Rettig, expresa: "En el mes de julio de 1975, la prensa de Santiago anunció el hallazgo en Ciudad Pilar, Buenos Aires, Argentina de dos cadáveres con varios disparos y carbonizados, con documentos de identidad chilenos que los identifica como Luis Alberto Wendelman Wisnik y Jaime Eugenio Robostan Bravo, versiones erróneas de los nombres de los detenidos desaparecidos Luis Alberto Guendelman Wisniack y Jaime Eugenio Robotham Bravo. Miembros de las familias de ambos desaparecidos se constituyeron en el lugar y lograron comprobar que los cadáveres no correspondían a los de sus parientes y que los documentos son burdas falsificaciones plagadas de errores".

Inicio de la campaña de desinformación o, intoxicación de la propaganda

Diario de la Segunda de Santiago

Alrededor de un mes antes de lo informado por LEA y O"Día, La Segunda publicó en su edición del 12 de junio de 1975: "Dos mil marxistas reciben instrucción en Argentina"..." se organizan guerrillas en contra de Chile", y en la página 28 de la misma edición agrega: "Fuerzas de Seguridad del Ejército argentino detectaron que dirigentes del MIR, a los cuales se da por desaparecidos en Chile y que las organizaciones internacionales al servicio del marxismo dan por asesinados, se entrenan en Argentina e incluso comandan compañías guerrilleras".

Diario El Mercurio, de Santiago

También un mes antes de lo informado por LEA y O"Día, El Mercurio informó en sus ediciones de los días 14 y 16 de junio de 1975 que 50 guerrilleros habían sido detenidos en Talca y que otros dos grupos habrían cruzado la frontera desde Argentina en un plan combinado del MIR chileno y el ERP argentino. Añadió que "informaciones provenientes de Buenos Aires" dan cuenta de un enfrentamiento con Carabineros de Chile en el que se habrían producido algunas bajas

Diario Las Ultimas Noticias, de Santiago.

En su edición del 16 de junio de 1975 la publicación reitera la campaña y escribe "Extremistas cruzan la frontera", y atribuye las informaciones a "fuentes extraoficiales chilenas" o a "fuentes chilenas generalmente bien informadas".

Las publicaciones extranjeras

Revista LEA, de Argentina.

El 15 de julio de 1975 en el primer y único número de la revista, LEA publicó un artículo fechado en Ciudad de México titulado "La vendetta chilena". Una fotografía de gran tamaño muestra a Salvador Allende, Orlando Letelier e Isabel Margarita de Letelier con una leyenda que dice: "Salvador Allende "El Padrino" mata desde su tumba".

Los primeros párrafos del artículo dicen:

"Sesenta extremistas chilenos han sido eliminados en los últimos tres meses por sus propios compañeros de lucha, en un vasto e implacable programa de venganza y depuración política.

"El plan de ejecuciones materializado en una feroz cacería a lo largo y ancho de las tres Américas y Europa, parece ser el comienzo de una gigantesca purga con la que culmina un largo proceso de divergencias, mutuas recriminaciones y disputas por dinero que desde el mismo día de su caída ha envuelto a la debilitada unidad popular en el exilio.

"El hecho trascendió de unos de los círculos, de asilados en México, muchos de cuyos integrantes viven en un frenético terror, pues temen estar incluidos en las sentencias dictadas por los "tribunales populares" que han comenzado a funcionar dentro de la clandestinidad en diversos
países latinoamericanos". (...)
Al término de la nota y bajo el título "Los que callaron para siempre", publica los nombres de 60 chilenos muertos.

Diario O"Día, de Curitiba, Brasil

El 17 de julio de 1975 en el primer y único número del diario, O"Día publicó una nota fechada en Buenos Aires titulada "Terroristas chilenos no interior da Argentina". La información afirma que 59 extremistas chilenos fueron identificados entre los guerrilleros que murieron en enfrentamientos con efectivos policiales en la provincia de Salta, Argentina. Termina con una lista de 59 nombres de chilenos "muertos durante choques con fuerzas antiguerrilleras en la provincia de Salta, Argentina".
Rol de la prensa nacional
Como parte esencial del montaje la prensa chilena no tardó en reproducir esas informaciones con destacados e injuriosos titulares, la mayoría de las veces en primera plana. Con ello se reforzó una campaña de desprestigio de las denuncias por desaparición de detenidos políticos, que confundió a la opinión pública y trató de humillar a los familiares de las víctimas y a los sectores de defensa de derechos humanos.

Chile: Golpe a ex DINA por Operación Colombo

En el primer procesamiento por el montaje de 1975, el juez Juan Guzmán encausó como autores de secuestro a 16 ex agentes de la DINA, incluido su ex jefe Manuel Contreras, por 34 víctimas de una lista de 119 desaparecidos.

La Nación, Chile , 3 septiembre 2004


En una resolución que quedará en la historia de la justicia por violaciones de los derechos humanos durante la dictadura, el ministro de fuero Juan Guzmán asestó ayer el golpe más grande hasta ahora a la ex DINA: procesó a 16 ex agentes, varios de la plana mayor, por 34 víctimas de los 119 detenidos desaparecidos de la Operación Colombo, que se implementó en 1975 y que formó parte de la Operación Cóndor, donde está desaforado el general (R) Augusto Pinochet.
A 29 años del episodio, Guzmán al dictar el primer procesamiento selló la certeza jurídica que terminó por echar abajo uno de los montajes más grandes del régimen del ex dictador Augusto Pinochet.

Mediante la Operación Colombo, ideada en el hasta ahora poco conocido Departamento de Operaciones Clandestinas de la DINA, que entre otros dirigió el general (R) Raúl Eduardo Iturriaga Neumann, el gobierno de Pinochet quiso hacer creer a la población que quienes eran requeridos por sus familiares como detenidos desaparecidos en realidad habían huido a Argentina, país donde estaban siendo ajusticiados por sus propios compañeros acusados de traición.

Orlando Letelier del Solar *

El 21 de septiembre de 1976 fallecieron en Washington, D.C. Estados Unidos, Orlando Letelier del Solar y Ronnie Moffitt, al explotar una bomba colocada debajo del piso del vehículo en que se movilizaban. En el vehículo viajaba también el cónyuge de Ronnie Moffitt, Michael Moffitt, quien salvó ileso.
Orlando Letelier, de 44 años, había sido embajador del Gobierno del Presidente Allende ante los Estados Unidos de Norteamérica, habiéndose desempeñado también, durante ese gobierno, como Ministro de Relaciones Exteriores y de Defensa, cargo este último que detentaba al 11 de septiembre de 1973. Orlando Letelier fue detenido ese mismo día, en sus propias oficinas del Ministerio de Defensa. Pasó un largo período privado de libertad, primero en el Regimiento Tacna, luego en la Escuela Militar. De ahí fue llevado por 8 meses al campo de detenidos de Isla Dawson. A continuación estuvo un tiempo en el subterráneo de la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea, de donde fue trasladado finalmente al campamento de Ritoque, lugar desde el que recuperó su libertad, partiendo al exilio.
Primeramente viajó a Venezuela y posteriormente a los Estados Unidos, donde trabajaba en el Instituto de Estudios de Políticas (Institute for Policy Studies), en Washington, D.C. En ese período también reanudó sus labores partidarias dentro del Partido Socialista, en el cual militaba, cumpliendo funciones de mucha importancia en ese partido y en las actividades de oposición al gobierno chileno, en el exterior.
Poco antes de su muerte le fue quitada su nacionalidad chilena por el gobierno chileno.
Ronnie Moffitt, de 25 años, era una ciudadana norteamericana y se desempeñaba también en el Instituto de Estudios Públicos.
En la investigación judicial de estos hechos llevada a cabo por la justicia norteamericana constan las confesiones de tres intervinientes como responsables en ellos, quienes de forma coincidente dan cuenta de la participación en el asesinato, tanto en su planificación, como en su ejecución de agentes de la DINA.

Tucapel Francisco Jiménez Alfaro *

Dirigente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales de Chile y figura de gran relevancia dentro del sindicalismo nacional de oposición al Gobierno de la época, fue interceptado el 25 de febrero de 1982 en el taxi que conducía y llevado a un camino vecinal a 40 Km. de Santiago hacia el Poniente. En ese lugar se le dio muerte mediante disparos en el cráneo y posterior degollamiento.
El móvil de estos hechos no fue el robo ya que se encontraron en su poder especies de valor. La víctima sufría seguimientos previos, en los que aparecen comprometidos agentes de los servicios de seguridad, específicamente miembros de la Secretaría Nacional de los Gremios y la CNI.
Con posterioridad a los hechos se realizaron diversas maniobras destinadas a encubrir el crimen y entorpecer la labor de los investigadores. Incluso un individuo confesó por escrito ser el autor del crimen para luego suicidarse, demostrándose posteriormente en el proceso que había sido asesinado y que la confesión era falsa.

Santiago Nattino. Manuel Guerrero. José Manuel Parada

El 28 de Marzo de 1985, desaparecía misteriosamente Santiago Nattino, este artista pintor de 63 años, esa noche Nattino no llegó a su hogar, al día siguiente eran secuestrados a vista de testigos, a plena luz del día, frente a las puertas del Colegio Latinoamericano de Integración, el profesor Manuel Guerrero y el sicólogo José Manuel Parada.. Esta acción era ejecutada por civiles no identificados que se movilizaban en vehiculos sin patente, pero fuertemente armados, por la forma de actuar, el desprecio a moverse abiertamente, dejaba claro que eran militares o al menos pertenecían a alguna unidad armada.
Leopoldo Muñoz de la Parra, profesor de párvulos intentó mediar en defensa de Guerrero, siendo baleado sin contemplación alguna, por los agresores, todo esto sucedía en presencia de niños y padres que a esa hora se encontraban en el lugar. El 30 de Marzo de ese año, tres días desde la desaparición de Nattino, en un camino a Quilicura, en la capital de Chile eran encontrados los cuerpos de tres individuos, degollados y con muestras de haber sido torurados salvajemente, eran los cuerpos de Nattino, Parada y Guerrero.
La historia se repetía una y otra vez, todo el aparato estatal negando e intentando encontrar los culpables en las filas del Partido Comunista, era un ajuste de cuentas entre comunistas, los tres degollados pertenecían a ese partido. Rafael Retamal a la sazón presidente de la Corte Supema, en una entrevista con el padre de Guerrero, cuando este intentó solicitarle protección para su hijo, ante reiteradas amenazas de muerte por este recibidas. Un compungido y triste Retamal sólo atinó a expresarle a este padre que pedía por la vida de su hijo, -Lo siento, lo siento. No puedo hacer nada. Las autoridades no escuchan a la justicia.
La cruda realidad no se haría esperar. Los culpables eran un comando de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros ( Dicomcar ) Los culpables eran uniformados, de Carabineros de Chile, lo que provocó la renuncia a la institución del general Mendoza, General Director de ese cuerpo armado.

Carmen Gloria Quintana. Rodrigo Rojas de Negri


Ese 2 de Julio de 1986. Santiago se preparaba para un día de protesta nacional. Esta actividad había sido convocada por la asamblea de la Civilidad, esta asamblea estaba compuesta por diversos grupos del quehacer nacional, desde Colegios Profesionales, trabajadores organizados, estudiantes, universitarios, pobladores, campesinos, mujeres, comerciantes, transportistas, jubilados etc En una comuna de la ciudad un grupo de jóvenes, hastiados del orden actual, de las injusticias cometidas por la dictadura durante tantos años, se preparaban para ser parte activa de aquella protesta, la idea era encender algunos neumáticos en las intersecciones de las calles Veteranos del 79 y General Velásquez. Allí son sorprendidos por una patrulla militar a cargo delTeniente Pedro Fernández Dittus, los que emprenden la caza de los jovenes que huyen velozmente del lugar, haciendo abandono de los neumáticos y el combustible a usar en ellos. A una cuadra del lugar en la calle Hernán Yungue, son alcanzados Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri por la patrulla militar y sometidos a un brutal castigo físio, a patadas y culatazos, luego no siendo suficiente con aquella feroz paliza, los militares los rocean con un liquido inflamable, prediéndoles fuego a ambos. En esas condiciones, en presencia de múltiples testigos, los envuelven en frazadas, tirándolos arriba de un vehiculo, para luego dejarles abandonados en un camino a Quilicura, eran alrededor de las 9 de la mañana de esa frio mañana santiaguina, los jóvenes golpeados, quemados y heridos de muerte logran salir por sus medios del lugar en el que fueron arrojados, seguramente contando que allí morirían.
Rodrigo, un joven de tan sólo 19 años, desde los 8 años había salido a compartir el exilio de su madre en EE.UU. Pese a su edad ya era un conocido fotógrafo y un excelente y diestro estudiante de computación, su amor por su patria aumentaba cada día, hasta que pudo realizar tan ansiado viaje a reencontrarse con sus raíces, pretendía inmortalizar esos dias de protesta a través de su camara fotográfica, pero también poseía una alta conciencia social, estaba destinado a ocupar algún día un rol importante en el desarrollo de su país. El 6 de Julio, luego de cuatro días de agonia y dolor, dejo de existir este joven que quiso por si mismo comprobar la cruda realidad chilena Alcanzó a estar en su tierra solamente dos meses y algunos diás
Carmen Gloria, Una humilde hija de obreros, estudiante de la USACH, en ingienería de ejecución, esforzada y buena estudiante, de gran sensibilidad social, los problemas de los otros le afectaban como si fueran de ella, tenía claro que la única forma de derrotar a la dictadura, era mediante un amplio movimiento social, frágil, pero decidida, no temía a la represión, con actitudes cobardes, sería imposible enfrentarse a los aparatos represivos del dictador, peo no contaba con el salvajismo de algunos. Logró sobrevivir a las heridas después de largos tratamiento y una larga temporada en Canadá, supo de la generosidad del pueblo y de aquellos anónimos que entregaron parte de su piel para salvarle la vida, colas de gente trabajadora, estudiantes, universitarios, se apostaban en el hospital, para donarle " a esa niña que los milicos quemaron, " su sangre y trozos de piel, la solidaridad del pueblo chileno no tuvo límites para ir en ayudad de ellos, asi mismo la madre de Rodrigo. Verónica de Negri, tuvo la grandeza –en medio de su propio dolor- para entregar su aporte que le permitiera a Carmen Gloria salir del hospital en el que se encontraba, para ser ingresada en el Hospital del Trabajador. La cadena solidaria fue inmensa, mientras afuera, los testigos de tan cruel castigo, eran amenazados y vigilados por civiles en vehiculos sin matrícula, alguno fue secuestrado, otros se vieron en la necesidad de abandonar el país frente a las amenzas de muerte recibidas. Asi sin testigos, pretendía el abogado defensor de Fernández Dittus , que su defendido fuera absuelto de tan alevoso crimen.
Lo que no podían imaginar aquellos militares, es que, de una modesta población de la Capital, un joven quemado pudiera encender las iras de EE.UU. contra el régimen brutal y corrupto de Pinochet, porque solamente en un régimen enfermo podrian suceder acontecimientos como estos. Los mecanismo ya los conocemos, negar hasta la saciedad la posible implicancia de militares en tan detestable hecho, nuevamente desde el mismo Pinochet, pasando por toda la plana mayor del ejército, ministros y la opinión pública proclive al dictador, negaban y negaban tal calumnia, los testigos oculares, eran marxistas que sólo buscaban desprestigiar a las autoridades, todo era un complot internacional contra el gobierno de Pinochet, al cabo recién de algunas semanas ya no se podía seguir mintiendo, ahora se trataba de mentir y culpar a los jóvenes de tal catástrofe, la propaganda de la dictadura inventaba a diario una historia diferente, para hacer caer las responsabilidades en los mismos jóvenes quemados. No falto mucho para que la mitomanía del poder levantara una querella en contra de los jóvenes quemados por daños públicos .
Los culpables estaban identificados, las intrigas en los pasilos del poder total, trabajaba en una estrategia para aminorar los daños causados en las relaciones internacionales del estado chileno. La justicia encadenada a es estado de la mentira y el engaño, actuaba como si todo no fuera más que un delito menor, Los dossier que la actual CNI poseía de cada juez, le servía para estos fines, el sistema entero estaba podrido. Pero Pinochet siguió al mando del aparato estatal, nada le movía de alí, pasara lo que pasara, él se mantendría a toda costa en el poder, este caso se unía de pronto a otros casos, como una cadena de hechos que entre si se comunicaban, en el lugar que los jóvenes fueron abandonados, no era nuevo, ni ocasional, ya Tucapel Jimenez había sido dejado en esas cercanías, Golpeado, torturado, baleado y degollado. Nattino, Parada y Guerrero, fueron también arrojados muy cerca del lugar, luego de previa tortura y el salvaje degollamiento. Ahora eran dos muchachos de gran futuro, estudiantes y llenos de energía, energía que no estaba a las órdenes del Emperador.

Operación Albania *

Mayor (R) Alvaro Corbalán y coronel (R) Iván Quiroz
Exclusivo: ex CNI vinculan a Pinochet con Operación Albania

"He decidido hablar porque corresponde que sea el alto mando quien reconozca que se dio esa orden y que no había ninguna posibilidad de no cumplirlas... Era una orden superior y no se podía discutir a menos de exponerse a situaciones gravísimas en relación a nuestra integridad física y de nuestro grupo familiar", confesó el coronel (R) Iván Quiroz.

En momentos en que el ministro de fuero, Juan Guzmán Tapia, acaba de finalizar el interrogatorio al desaforado senador vitalicio, Augusto Pinochet, sobre quien existen "fundadas sospechas" acerca de su responsabilidad en los crímenes de la Caravana de la Muerte, aparecen nuevos antecedentes que lo vinculan con un emblemático caso de violaciones a los derechos humanos a fines de los '80: la Operación Albania.

La declaración que vincula al desaforado senador vitalicio pertenece al ex agente de la desaparecida Central Nacional de Informaciones (CNI), coronel de Carabineros Iván Bellarmino Quiroz Ruiz, cuya identidad operativa era "capitán Velasco".

Su confesión obra en el expediente del proceso que instruye el ministro en visita, Milton Juica, desde la fojas 9.139 a la 9.149 y fueron obtenidas en fuentes
Judiciamles exclusiva por el mostrador.

En diez fojas se extiende el testimonio de Iván Quiroz. Allí relató cuál fue su participación en la operación de seguridad que culminó con la muerte de 12 militantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), los días 15 y 16 de junio de 1987, en cuatro lugares distintos de Santiago, la que fue bautizada como Operación Albania.

"Corbalán me comenta que, como el asunto era de mucha envergadura necesitaba tener el máximo de personal y, por lo tanto, requería refuerzos de otras instituciones y por ello es que llama al general Hugo Salaz Wenzel (director de CNI), para que éste, a su vez, por intermedio del Presidente de la República, pida apoyo a la policía civil", dijo el coronel (R) Iván Quiroz.

El ex agente prosigue su relato, señalando que después de que se producen las muertes de calle Alhué, Varas Mena y Villa Olímpica,regresó en un vehículo al cuarte lBorgoño.

"En esas condiciones me manda a llamar el comandante Corbalán a su oficina. Calculo que eran como a las cuatro de la madrugada. Allí se encontraba el capitán Krantz Bauer Donoso y Francisco Zúñiga ("Gurka"). Debo señalar que yo le digo a Alvaro para qué me llamaba y observo que conversan Zúñiga y Corbalán y de repente, éste le dice a Bauer que se retire. Ahí me dice que para la segunda fase (las muertes en calle Pedro Donoso), necesita cinco oficiales que yo tengo que ubicarle", relata el ex CNI.

Quiroz dijo en ese momento que Corbalán "se relacionaba con algunos ministros de Estado, el Director Nacional de la CNI (Salas Wenzel)y también con el general Pinochet". Y agregó: "Tengo conocimiento de que era amigo de una de sus hijas y, además, tenía muy buenas relaciones con el general Humberto Gordon".

Un testimonio que el ministro Juica seguramente debe haber cotejado con una orden ministerial secreta, fechada en 1985, y que fue publicada en exclusiva por El Mostrador en julio del 2000, y que revela que toda la acción antiterrorista y antisubversiva era coordinada por el Ministerio del Interior. La orden, por tanto, relaciona a los ex secretarios de esa cartera Ricardo García y, eventualmente, al actual senador UDI por la Duodécima Región, Sergio Fernández, en crímenes emblemáticos de la década del '80.


II

Los hechos relatados más arriba, tienen todos, y los otros miles de casos, mucho en común. La mentira, el engaño, la brutalidad, el ocultamento de pruebas y la posterior negligencia de los aparatos judiciales, para castigar de acuerdo a la ley a los culpbles que después de arduo trabajo, lograba ser identificados. Desde los más altos mandos militares, pasando por los ministros correspondientes, hasta el mismisimo Pinochet, todos, absolutamente todos, negaron absolutamente la participación de militares involucrados en los hechos.
Gracias a la valentia y entereza de algunos abogados y periodistas, se pudo ir conociendo lentamente la verdad, pese a la oposición de ciertos magistrados, que saboteando todo intento de hacer justicia, las pruebas acumuladas ya eran infalibles e imposibles de seguir negando. Quedaban aún otros recursos para los jueces y los delincuetes, primero era vital catalogar los delitos con penas menores, era el camino encontrado hacia una impunidad de los implicados en concomitancia con nuestro poder judicial de entonces. Luego ya en en el terreno de las responsabilidades morales, solidarias y jerárquicas. El hombre fuerte, el que todo lo sabía, de pronto argumenta no tener idea de tales délitos cometidos por sus más directos subordinados, es decir, delega la directa responsabilidad de todas las barbaries cometidas durante su régimen personal, a los mandos medios de las FF.AA.
Desde el punto de vista militar y judicial, esto no es creible ni aceptable por varias razones.
Pinochet al poseer una cantidad de titulos, en su calidad de jefe de todo el aparataje estatal, desde el judicial, contralado a placer por la DINA, el legislativo, donde la palabra del dictador se convertía en ley, por la débil oposición de quienes aparentemente eran responsables de ese poder, Comandante en Jefe del Ejército, Presidente del país (autodenominado), jefe directo de Manuel Contreras, responsable absoluto del organismo represivo. No podía Pinochet ante tal poder acumulado, alegar desconocimiento de hechos tan graves que sucedían en ese Chile,que él todo lo dominaba completamente. Ya sea por sus diarias entrevistas con Contreras, quien como ya hemos señalado era el esponsable único de la DINA, -y su creador.- Le mentía Contreras todas las mañanas cuando ambos desayunaban? Supongamos que asi fuera, para hacer un ejercicio rápido de contrastación de argumentos.
Los casos anteriormente citados, causaron revuelo a nivel internacional, junto a otros más, pero aquellos, fueron de tal gravedad y violencia, que no quedaba duda que para su planificación y ejecutación, atrás de ellos estaba la manos de profesionales y de militares.
De esto, y las quejas llegadas dede los mismo EE.EE, que exigían una investigación prolija, en la gran mayoría de los casos.El Ministro de Exteriores, o los embajadores respectivos no podían dejar de informar a Pinochet de las dudas americanas, - y de otras tantas naciones - más si la CIA tenía información feaciente de la implicancia de militares en los hechos.
Pero al interior del país tenemos las agrupaciones de victimas de la dictadura que hacían oir su voz cada vez que podían, la Iglesía, el Episcopado, los ministros respectivos, que también debían de estar al tanto de más de algún hecho, Amnistía Internacional que durante los 16 años de dictadura, incluyó a Chile como un país que no respetaba los derecho humanos, en sus informes anuales.
Los mismos noticiarios que luego del levantamiento de la censura radial impuesta por muchos años, ya informaban abiertamente del desprecio a la vida de los organismos de seguridad de la dictadura. Ante esta realidad, las declaraciones de Pinochet como Presidente de Chile, era que todos los que levantaban semejantes calumnias eran marxistas, o al menos esas organizaciones estaban infiltradas por ellos. Nunca se dedicó a investigar seriamente, cómo lo iba a hacer? si él conocía perfectamente el funcionamiento de los aparatos de inteligencia de cada rama.
Pero en este ejercicio de contrastación de argumentos, quiero hacer una última reflexión en torno al fracaso total de Pinochet como Jefe del Estado. Supongamos por un momento que Pinochet vivía en un mundo de fantasía, del cual no se enteraba de nada. Tendremos que estar de acuerdo entonces que todas aquellas declaraciones en torno a la cohesión de las FF.AA. no eran más que una retórica propagandística, que dichas FF.AA. actuaban cada cual por su lado y sin el más mínimo respeto a la superioridad jerárquica, aún asi debió de asumir su responsbilidad como la autoridad de la que se invistió a si mismo. De no ser asi, entonces estaba en conocimiento de todo, por lo tanto es responsable de todos los hechos lescivos relatados acá, y gallardamente ponerse a disposición de la justicia, permitiendo que esta pudiera cumplir con el rol para el que fue creada.

Merece también recordar acá, que en el caso de los degollados, cumpliendo con la estrategía ya empleada en cada caso, todo el aparato gubernamental mintió sobre la implicancia de uniformados en esos crímenes. Ante las irrefutables pruebas de que un comando de Carabineros de Chile eran los autores, asumiendo por primera vez la rsponsabilidad de su rama, renunció el General Director de Carabineros, aquel mismo al que Allende llamara general rastrero, el General Mendoza.
Ante un crimen de tal magnitud, el jefe máximo de dicha unidad militar se veía obligado a renunciar. Como contraparte, vemos que en el caso de los quemados vivos. Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri, repetido el viejo esquema de negar toda participación de militares en ese horrendo crimen, desde el mismo Pinochet junto a toda la plana mayor de militares y ministros, todos negando hasta el cansancio, probada ya la participación de una patrulla militar que quemó vivos a esos dos jóvenes estudiantes, causando la muerte de Rodrigo, residente norteamericano. Pinochet no renunció, los culpables estaban es sus propias filas, eran soldados militares, entonces alli no hubo ninguna renuncia, por el contrario. el Ministro en Visita de la Corte Suprema de Justicia, para este caso, Ministro Alberto Echevería, saboteó todo intento de justicia, dictando un fallo que levantó pólvora en la sociedad chilena, el Teniente de Ejército Pedro Fernández Dittus, fue condenado en primera instancia a una pena menor.
Asi asumía Pinochet su responsabilidad como Comandante en Jefe el Ejército, y asi también asumía nuestra Corte de Justicia, la potestad de hacer cumplir las leyes en el Chile ocupado. Me extenderé brevemente sobre este asunto ligado a las responsabilidades. Con la detención de Pinochet en Londres, se sentó un precedente importante en la legislatura internacional, ya los criminales genocidas, no podrán descansar tranquilos al momento de dejar el poder, la justicia internacional les perseguirá por donde vayan, eso es muy positivo. Sin duda que más de un tiranillo se lo pensará dos veces antes de repetir historias que la humanidad viene comtemplando y aceptando pasivamente durante largo tiempo, pero me quiero referir a un tema que dió la vuelta al mundo por su significado y la grotesca manera de mostrar al mundo, lo que es una sociedad aún ocupada por el miedo.
La llegada de Pinochet a Chile, luego de su periplo por Inglaterra, nos mostró al mundo lo débil de nuestras instituciones, y el cinismo de ex-dictador que burlándose de todo, nada más tocar tierra, cual Lázaro moderno, se paraba rápidamente de su silla de ruedas y caminaba con una amplia sonrisa en sus labios, se sentía vencedor, en su país, -pese a las promesas- dificil sería llevarlo al banquillo de los acusados,pero la imagen más entremecedora, digna de un film siciliano, es aquel comando que rodeándole le saca del aeropuerto con destino al hospital, fueron algunos minutos de demostración de una fuerzas sin razón, pero los suficientes para observar que un sector de la FF.AA. todavía hasta esa fecha, estaban dispuestos a usar las armas en contra de los suyos, ya que el armamento mostrado, y la forma de proteger al ex-dictador hablaban por si solos. Todo para proteger a un general corrupto y sin escrúpulos, que pasara lo que pasara, no estaría dispuesto a reconocer sus delitos, haciéndose valer para ellos de alguno militares que aún le rinden pleitesía abiertamente. La profunda degradación moral del ejército chileno, ya una realidad con el asesinato del general Prats, ahora se mostraba desnuda frente a las cámaras de televisión de todo el mundo en esas imágenes.


III

Sebastián Acevedo, supo del horror un día de Noviembre de 1983, cuando civiles armados sin identificarse, secuestran en plena avenida a Galo y Maria Acevedo Saez, hijos de Sebastián, que temiendo por la vida de ellos, recurre a todos los lugares posibles, hospitales, cuarteles, comisarías, retenes, a la Corte de Apelaciones, no dejó lugar sin preguntar sobre sus hijos. La respuesta era en todos lados la misma, "acá no están, " el secuestro ocurría a plena luz del día, en pleno centro de la ciudad de Concepción, testigos oculares habían mucho. Pero Galo y Maria habían sido tragados por la tierra. A estas alturas sólo quedaba una posibilidad que la CNI estuviera atrás del secuestro, ya que el modus operandis en ese Chile, era conocido por todos, individuos de civil que circulaban libremente portando armas, no se identificaban, vehiculos sin matrículas y vidrios polarizados, operaciones tipo comando, luego la tortura, de ahí a la muerte sólo un paso. Sebastián desesperado, el 11 de Noviembre, sólo a tres dias de la desaparición de sus hijos, decide rociar su cuerpo con parafina y bencina, quiere llamar la atención de las autoridades, para recuperar a Galo y Maria.
En ese Chile de entonces la vida se contaba por minutos, tres días era ya demasiado tiempo, no había espacio ni lugar para obtener respuesta a su dolor. Sebastián se para frente a la Catedral de la ciudad, dispuesto a prenderse buego a lo bonzo si sus hijos no aparecen, un carabinero inenta detenerlo, ante lo cual Sebastián se prende fuego. Muriendo a las horas por las graves heridas ocasionadas por las llamas.
La CNI ya había desmentido rotúndamente que tuvieran en su poder a los hermanos Acevedo. En cambio a las pocas horas del sacrificio de ese padre. Ese organismo del dictador les ponía en libertad, les habían torturado, seguramente Sebastián con tal sacrificio, les salvo la vida.

Juan Antonio Aguirre Ballesteros, fue detenido en el mes de septiembre de 1984 por carabineros de la 26# Comisaria de Santiago, testigos presentes en el momento de la detención, aseguraron que fueron Carabineros. Juan apareció varias semans más tarde, había sido barbaramente torturado, degollado y sin un brazo, nunca se aclaró tal suceso.
En todos los hechos relatados está la mano de militares chilenos Los secuestros, torturas, vejaciones, asesinatos, desapariciones se cuentan por miles en el Chile perfecto que la Junta de Gobierno pensaba construir.
Pero sobre qué cimientos? Sobre la base del crimen, de la barbarie, del engaño masivo, de la propaganda? Sobre un Covema, sobre un Comando Conjunto, sobre una DINA, sobre una CNI? Por nombrar sólo algunos organismos de inteligencia del régimen, ya que las cuatro ramas de la defensa Nacional, cuentan con sus respectivos organismos de inteligencia. Chile pasó a ser un país de siglas codificadas para cada operación de estos cuadros secretos, en en las cuales el objetivo era ni más ni menos el exterminio de seres humanos que pensaban diferente al régimen establecido, de cárceles y centros de detención para la tortura y desaparecimiento de ciudadanos, cada grupo de los nombrados poseía diferentes centros de este tipo por todo el territorio nacional, sin contar los campos de detención desde Chacabuco hasta isla Dawson. Chile ese pequeño país al fín del mundo, era un pais desquiciado, donde el miedo reinaba por todas partes, un país de murmullos y penas, de carceleros y condenados.

Una reflexión bastante sencilla, es con respecto a la posible inocencia de Pinochet en cada hecho por los cuales tiene acumuladas decenas de querellas, digo inocencia eufemísticamente, para emplear rebuscados argumentos de su defensor Rodriguez. Me parece extraño que considerándose inocente de todo, no se ponga gallardamente al servicio de la jusicia, sabiendo que nuestros actuales poderes judiciales, no son aquellos que el dominó. Todo Chile sabe pefectamenet que aún no mereciéndolo, el presunto delincuente, tendrá todas las garantías que un Estado de Derecho le brinda a sus ciudadanos, es decir, el noble soldado, el gallardo, no está dispuesto a ningún sacrifico por injusto que este sea, no lo haría ni por la tranquilidad de aquellos que se dicen vejados y maltratados por los suyos, no lo haría tampoco por limpiar su nombre, que una trama internacional se ha encargado de ensuciarlo. Pero a todas luces, no correrá el riesgo de demostrar la supuesta inocencia,allí donde esta debe de ser demostrada.

Lo que olvida Pinochet, y los suyos, es que en nuestro Código de Derecho Penal, heredado del derecho griego, es la parte acusadora la que tiene que demostrar el dolo, que en Chile hoy, existe la presunción de inocencia, hssta que no se demuestre lo contrario, el acusado es inocente, al contrario de lo que sucedía durante su régimen, allí el detenido, no tenía derecho alguno, la tortura era el medio mas simple y rápido de llegar a verdades inventadas, luego..., la historia es conocida, entonces no existía la presunción e inocencia, entonces no era la parte acusadora la que debía de aportar pruebas, al contrario, era el detenido el que debía de dejar demostrada su inocencia, el que no podía hacerlo, no viviria mucho tiempo para reivindicar su nombre. Pinochet sabe que las pruebas acumuladas son irrefutables, es por tanto parte de su acostumbrada estrategía de la mentira y el engaño, que pretende ganar tiempo, a esta altura, sabe que si muere, lo hará sin fallo judicial, lo que seguramente le liberará de sentarse alguna vez ante el jurado, pero no por inocente, sino que es su propia conciencia que le impide asumir con esa gallardía que usaba en cada manifestación en traje de gala, la que no le deja asumir sus responsabilidades ante la ley.

Las FF.AA. del futuro no pueden seguir jugando a estos juegos de inmoralidad, que corroen y socavan los cimientos de esa institución, la verticalidad del mando es necesaria para la disciplina armada, pero no para proteger oficiales corruptos, los oficiales de menor grado y la planta del ejército no pueden seguir siendo objetos a utilizar por los altos mandos, la democracia también debe de llegar a los cuarteles, que hablen quienes han callado secularmente, de lo contrario, seguirán hablando aquellos que hace mucho debieran de haber callado. Es hora que el silencio se comience hacer escuchar, por el futuro sin nubes negras y por convertir a nuestros soldados en ciudadanos disciplinados, libres y pensantes.

Dejo para el final de esta carta, otra carta, sobre la cual no haré comentario alguno, creo que quienes lean esta, podrán sacar sus propias conclusiones. La carta a la que me refiero es "Carta a mis compatriotas" Redactada por el General Prats el 20 de septiembre de 1974, y extraída de sus memorias, la incluyo acá por varias razones fundamentales, una de ellas es que por el tiempo de publicación de sus memorias, mucha juventud podrá acercarse hoy al pensamiento de este general, ya que esta carta –creo- es un documento histórico que debiera de estar en más de algún libro de historia comtemporánea.
Estamos frente al pensamiento de este general, la nuevas generaciones de militares chilenos, tiene muchas lecciones que extraer, para devolverle al ejército del futuro, la dignidad, el honor y sus verdaderas funciones que todavía andan muy lejos de ser ejercidas.

Otra razón, no por menos importante, es que el General Prats al momento de dejar el mando del ejército y el ministerio del Interior, pocos días antes del golpe, estaba decidido a hacer abandono del país, para poder recuperar un poco la paz interior, y estar junto a su familia, pero el Golpe de Estado alteró toda su rutina, ante amenazas de muerte recibidas desde la extrema derecha que le buscaba para asesinarle, tuvo que hacer abandono del país apresuradamente, no antes de tener que cumplir con la ingrata misión impuesta por los nuevos amos, presentarse en la televsión pública desmintiendo una posible defensa del gobierno derrocado por este general con tropas comandadas por él, las cuales se dirigían desde el sur del país con destino a la Capital.

Cumplida esta exigencia, Prats pudo partir el 15 de septiembre de 1973 a su exilio en Argentina, siendo recibido allí con los honores correspondientes a su rango, rango que en Chile dejó de tener importancia, los ataques, las injurias, el desprestigio del que fue objeto no tuvo compasión con quien lo había entregado todo por su profesión, todo valía ahora contra este honesto general, basta revisar las emerotecas correspondientes para corroborar estas afirmaciones, basta revisar algunas entrevistas a Pinochet, o algúnos personeros de grado muy inferior, se desataba todo tipo de argumentos falácticos contra quien ya no tenía oportunidad de defenderse.

Pero este visionario general lograba dejar para la posteridad su verdad, y esa verdad quedó reflejada en sus memorias, de la cual extraígo esta carta. Pasarían sólo diez días, antes que el General de Ejército Chileno. Carlos Prats González, cayera asesinado junto a su mujer en un atentado terrorista en Buenos Aires, sólo a diez dias de terminada esta carta. Atentado planificado en el Chile de Pinochet. en los pasillos oscuros y sanguinarios de su hombre fuerte y jefe absoluto del aparato de inteligencia del dictador, la temible DINA.

El General Prats pudo salvar su vida, pero su orgullo de soldado pudo más, en el Chile post golpe, pudo el general asilarse en cualquier embajada. Pero para su dignidad de soldado, esto era ya un afrenta imposible de sufrir. " Un General de la República no se asila " - diferencia con quienes se lanzaron al derribo final de la democracia, todos tenían ya solicitado sus pedidos de asilo en caso de fracasarles la aventura. –

Una vez en Argentina el General Prats solicitó insistentemente su visa para salir de ese país, ya que por antecedentes fidedignos, sabia perfectamente que su vida corría peligro, el gobierno chileno no se la concedió, dejándole en espera, la muerte le llegó antes de aquella ansiada visa, no quiso este honesto general, salir de ese país por otros medios, ya que de esa forma involucraba a su pueblo.

Por supuesto que las actuales autoridades desmintieron toda posible participación, usando el tan mañido argumento del comunismo exterior y una supuesta estrategia de este para intentar desestabilizar la Junta de Gobierno. Tendrían que pasar muchos años para poder demostrar lo que todos sospechaban o sabian, que nuestras propias FF.AA. estaban involucradas en tal atentado y en otros muchos más.

Que todo lo expresado en esta Carta Abierta a los militares chilenos, pueda servir de algo, para aquellos que negarán ( como es habitual ) alguna afirmación acá presentada, les desafio a comprobar lo contrario. Como también desafio a los actuales altos mandos, a que le devuelvan la dignidad perdida de nuestras FF.AA. que se desmarquen de una buena vez de ese pasado lleno de verguenza para las instituciones armadas, que de lo contrario les perseguirá por muchas décadas más, para hacerlo se necesitan dos ingredientes, " valor y honestidad " Con ellos en las dosis correspondientes se puede obtener el honor. Honor del cual fueron portadores a lo largo de muchas etapas de nuestra corta vida republicana.

No ha sido el ánimo del autor de esta carta abierta, traer nuevamente parte de nuestra historia para renacer viejos conflictos y dilemas, lo he hecho con la finalidad de hacerles conocer a esas futuras generaciones que seguramente recibirán la misma historia, pero muy parcelada, que comprendan que ya es hora de hacerse el verdadero mea culpa con su propio pasado, que más temprano que tarde, alguien lo hará. Entonces para qué seguir insistiendo en la soberbia militar ? que lo único que logra es alejar a la ciudadania aún más de ese respeto y fervor que antes mostrabamos al desfilar ante nuestras reliquias del pasado. Este general que antes de enfrentarse a sus compatriotas y usar las armas en contra de ellos, prefirió sacrificar su carrera militar, se sentía amenazado, pero quiero pensar que nunca se imaginó que la bomba que acabaría con la vida del matrimonio Prats-Cuthbert, vendría desde sus propios compañeros de armas. Termino esta carta dejando como final " Carta a mis compatriotas " en un intento, para que quienes se acerquen a la misma, relean nuestra historia, para que conozcan hechos, que con el tiempo tienden a irse desdibujando, sobretodo a esas nuevas generaciones las cuales deben de conocer el pasado de su institución, para si impedir que la verguenza les alcance algún día

He comenzado esta carta con tres expresiones escuchadas reiterativamente en boca de quienes detentaban el poder, aquellos que llegaban para salvar la patria de sus propios fantasmas, entonces era muy fácil de soltar expresiones de cliché para aparecer de alguna forma algo culto o seudo intelectual. Creo que el tema de la cohesión ha quedado claro como otra estrategia propagandistica más de la dictadura para sostenese en el poder todo el tiempo posible. Luego era habitual escuchar eso de " El que nada hace nada teme " como un vano y sutil intento de justificar lo injustificable, pero lo cruel de esta expresión, es que era usada hasta por las mujeres de esas cofradías que desde muy temprano comenzaron a destruir los estamentos básicos de convivencia nacional,los corifeos del dictador no se quedaban atrás, los mismos que hoy toman distancia del su ex-jefe, a la luz de los delitos cometidos y para no comprometer sus aventuras y ambiciones políticas que lo irracional de la democracia les brinda, lo brutal de tal expresión, es que alardeaban de ella, mientras en las cárceles secretas de la DINA y órganos afines, eran torturados, vejados y asesinados miles de chilenos y chilenas, sin la más mínima oprtunidad de defensa. Si ocurría so, " por algo será " los Habeas Corpus nadaban en los tribunales, mientras los jueces cenaban tranquilamente con los torturadores, hoy muchos se olvidan de sus propias palabras, no vale la pena seguir recordando el pasado -dicen - que más quisieran algunos, que todo Chile de pronto sufriera un ataque de amnesia, de seguro que más de una conciencia se aliviaría. Paradojálmente, hoy, que algunos jueces se han atrevido a desvelar esos momentos negros de nuestra historia, resulta que también son marxistas, o sencillamente se dedican cobardemente a perseguir a quienes tanto hicieron por Chile, Pinochet cobarde y traicioneramente a delegado las responsabilidades personales en los subalternos, lo que no podrá delegar son los millones de dólares sustraidos al Estado y/o adquiridos fraudolentamente mientras dirigía todos los hilos del poder.

En Argentina al dictador Videla le quitaron todos sus titulos, fueros y hasta el rango de general, por delitos que también cometió Pinochet, pero nuestro dictador era aun más fuerte que el dictador argentino, ya que se preocupó de hacerse de una fortuna personal, tanto para vivir sus últmos años sin tener más que preocuparse por el mañana, -como todos lo demás chilenos - y para dejarles a sus retoños un futuro asegurado a costa de miles que fueron asesinados. Algo no ha funcionado aún en nuestro sistema político, pese al cúmulo de pruebas existentes, la justicia no ha cumplido su rol, El ex-Presidente Frei, prometió que el tirano sería juzgado en su país, no cumplió como tampoco el señor Lagos, y por lo visto la señora Bachellet, poco hacen para exigir que los tribunales realicen su trabajo en la independencia y honestidad que ese organismo hace gala, durante 16 años no pudieron hacer justicia, hoy al parecer, no quieren. Pero si Pinochet, está donde está, será por algo no?

" El que nada oculta, nada debe de temer " Si, esta máxima o refrán popular, es ajustado, quien nada oculta, nada teme, lo escuchamos muchas veces, en eso estaremos de acuerdo los civiles y las nuevas generaciones de militares, los militares del futuro, ya que muchos de los actuales altos oficiales, todavía deben de explicarle muchas cosas al pueblo, ya que siendo consecuente con sus propias palabras, son ellos los que esconden muchas cosas que temen que se sepan, porque sencillamente no tendrían forma de justificarlas. Esta frase o refrán era muy usado por el entonces jefe absoluto del ejército y sus más allegados. Por qué entonces las cárceles secretas ? Por qué la mentira constante en cada atentado en que el estado estaba involucrado? Por qué hacer desaparecer los cuerpos ya torturados, y luego brutalmente asesinados ? Por qué enterrar a seres humanos bajo toneladas de cal viva? Por qué las tumbas secretas ? Por qué arrojarlos al mar ? Por qué el juego macabro de desenterrarlos, para volver hacerlos desaparecer ? Por qué destruir ( aparentemente ) los archivos de esa guerra inventada ? Por qué tantas cuentas secretas ? ( por temor? ) Por qué los pasaportes falsificados ? Por qué el uso de identidades diferentes para estafar al Estado ? ( por temor a los marxistas? ) Quien ha ocultado mcuhas cosas es el mismo que hacia vista gorda cuando en el país que no se movía una hoja sin que el lo supiera, todo era oculto, que desparpajo, todo ese cinismo acumulado por un solo ser humanos, mientras basado en sus propias expresiones en el Chile negro se asesinaba a placer y por el placer de asesinar.

Dejo para este final, la última brillantez de la semántica militar de un dictador sin escrúpulos. " La historia me juzgará " Sin duda alguna, eso si, la historia ya esta presente, presente en forma de múltiples querellas, por toda clase de delitos. La Comunidad Internacional ya le ha juzgado, con su desprecio total. Sus corifeos y testaferros le huyen como a una peste. Chile ya le ha juzgado también, la memoria popular se encargará de mantener viva la odisea de las victimas, para que nunca más en Chile sucedan hechos, que bajo ninguna circuntancia, tiene justificación. Falta solamente el veredicto final.

Las FF.AA. del futuro deberan de replantearse su verdadero rol en la sociedad, estar con el pueblo, o convertirse en una institución ajena al quehacer cotidiano del país.

Cuando escribo esta carta, llegan noticias del Golpe de Estado en Tahilandia, no puedo dejar de hacer comparaciones con nuestros golpes tradicionales en el cono Sur, durante los años 60-70, mientras que ese país asiático ha sufrido 17 asonadas en 32 años, pasando por muchas etapas democráticas y alguna dictadura corrupta, al parecer han aprendido, no he visto quema de libros, no he visto soldados disparando a ciegas para aterrorizar a la población, no he visto Estado de Guerra, no he visto persecuciones en contra de la población, no se han visto muertos o ajusticiados en plena calle, no ha sido necesario lanzar a toda una armada en contra de un pequeño grupo de ministros y autoridades, más bien he visto, ciudadanos entregando flores, he visto soldados y pueblo juntos, he visto a todo un pueblo saludando a los golpistas, recibiéndoles sin miedo.

Con esto no digo que esa medida tomada sea la única, ni tampoco estoy al tanto de la situación política de ese país. Lo que si se, es que las FF.AA. tahilandesas han recurrido a esa medida de fuerza para terminar con la corrupción de un régimen acabado moralmente, en esas circuntancias, cuando no queda otro camino, y es el pueblo quien necesita ser apoyado por sus FF.AA. creo que entonces si, esa podría ser una solución aceptable, pero sin llegar al poder y comenzar de inmediato a masacrar a los suyos, no llegar al poder, sin haber agotado todos los recursos democráticos, para solucionar alguna crisis política, no llegar al poder como enemigo de todo lo civil, no llegar al poder para adjudicarse apoyos divinos, ni menos llegar al poder para satisfacer egos y ambiciones personales, usando el engaño masivo, la propaganda, la represión desenfrenada, y terminando más corrupto que cualquier otro régimen o gobierno de la historia patria. Cuando por causas extremas se recurre a una medida de tal magnitud, como la más absoluta prueba de patriotismo, en defensa de los intereses del pueblo, entonces estos les entregan flores y les saludan con respeto y algarabía, no se necesitan, ni balas, ni bombas, ni generales ocultos, esperando que otros le hagan el trabajo de llevarlo a la cima, ni menos es válido entrar masacrando a los mismos que en su supuesto nombre se alzan contra el poder constituido como última salida posible

Señaló el General Prats que: " Cualquiera solución de fuerza en las que intervinieran las FF.AA. será el ocaso de estas, se autodestruirán al futuro " Con mucha más visión de Estado que la gran mayoría de sus compañeros de armas y políticos de la época, este General íntegro tuvo que ser asesinado, asesinado por los suyos y por miedo a su tremenda valía e integridad, quien si pudo ser el lider golpista, o haberse apoderado del gobierno, en repetidas opotunidades, no tenía intereses politicos ni ambiciones personales más que servir honesta y lealmente a su patria. Razón tenía este general, las FF.AA se auto-destruyeron y hoy viven de la verguenza y de las cenizas en las que unos corruptos generales la sumieron. Será vital y urgente que las nuevas generaciones estudien en su verdadero contexto la vida y obra de estos verdaderos soldados de la patria. El pueblo quizás nunca olvide ese pasado, pero podrá entender los esfuerzos reales de las nuevas generaciones de consolidar la obra ejemplar de otros, tomando distancia del pasado inmediato y reconociendo hidálgamente los atropellos cometidos, si la Iglesia Católica se demoró mas de 1 000 años en pedir perdón por sus errores, no creo que las FF.AA. chilenas deban de espera tanto. No debieran

El soldado es parte del pueblo, es un ente vivo y pensante, no una maquina de matar, para alimentar sueños de seudos semi dioses, falsos y cínicos, soldado y pueblo no pueden auto destruirse mutuamente, ambos depende del otro para hacer posible una sociedad real y justa. La injusticia siempre será un privilegio del poder, normalmente en las sombras. Al final la historia siempre, siempre termina haciendo justicia contra la tiranía perversa e inicua. Y el verdadero poder terminará infaliblemente en manos del pueblo. Atte.



Simón Reyes

19 de septiembre del 2006.






CARTA A MIS COMPATRIOTAS **


Siento el deber de divulgar "Mi Testimonio"
. Porque el destino me colocó, inexorablemente, en el trance histórico de participar en acontecimientos trascendentales de los ultimos años de la vida nacional.
Porque tuve la oportunidad de conocer secretos de Estado que no han salido a luz y que la Historia de Chile debe recoger.
Porque supe la verdad de pugnas políticas que se han tergiversado maliciosamente ante la opinión pública.
Porque fui testigo de actitudes nobles de personajes de alto nivel, que ellos no pueden postumamente exhibir, por haber desaparecido prematuramente del mundo terrenal; asi como de actitudes indignas de otros, también de elevada posición, que estos con angustia quisieran ocultar para siempre.
Porque hubo hombres y mujeres que -anonima o publicamente- zahirieron mi prestigio profesional y mi dignidad personal, sobre la base de la intriga, la calumnia, la injuria y la mentira.

Desde que renuncie a mi cargo de Comandante en Jefe del Ejército y a mis funciones como Ministro de Defensa Nacional -el 23 de agosto de 1973- quise hundirme en el anonimato, abrumado por la incomprensión de los obsecados y hastiado del preconcebido desenfreno politiquero.
Crei, honestamente, que habiéndome alejado del tinglado de la vida pública -al que, sin ambiciones de poder o de figuración, me vi forzado a asomarme- tenía derecho a un legitimo descanso, en mi patria y junta a mis seres queridos, despues de más de cuarenta años de servicios a la Institución a la que dediqué mi vida, con ardiente vocación profesional.

Pense que, entonces, merecia -si no el respeto- por lo menas la consideración o el olvido de quienes con tanta saña me atacaron, mientras tuve que afrontar altas responsabilidades cívicas y ejercitar la autoridad del mando en el Ejército. Sin embargo, ha sida triste comprobar que -hasta la fecha en que escribo esta Carta, mas de un año después de mi marginación- se ha mantenido la campaña en mi contra, por mi "sumisión al marxismo" o por mi "debilidad en el mando", dolo abominable que, según algunos "circulos enchapados", el extinto Presidente Allende habria recompensado con la donación de "una estancia en Argentina".

No tengo medios de fortuna. Mi patrimonio es el mismo que poseen cientos de ex-camaradas de armas que se hicieron acreedores a una permanencia de hasta tres años en el extranjero, a lo largo de su carrera. Ninguno de estos puede decir que tengo mas ni menos que ellos. Pero, dada la tensa situación que el pals vivía en agosto de 1973, junto con mi decisión de retirarme del Ejército, pensé en viajar temporalmente fuera del país, para desintoxicarme de las tensiones consecuenciales del morboso ambiente que se vivía en Chile.
La circunstancia de haberme desempeñado como Ministro de Estado, me obligaba constitucionalmente a obtener el permiso de la H. Cámara de Diputados para ausentarme del territorio nacional. La solicitud respectiva la había redactado el lunes 10 de septiembre; pero el Golpe Militar del dIa siguiente, alteró mis planes.
Se me informó que grupos fascistoides o esquizofrénicos me buscaban para matarme. Por ética profesional y por la dignidad de los cargos que había desempeñado, no podía tolerar la idea de vivir escondido o de refugiarme en alguna embajada. Por consiguiente, opté por hacer saber al Presidente de la Junta Militar que deseaba salir del país y, para el efecto, solicitaba el salvoconducto y las garantías necesarias para mi seguridad personal.
Para acceder a mi petición, se me impuso la condición de que previamente declarara, por cadena nacional de televisión, que era falso -como efectivamente lo era- que yo estuviera dirigiendo la organización de la resistencia armada en el sur.

Salí azarosamente de Chile en la mañana del sábado 15 de septiembre y, desde que ingresé al territorio argentino, se me brindaron las más fraternas atenciones personales, por expresas instrucciones del Comandante en Jefe del Ejército argentino, General Carcagno.
Antes de asumir la Presidencia de Argentina, me recibió, en Gaspar Campos, el General Perón, ciudadano de América y lúcido observador de la realidad latinoamericana. Tuve el.honor de recibir de el las mayores deferencias y -consciente de mi soledad y de mi situacion personal- me brindó su apoyo para encontrar un trabajo decoroso que, en la actualidad, me permite subsistir.

Mi dedicación a una actividad comercial y el hecho de no disponer de mi biblioteca privada, me han impedido finalizar la aspiración de escribir el libro que tenia proyectado desde largo tiempo atrás. Mi propósito primitivo era elaborar un Historial Mítico del Ejército, con la pretensión de ofrecer a mis conciudadanos un recuento epistemológico de la presencia del Ejército de Chile en la vida nacional, durante el devenir de nuestra evolución republicana, subdividido en Ios tramos históricos comprendidos entre Ios años 1818-1830, 1831-1883, 1884-1891, 1892-1923, 1924-1932, 1933-1967, 1968-1970 Y 1971-1973, con un Epílogo que contendría un análisis de la interdependencia sociológica entre Ios factores políticos y militares en el desenvolvimiento de nuestra comunidad nacional.
Mi objetivo literario era, obviamente, ambicioso y -como nadie tiene la vida comprada- en Buenos Aires recapacité, considerando la eventualidad de que me sorprendiera la muerte, dejando inconcluso un trabajo de tan largo aliento y en el convencimiento de que las nuevas circunstancias impondrian la prioridad de registrar "mi verdad" frente a las catástasis que viví, excepcional para un militar chileno.
Por lo tanto, he concentrado mis esfuerzos en la redacción de un breve Título Primero, con Treinta y seis Años de lntroducción (1931-1967); de un sintético Título Segundo, denominado Veintiocho Meses de Desorientación Militar (1968-1970); de un Tfíulo Tercero, referido a Ios Tres Años de Perturbación Mliitar (Septiembre de 1970-Agosto de 1973), y un Epílogo, titulado Niebla sobre el Campamento.
Con este Testimonio de un Soldado deseo en primer lugar- satisfacer los anhelos y esperanzas de mi mujer, de mis hijas, de mis yernos y de mis padres, que siempre tuvieron una fe inquebrantable en mi y cuyo cariño fue mi mayor estímulo y apoyo, en los más duros momentos de prueba. Me interesa, además, que mis nietos -cuando sean adolescentes- se formen su propio concepto de la conducta del abuelo, durante la epoca en que ellos solo podían apreciar las apariencias de los honores a su rango, fascinados por la fanfarria militar.
También es necesario que mis ex-camaradas de armas, -ya sean los que piensan que mi actuación de conductor fue digna y limpia, como aquellos que se dejaron convencer por la prédica implacable contra el general "al servicio del marxismo"- conozcan antecedentes que, mañosamente les ocultaron o aviesamente deformaron aquellos que promovieron la destrucción de una doctrina tan celosamen!e defendida por el General Schneider y que yo también me esforcé por cautelar.
Para mis verdaderos amigos, espero que sea una satisfacción encontrar en las páginas de este Testimonio... la justificación de actos mios que ellos muchas veces defendieron sin otro antecedente que su confianza en un comportamiento consecuente con principios sostenidos, invariablemente, durante largos años de amistad.
Para el resto de mis compatriotas -especialmente para quienes fueron directos espectadores o protagonistas de los diversos hechos que específicamente comento- estas pruebas testimoniales serán útiles, como elementos de juicio, para corroborar o reajustar su propia apreciación de la gravísima coyuntura política que terminó por sumir en inexcrutable incertidumbre el porvenir de Chile.
Creo que, en el extranjero, muchos analistas y estudiosos de los hechos sociopolíticos, encontrarán en la cronología de mis recuerdos, una nueva fuente fenomenológica para el análisis de la audaz experiencia de pretender avanzar hacía el socialismo -en democracia, pluralismo y libertad- dentro de la órbita continental del liberalismo.
Dicen que en los antagonismos históricos, cada frente opuesto es poseedor de una parte -tal vez desigual- de la Verdad; porque la Falsedad absoluta no existe y, en algunas ocasiones, esta última es como un trozo de roca que contiene incrustaciones de pequeñas verdades.
En mi Testimonio..., relato los hechos tal como los observé y viví. No hay ni un solo renglón inventado; no hay protagonistas de ficción; no he acomodado mis comentarios a los resultados posteriores. Estos reproducen mi pensamiento y visión coetánea de lo ocurrido. Quienes aparecen con su propio nombre tienen que convenir en que no he deformado ni sus ideas ni sus actuaciones.
Especialmente en el Título Tercero, me he limitado a dar una redacción fidedigna a los apuntes personales que registré -a veces día a dia- con acotaciones puntuales y en ciertos casos con dos o tres palabras de mi apreciación objetiva de un hecho o de una actitud, con el recuerdo muy fresco.
Un ejemplo que puede ilustrar de como un mismo hecho es susceptible de ser presentado con distinto enfoque subjetivo, es el que ofrece el Libro Blanco*, editado por la Junta Militar de Gobierno, poco despues del Golpe de Estado del Il de septiembre. En la página 196 de aquel, aparece un documento, requisado al Partido Radical, en el que se registra un almuerzo con el "Comandante Carlos", efectuado el 31 de julio de 1973. Si se compara su texto con lo registrado por mi, dicho día, surgen las coincidencias y diferencias de apreciación subjetiva de un mismo hecho. Se coincide en que yo hablo del "diálogo como la única salida que asegura la paz social"; se agrega que manifesté haber sostenido una reunión con 250 oficiales donde se "discutió la gravedad de la situacin política" y que "la gran mayoría de los oficiales coincidieron en la necesidad de actuar", en caso de no fructificar el diálogo; se añade que yo señale que "me juego por la Unidad Popular" y que morriré "con las botas puestas".
Esta versión "libre" de quien escribió tal informe, puede compararse con lo que yo expreso, en dicha fecha. En la reunión con los 250 oficiales por supuesto que no "discutí" la gravedad de la situación; la expuse, sin pedir opiniones. Dije que "hasta el final sería leal al gobierno", lo que es distinto a "jugarse por la U.P.". Expresé que lucharáa hasta las últimas consecuencias por "evitar que el Ejército fuera arrastrado a un Golpe de Estado", lo que es diferente al sentido de "morir con las botas puestas".
En consecuencia, una conversacion - al ser registrada posteriormente por sendos interlocutores - puede presentarse con matices diferentes de redacción, que inducen a interpretaciones subjetivas conforme a la predisposición anímica del lector. Por lo tanto, no me extrañara que, cuando publique este Testimonio..., aparezcan afectados que procuren cohonestar su actuacion personal. He puesto, pues, especial empeño en adjetivar al mínimo la relación de hechos o pensamientos ajenos y, desde luego, declaro solemnemente que lo que escribí es la versión mas fidedigna de lo que vi, escuché y pensé, coetáneamente.
Si he omitido algunas circunstancias o no he mencionado con sus nombres a determinados actores de la "étapa de perturbación del Ejército", ha sida involuntariamente o por exigencias de síntesis; pero, en caso alguno por menospreciar actuaciones que para los interesados pudieron ser importantes.
Los adjetivos positivos con que califico a algunas personalidades del gobiemo o de la oposición de entonces, tienen exclusivamente una relevancia humana y responden a mis sentimientos personales, sin que ellos me comprometan políticamente en la barricada que ellos defendían tan ardientemente. En muchos casos secundarios - como lo dijo una vez e.l General Carlos Saez - "los autores de algunas felonias pueden dormir tranquilos, seguros de mi discreción".
Estoy convencido de que los hombres no se dividen en buenos y malos, en satanases o ángeles; son las circunstancias o los acontecimientos los que gobieman sus actitudes; pueden ser expertos remeros, pero no pueden alterar el curso del oleaje que sacude su debil barquichuelo" Por esto es que no amaso odios ni sentimientos de venganza, ni debe estimarse como una actitud preconcebida si algunos personajes surgen de mis páginas con una imagen poco decorosa o que muestre facetas de su personalidad que sorprendan al lector.
En algunas páginas de este Testimonio... se patentiza mi respeto por la personalidad del Presidente Allende, trágicamente fallecido, tras pretender honestamente abrir un camino distinto y controvertido, en pos de un nuevo destino para el pueblo de Chile. No compartí su ideología marxista, pero lo enjuicio como uno de nuestros gobernantes más lúcidos y osados del Chile del siglo XX y, al mismo tiempo, el mas incomprendido.

También. en muchas páginas evidencio mi respeto por aquellas personalidades políticas - puras y justas - que, durante Ios últimos 1.000 dramáticos días de la "perturbación militar", pospusieron exclusivismos ideológicos por el interes superior de Chile y se esforzaron por enyesar - mediante la búsqueda afanosa de un "'consenso mínimo" entre el gobiemo y el sector progresista de la oposicion - las fracturas entre los Poderes del Estado, procurando impedir que estas se convirtieran en forados por los que pudiera colarse la tirania.
Finalmente. este Testimonio... constituye un homenaje a aquellas altas personalidades militares - justas y puras - que, durante la etapa ya señalada, ejercitaron con lealtad incontaminable su legítima autoridad de mando, para evitar el suicidio irreparable del profesionalismo militar.
Anhelo - humíldemente - que mi escrito logre ocupar un lugar de preferencia en la sensibilidad y en la emoción de la generosa juventud chilena.
Para juzgar a los hombres que han asumido grandes responsabilidades cívicas, en momentos graves de la vida nacional, la critica debe procurar comprender el trance vivido y situarse en el mismo momento dramático de la "opción", evaluando los factores psicológicos y espirituales que condicionan las decisiones. Asi es posible entender que a hombres realistas. ajenos a los esquematismos, se les vea a veces nadando aparentemente contra la corriente, cuando tienen que enfrentar los dobleces y las hipocresías de la conducta humana.
El término de mi larga carrera militar, que - sin actitud de jactancia - no ofreció en su recorrido ni la sombra de una mancha, fue acompañado del vilipendio de algunos, por mi "ingenuidad" de anhelar el logro de una formula genuinamente política, que resolviera democráticamente el trágico dilema chileno y que, a la vez, resguardara tanto el profesionalismo del Ejército. como el derecho de autodeterminación nacional, frente a las presiones intervencionistas. La honesta intención de quienes propiciaban esta fórmula, fue frustrada por muchos que, por un lado, querían la consolidación del poder a través dc la dislocación del aparato militar, y por otro, querían recuperarlo a traves de una dictadura militar transitoria.
Mi sacrificio personal es acreedor a que espere con fe el momento de hacer comparecer mi honor ante la historia, cuando sea propicia la oportunidad para que este " Testimonio de un soldado " haya cumplido su lapso inédito


Buenos Aires, 20 de septiembre de 1974.

* Fuentes extraídas de la web

** De. Memorias. Testimonio de un soldado. General Carlos Prats González: pag, 46-53